Libia: Según la ONU, mujeres migrantes fueron violadas a cambio de comida

Asesinatos, torturas, esclavitud… los migrantes que son sistemáticamente detenidos en Libia son víctimas de atroces abusos, en particular mujeres que son violadas a cambio de comida y agua, denunciaron este miércoles investigadores de la ONU.

Libia ha estado sumida en el caos desde la caída del régimen del dictador Muammar Gaddafi en 2011. Funcionarios libios se reunirán en Ginebra esta semana para discutir el borrador del marco constitucional para las elecciones en Libia, donde dos gobiernos compiten por el poder. Paralelamente, la misión de investigación de la ONU sobre Libia, que estuvo allí varias veces, publicó un nuevo informe el miércoles. Los migrantes que intentan encontrar un pasaje a Europa dicen que han "experimentado violencia sexual a manos de traficantes y contrabandistas, a menudo con el objetivo de extorsionar a sus familias", según este informe.
“La Misión tiene motivos razonables para creer que se están cometiendo crímenes de lesa humanidad contra los migrantes en Libia”, subraya, reafirmando lo que ya había señalado anteriormente. Estos miles de migrantes se encuentran detenidos en centros a cargo de la Dirección de Lucha contra la Migración Ilegal (DCIM), en instalaciones controladas por grupos armados no estatales o recluidos por traficantes. Detenidos “arbitraria y sistemáticamente”, son víctimas de “asesinato, desaparición forzada, tortura, reducción a la esclavitud, violencia sexual, violación y otros actos inhumanos”.

Las mujeres migrantes, incluidas las menores, son particularmente vulnerables a esta violencia sexual, aunque los hombres también son víctimas, y dicen haber sido “forzadas a tener relaciones sexuales (…) a cambio de alimentos u otros productos de primera necesidad”.

“El riesgo conocido de violencia sexual en Libia es tal que algunas mujeres y niñas migrantes se colocan un implante anticonceptivo antes de viajar allí para evitar un embarazo no deseado debido a esta violencia”, indican los autores del informe.

Una migrante, que había estado cautiva en Ajdabiya, les describió cómo sus captores exigían sexo a cambio de agua, agua que necesitaba para su hijo enfermo de seis meses.

La misión de investigación, creada en junio de 2020 por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, se encarga de documentar los abusos cometidos en Libia desde 2016. Su mandato finaliza pero el grupo de países africanos ha presentado un proyecto de resolución para prorrogarlo nueve meses . Se discutirá a finales de la próxima semana.

En octubre pasado, los investigadores aseguraron que en Libia se cometen crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad desde 2016, incluso en prisiones y contra migrantes. Sin embargo, la lista de los presuntos autores de estas atrocidades sigue siendo confidencial.

El Consejo Editorial (con AFP)

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.