¿Son realmente útiles las elecciones legislativas?

Las encuestas y debates en torno a las elecciones legislativas de este domingo 12 de junio y luego el 19 de junio tal vez revelen interes renovado para el parlamento y lo que está en juego, incluso si, debido a la importancia dada a la elección presidencial, esta elección ha sido relegada a un segundo plano durante años.

Los debates sobre los resultados de la legislatura electa en 2017 fueron escasos, así como las cuestiones relativas a la postulación de candidatos a diputado o los programas de los partidos políticos para los próximos cinco años. La única diferencia destacable quizás en esta papeleta: hemos visto surgir la confirmación de las fuerzas políticas presentes, en particular con la campaña liderada por los Nupes. quien la pondría hombro con hombro con la mayoría presidencial.

¿Debemos deducir de esto que las elecciones legislativas no tienen ningún juego real y que al final son inútiles?

Mientras están en todas partes en Europa Momento clave de la vida política, las elecciones legislativas transcurren generalmente en Francia en el contexto de las elecciones presidenciales. La falta de interés que despiertan se refleja muy claramente en el bajo nivel de participación. En la última votación, 2017, menos de uno de cada dos solicitantes de registro había acudido a votar en la primera vuelta.

Elecciones legislativas, elecciones de segunda categoría

Cabe decir que la movilización electoral se ha ido erosionando sostenidamente desde los inicios de la Ve República. Mientras rondaba el 80% en la década de 1970, fue del 70,7% en 1981, 78,5% en 1986, 65,7% en 1988, 68,9% en 1993, 67,9% en 1997, 64,4% en 2002, 60,4% en 2007, 57,2% en 2012 y por tanto un 48,7% en 2017. A disminución de la participación electoral no es un fenómeno aislado a escala europea, pero aquí es particularmente marcado, sobre todo porque Francia ya era uno de los países más abstencionistas.

Más significativamente aún, en términos de participación electoral, Francia no solo difiere de los regímenes parlamentarios tradicionales: también se destaca de los regímenes semipresidenciales (es decir, aquellos en los que, como en Francia, el presidente es elegido directamente). Entonces el diferencial de participación entre las elecciones legislativas y presidenciales se codean con las cumbres. ¡En 2017, también alcanzó un récord de 25,9 puntos porcentuales!

El alcance político

Más allá de la participación, lo que está en cuestión es el alcance político de las elecciones legislativas. Desde la adopción de un período de cinco años para el mandato presidencial en 2000 y la inversión del calendario electoral que hizo que las elecciones legislativas siguieran a las presidenciales de 2002, los votantes han asegurado sistemáticamente una mayoría para el nuevo jefe de Estado electo. La ciencia política ha mostrado los mecanismos que funcionan aquí. Primero, por la proximidad temporal entre las dos elecciones, el partido del presidente se beneficia de un efecto Luna de miel.

Los votantes, independientemente de sus preferencias políticas, pueden sentirse tentados a darle una oportunidad al presidente al comienzo de su mandato, especialmente si desean evitar un debilitamiento del poder ejecutivo. Esto lleva entonces a algunos de los opositores a apoyar al partido presidencial o, más probablemente, a abstenerse durante las elecciones legislativas. Este fenómeno también se ve reforzado por un efecto de anticipación: los opositores, que miden a través del resultado de la elección presidencial sus bajas posibilidades de éxito en las elecciones legislativas, son débilmente alentados a votar para reiterar su oposición a un presidente recién elegido. En definitiva, las elecciones legislativas parecen unas elecciones de segunda categoría y, más precisamente, como una elección de confirmación.

Un parlamento barato

Pero si los electores rehuyen las elecciones legislativas no es sólo por el calendario electoral, es también y sobre todo porque perciben que la Asamblea Nacional produce una representación muy distorsionada de las opiniones políticas y que no es (o ya no es) ) el lugar de poder más decisivo en la vida política francesa.

Es aquí la rebaja deliberada del Parlamento en la arquitectura institucional de la Ve República de la que se trata. Ante la procrastinación de la IVe República, la parlamentarismo racionalizado teorizado por Michel Debré consistía precisamente en contener la voluntad parlamentaria para asegurar una mayor estabilidad gubernamental. A pesar de la reforma constitucional de 2008, los votantes no se equivocan: el parlamento francés sigue siendo uno de los más débiles de Europa.

Sin embargo, Francia no es el único país que ha enmarcado fuertemente los poderes del parlamento. De hecho, las armas generalmente descritas como las más características de la Ve República como, por ejemplo, el estricto marco del derecho de iniciativa parlamentaria, el estrecho control de la agenda legislativa por parte del Gobierno o la posibilidad de que éste tenga que proceder con un “voto bloqueado” no son ajenas a otros sistemas políticos comparables. .

