Hándicap, diferencia, relación y benevolencia: "Juntos, somos mucho más fuertes"

Ya sea en el mundo laboral, en la escuela, en la sociedad, el enfrentamiento con la diferencia no se puede resolver con cuotas, obligaciones, reglas, decretos y sanciones ... Hay que favorecer siempre la relación, el encuentro real, la pedagogía, el testimonio ... Solo así podremos luchar contra las representaciones y estereotipos que encierran y en ocasiones incluso generan más que rechazo, violencia.

LEl hándicap, como cualquier diferencia significativa, genera miedos arcaicos que se expresan de mil y una formas tan dañinas para quien se siente en "la norma" como para el otro, lo diferente ... Aceptar la diferencia es bueno. Lo que está en juego en la convivencia es lo que se juega desde la primera infancia en el aprendizaje de la socialización. El niño proviene de un hombre y una mujer que a priori fueron concebidos por amor, y es precisamente de esta diferencia, de esta alteridad, que hay generación.

El niño descubre entonces que en su pequeño mundo, en su propia familia y en su entorno cercano, en la guardería, en la escuela, en la iglesia, los demás son similares y diferentes a la vez: niños o niñas, negros o blancos, altos o altos. pequeño, gordo o delgado, amante de los deportes o la música, feliz o triste, hábil o torpe, sano o enfermo, muy diferente a veces, ¡tan diferente!

Pero fundamentalmente la diferencia nunca debe impedir la relación, la benevolencia, la búsqueda de una complementariedad que obliga a buscar en lo que puedo ayudar al otro y en lo que también puede contribuir a mi desarrollo.

“¡Juntos, somos mucho más fuertes! "

Es una pequeña frase que todos los niños deben aprender no solo a formular, sino también a vivir en la realidad de la vida cotidiana. No solo para ganar un juego o una copa, sino simplemente porque la soledad es lo peor.

Profundamente deficiente visual desde el nacimiento, tuve que aprender a aceptar al otro en su diferencia y mucho más cuando mi vista disminuyó tanto que ya no podía tener más acceso al mundo de la imagen, al mundo de la imagen. Apariencia física de los seres humanos y las cosas. Entonces sí tuve que aceptar no romper la relación con aquellos que parecían pertenecer a otro mundo, y que de hecho me devolvían actitudes, acciones, sonidos que me asustaban. Tuve que hacer este trabajo de reflexión para no estigmatizar al otro, el “ver”, porque básicamente el diferente responsable de mis frustraciones, se convirtió para mí en el otro, el que se apegó a lo visible a costa, pensó. -Yo, lo esencial, lo invisible.

Mi camino con Cristo me enseñó poco a poco a buscar en el otro las riquezas ocultas, también resultantes de sus propios límites, de lo que él tiene y lo que yo no tengo, de lo que él no tiene, no tiene y yo tengo. Entonces, realmente, podemos cruzar juntos, las desventajas de la vida y tener acceso a todos, no por nuestra propia fuerza o el hecho de que somos capaces de todo.

No. Simplemente porque Dios quiso que nos necesitáramos los unos a los otros, y esta necesidad sólo puede ser satisfecha por el amor verdadero que nos empuja a unirnos al otro para vivir con él la más hermosa aventura, la del compartir, la complementariedad en el ser y el hacerlo, para que la esperanza puede brotar, como un engendro de la vida ...

Francoise Caron
www.afp-federation.org/

Las opiniones y posiciones de contribuyentesInfo Chrétienne no comprometa ni represente la línea editorial o de redacción deInfo Chrétienne. Info Chrétienne apoya la libertad de expresión, conciencia y opinión.

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.