¿Saldrán las universidades chinas de los rankings internacionales?

Tres universidades chinas declararon el 9 de mayo su intención de “retirarse de los rankings internacionales”. El anuncio, dado por los órganos de prensa oficial nacional, se refiere a laUniversidad Popular (Renmin) en Beijing, así como las universidades de Nanjing y Lanzhou, ubicadas respectivamente en las provincias de Jiangsu, al este del país, y Gansu, al noroeste, en la unión de la meseta tibetana y Mongolia.

Si estas tres universidades son reconocidas en China por su tamaño y su historia, su nombre es más confidencial fuera de las fronteras nacionales, ya que no forman parte de las "universidades de clase mundial", estos establecimientos de clase mundial evaluados anualmente por los diversos organismos internacionales. cuerpos de clasificación.

Los anuncios de estas universidades son una respuesta inmediata al discurso del Presidente de la República Popular China durante una visita a la Universidad del Pueblo. El 25 de abril, este último se pronunció con vehemencia sobre la necesidad de que China siga fortaleciendo el posicionamiento de sus universidades para convertirlas en referentes mundiales pero “con peculiaridades chinas”. Xi Jinping había declarado explícitamente en esta ocasión que la excelencia académica internacional no se puede lograr siguiendo a otros países o adoptando modelos o estándares extranjeros.

Guerra de estándares

El discurso del presidente, seguido de estos tres anuncios de abandono del sistema de clasificación internacional, aún no ha tenido consecuencias directas en las políticas de otros estamentos, pero cuestiona la visión del Partido Comunista Chino en materia de educación superior e investigación. en competencia internacional.

Es cierto que la declaración tiene sobre todo un significado político y simbólico, ya que uno no decide “abandonar” una clasificación como no decide entrar en ella. La universidad puede, en el mejor de los casos, dejar de proporcionar datos a los organismos de clasificación que, en este caso, continuarán evaluándolos a partir de otras fuentes de datos, como bases de datos bibliográficas, bases de datos de patentes, registros de premios Nobel, motores de búsqueda, consultas públicas.

Más fundamentalmente, sacar a las universidades de los rankings internacionales puede parecer una decisión incongruente en el contexto geopolítico actual. Históricamente ausente del panorama mundial de la educación superior, en 2022 China tendrá diez universidades entre las 200 mejores del ranking Times Higher Education, con la Universidad de Tsinghua y la Universidad de Pekín empatadas en el decimosexto lugar. Siete universidades de China continental se encuentran entre las 150 mejores de la Clasificación QS.

Este es un ascenso reciente y meteórico que el gobierno chino ha apoyado firmemente para atraer los talentos y las inversiones necesarias para la investigación científica en una economía global que depende estrechamente de la innovación y la I+D.

Cada vez más numerosos, los premios universitarios son esperados con impaciencia tanto por instituciones como por estudiantes.
Emily Ranquist/Pexels, CC BY

Estos rendimientos se obtuvieron no sólo por reformas de la gobernanza y el modo de financiación de las universidades, sino también por una verdadera guerra mundial de los estándares que han sido durante mucho tiempo los de la liga americana de hiedra o desde Oxbridge. A principios de la década de 2000, con base en la investigación de un equipo de la Universidad Jiaotong de Shanghai, China desarrolló su método y sus indicadores de excelencia, ahora confiados a un operador privado, el Ranking Académico de Universidades del Mundo (AWRU). Es por tanto este llamado ranking “Shanghai” el que, desde 2003, ha trastornado los tradicionales equilibrios en el gran mercado mundial de la reputación de las universidades.

Reclamación de autonomía

Que Xi Jinping se erija hoy en día como un destructor de la dominación de los estándares occidentales puede parecer irónico ya que es precisamente China quien ha impuesto los criterios que imperan a escala global.

Más cuantitativos y menos centrados en la reputación y el prestigio, estos criterios han permitido a algunas universidades chinas en veinte años colaborar de igual a igual con las mejores universidades del mundo, intensificar los intercambios académicos, reclutar científicos chinos graduados en el extranjero y, sobre todo, no ser evaluados en dimensiones que no controlan o en las que son frágiles, como Libertad académica.

Declarar la salida de la clasificación marca así una nueva etapa en el estrategia de desarrollo Educación superior china y diplomacia científica con potencias occidentales.

El mensaje de Xi Jinping es claro: el desarrollo académico y científico chino hoy en día depende cada vez menos de la transferencia de conocimientos desde el extranjero. La segunda economía más grande del mundo, China tiene menos necesidad de Occidente como fuente de legitimidad porque su etapa de avance económico y científico es suficiente para autodeclarar la excelencia de sus universidades. Así, se acabó el tiempo en que era necesario influir en el criterio de los demás. El país avanza en su estrategia y pasa a un nivel superior.

Con este llamado a rechazar los modelos y estándares extranjeros, Xi Jinping no solo se dirige a los países occidentales, sino que también se dirige al resto del mundo. Como parte de la continuidad de la política exterior de los últimos diez años, el presidente chino reafirma su oposición a la injerencia externa, especialmente cuando es occidental.

