Nadia Murad, ex esclava sexual en Mosul, habla de una crueldad inexpresable

“Las mujeres y los niños fuimos llevados en autobús a otra zona. Durante todo el camino nos humillaron. Nos tocaron, nos violaron. Nos llevaron a Mosul con más de 150 familias yazidi. "

Nadia Murad, 21, yazidi, les cuenta a los representantes de muchos países, en el Consejo de Seguridad de la ONU, el horror al que sobrevivió. En un ataque terrorista, toda su familia muere. Pero ella dirá que lo que ella ha pasado, lo que estas mujeres están pasando, es peor que la muerte.

En un edificio, se intercambiaron cientos de familias yazidi, niños, como regalos. Una de las personas presentes vino a verme. Quería llevarme. Miré hacia abajo. Estaba absolutamente petrificado. Cuando miré hacia arriba, vi a un hombre enorme. Como un monstruo. Grité. Grité mucho. Le he dicho :

" Yo soy demasiado joven. Eres enorme. Me golpeó, me pateó, me golpeó.

Unos minutos más tarde se me acercó otro hombre. Seguía mirando al suelo. Vi que era un poco más pequeño. Le rogué. Le supliqué que me llevara. Estaba tan asustado del primer hombre. El hombre que me acogió me propuso matrimonio, por así decirlo. Le dije que estaba enferma. Unos días después me obligó a vestirme, a maquillarme y ahí, esa noche terrible, lo hizo. Me obligó a servir a su grupo de soldados. Me humillaba todos los días.

Me obligó a usar ropa que no cubriera mi cuerpo. Fui torturado. Traté de huir pero uno de los guardias me alcanzó. Esa noche me golpeó. Me pidió que me desnudara. Me metió en una habitación, con guardias. Y ahí, abusaron de mí. Hasta que me desmayé. 3 meses después de mi secuestro, logré escapar. Ahora vivo en Alemania. Finalmente, les imploro que se deshagan de Daesh. Completamente. Sobreviví a este terrible sufrimiento gracias a ellos.

Vi lo que les hacen a los niños, a las niñas. Todos aquellos que cometen estos crímenes de trata de personas, genocidio, deben ser llevados ante la justicia, para que las mujeres y los niños puedan vivir en paz en Siria, Irak, Somalia, Nigeria, en todas partes. Debemos poner fin a estos crímenes. Hoy. Gracias, muchas gracias. "

Con estas palabras intervino el representante de Nueva Zelanda:

“Cuando llegué aquí hace 25 años, pasamos mucho tiempo protegiendo los derechos humanos. 25 años después, la realidad está ahí. La esclavitud está viva, muy viva en nuestro mundo. […] Esta es la horrible realidad que enfrentamos hoy. "

HL

fuente: Mirror

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.