Ver a través del Rin

Mejor aún, la Ley Básica alemana va más allá en ciertos aspectos que la Constitución francesa con el requisito de una moción de censura constructiva según el cual una moción de censura debe disponer automáticamente que un jefe de gobierno reemplace al que se propone derrocar.

Si extendemos la comparación a regímenes en los que el presidente es elegido por sufragio directo, la situación francesa tampoco parece del todo excepcional. Para dar sólo un ejemplo, mientras que la Constitución francesa no prevé que el Presidente pueda poner fin a las funciones del Primer Ministro por su propia iniciativa, en Austria, el Presidente Federal tiene la capacidad constitucional de nombrar pero también de destituir al Canciller y su gobierno en su conjunto.

En otras palabras, las disposiciones constitucionales que ciertamente contribuyen a la degradación del parlamento francés y dan rienda suelta al ejecutivo, en particular al presidente, no son suficientes para explicar el eclipse de la elección legislativa.

El método de votación en cuestión

Un segundo factor en el origen de la menor centralidad de las elecciones legislativas se relaciona con el método de votación. los singularidad francesa es real aquí ya que Francia es el único país de Europa, con el Reino Unido, que practica una mayoría de votos.

Si este método de votación tiene la ventaja (al menos en teoría) de asegurar una amplia mayoría al partido que sale ganando en las votaciones y, por tanto, de permitir una mayor estabilidad gubernamental, ello se hace a costa de una distorsión de la representación. Así, en lo que respecta a la presente legislatura, mientras la República en Marcha y la Moderna sumaban en torno al 32% de los votos en la tarde-noche de la primera vuelta de la 2017 legislativo, estos dos partidos ganaron 350 escaños en la Asamblea Nacional, o el 60% de los 577 escaños. Esta baja representatividad, sumada al débil anclaje político de los diputados electos de 2017, socava la legitimidad de diputados incapaces de pesar políticamente contra el Presidente a quien, como hemos explicado, en parte le deben su elección.

¿Elecciones sin apuesta?

¿Deberíamos concluir que las elecciones legislativas son elecciones desprovistas de toda apuesta? Eso sería ir un poco apresurado. En primer lugar, cabe señalar que a pesar de las fuertes limitaciones institucionales que pesan sobre el funcionamiento de la Asamblea Nacional y sobre la elección de sus miembros tras las elecciones presidenciales, la caída del Parlamento es en parte una profecía autocumplida. . . En realidad, nada la condena a ser una simple sala de grabación, pero la mala imagen del Parlamento en la opinión pública y el bajo nivel de confianza que los ciudadanos depositan en él contribuyen a su debilitamiento.

Es también porque no lo perciben como un actor importante en el sistema político que los medios de comunicación le prestan menos atención y que los votantes se abstienen en gran número durante las elecciones legislativas, trasladando así todas sus expectativas al presidente. La pérdida de legitimidad resultante contribuye a su vez a disminuir efectivamente la capacidad de los parlamentarios para brindar un contrapeso efectivo al ejecutivo.

Sin embargo, sin entrar en un análisis constitucional muy profundo, el hecho es que es el gobierno -y no el presidente – que tiene constitucionalmente la misión de dirigir la política de la nación bajo el control del parlamento, el cual puede retirarle su confianza mediante una moción de censura.

¿Un nuevo período de convivencia?

Una forma de convencerse de esto es imaginar qué pasaría si los votantes eligieran una asamblea en junio de un color político diferente al del presidente, o si el presidente no tuviera una mayoría estable dentro de la asamblea. El presidente no tendría más remedio que elegir un primer ministro con el apoyo de la mayoría de los parlamentarios. Entraríamos entonces en un nuevo período de convivencia y reequilibrio de poderes a favor del gobierno y, en última instancia, del parlamento. Ciertamente, este no es el escenario más probable, pero la vida política está llena de incertidumbres y las elecciones con un sistema de votación mayoritario, dada la fuerte fragmentación partidista actual, esconden muchas incógnitas.

En definitiva, aunque esto no se muestre realmente en el debate público, las elecciones legislativas tienen una importancia real y no en vano, tan pronto como se dio a conocer el resultado de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, los llamados a realizar las elecciones legislativas elecciones una "tercera vuelta" con miras aimponer una convivencia al futuro presidente comenzó a despuntar. Tal perspectiva, de darse, no sólo cambiaría la orientación de las políticas públicas para los próximos cinco años: transformaría profundamente la forma en que se perciben los distintos órganos de poder y por ende, en definitiva, la naturaleza profunda de la Ve República.

Julián Navarro, Investigador en Ciencias Políticas, Instituto Católico de Lille (ICL)

Este artículo ha sido publicado de nuevo. La conversación bajo licencia Creative Commons. Lee elarticulo original.

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.