Además, al utilizar la expresión "con características chinas", retoma la costumbre de los líderes chinos desde la implementación de la política de apertura económica de Deng Xiaoping en la década de 1980 de inspirarse en ejemplos extranjeros sin tener que justificar ninguna incoherencia y, sobre todo, sin permitiendo que cualquier modelo en particular se considere a sí mismo como tal. Paradójicamente, esta fórmula con apariencias de cierre ha sido, durante los últimos cuarenta años, un medio poderoso para que China pueda endeudarse en el exterior con total libertad.

Así, más que un discurso aislacionista, el llamado a las universidades a crear un sistema independiente de saberes y saberes es un reclamo de autonomía frente a los países occidentales, principalmente Estados Unidos. De acuerdo con los principios que rigieron la apertura de la “Nueva Ruta de la Seda” y la intensificación de las inversiones en el continente africano, China continúa dirigiéndose a otros países, tratando de incorporarlos cada vez más al orden antiestadounidense que propugna, para constituirlos en un "círculo de amigos" para usar los términos de la política científico Alicia Ekman.

Le nuevo liderazgo mundial que Xi Jinping intenta instalar como alternativa a la de Estados Unidos defiende un sistema de valores diferente al de los regímenes democráticos pero que sin embargo quiere ser moderno y eficiente en términos de resultados, particularmente en términos de ciencia y educación .

En cuanto a los efectos potenciales de estas declaraciones, aún es pronto para decirlo. Por el momento, las tres entusiastas universidades que anunciaron, tras el discurso presidencial, que querían dar la espalda a los rankings no están entre las favoritas y tienen pocas relaciones con universidades norteamericanas.

Anticipando la incertidumbre

Tal discurso podría, sin embargo, presagiar nuevas políticas que conduzcan a más restricciones a la movilidad académica, o incluso a restricciones reales, incluso más drásticas que las actuales, que penalicen la actividad de investigadores y estudiantes, recordando así los inicios de la revolución cultural, en el mediados de la década de 1960.

Estas restricciones se justificarían tanto más fácilmente a los ojos de la opinión pública china e incluso internacional, ya que el contexto sanitario de la epidemia de Covid-19 ya ha llevado al gobierno a restringir significativamente la movilidad internacional entrante y saliente durante varias semanas: limitación de la emisión de nuevos pasaportes a ciudadanos chinos, cancelación de la mayoría de los vuelos internacionales hacia y desde China, confiscación temporal de pasaportes en ciertas provincias.

Estas medidas coyunturales se hacen eco de una serie de reformas que, en los últimos años, han restado importancia a la enseñanza de lenguas extranjeras en la educación secundaria y en las pruebas de acceso a la universidad, hasta la decisión del gobierno de no abre este año exámenes para la prueba internacional de “Colocación Avanzada” (AP) ampliamente utilizada por los graduados de secundaria chinos para acceder a las universidades estadounidenses.

La crisis sanitaria está afectando a la proyección internacional de las universidades chinas, no hay duda. Desanimados por las restricciones a las libertades fundamentales y por las condiciones draconianas de vigilancia y cuarentena, los candidatos extranjeros se están desviando hacia otros destinos. Nadie sabe si China podrá mantener su octavo lugar en la lista de países anfitriones de movilidad internacional entrante, después de haber experimentado flujos en constante aumento desde principios de la década de 2000 (Datos Campus Francia 2018).

La llamada “salida” de los rankings sería así una forma de anticiparse a las incertidumbres que se ciernen sobre el potencial de las principales universidades chinas para seguir mejorando su posición en los próximos años. Habiendo adquirido ya un cierto prestigio mundial gracias a su rápido ascenso en las clasificaciones internacionales, estas universidades podrían de otro modo ver pocas ganancias en solo meseta sin poder llegar a la cima.

El posible anuncio de restricciones permanentes a la libertad de movimiento de estudiantes e investigadores, así como la implementación de una política verdaderamente aislacionista en materia académica, sería sin embargo un juego peligroso. Al indicar en su discurso en la Universidad del Pueblo que las universidades chinas deberían “heredar el gen rojo” y “seguir la fiesta”, Xi Jinping parece querer reconectar con las prácticas de los años de la revolución cultural (1966-76) . En ese momento, la selección y promoción de las élites se basaba sobre todo en la lealtad política: había que identificarse como “rojo” para servir al Partido en la realización de sus ambiciones de desarrollo del país. La “experiencia”, es decir, la competencia, no era suficiente.

Los retos del XNUMXe son diferentes y Xi Jinping sabe que el desarrollo y la influencia geopolítica de su país descansan esencialmente en sus capacidades formativas, en sus avances científicos así como en su potencial innovación.

En un futuro cercano, podemos ser testigos tanto de las limitaciones en la movilidad académica como del desarrollo continuo de la influencia científica e intelectual china en el mundo, cumpliendo la profecía de la historiadora estadounidense Rebecca E. Karl. quien escribio en 2020 que "la era de Xi Jinping se perfila como la más escalofriantemente insular y la más abierta de la historia de China".

Alessia Lefebure, Sociólogo, miembro de la UMR Arènes (CNRS, EHESP), Escuela de Estudios Avanzados en Salud Pública (EHESP)

Este artículo ha sido publicado de nuevo. La conversación bajo licencia Creative Commons. Lee elarticulo original.

Crédito de la imagen: Shutterstock.com / 1er metraje

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.