Afganistán: los talibanes celebran un año en el poder desde "el día de la conquista"

Los talibanes corearon canciones de victoria este lunes en Kabul, cerca de la antigua embajada estadounidense, para celebrar el primer aniversario de su regreso al poder en Afganistán, un año marcado por un fuerte retroceso en los derechos de las mujeres y una profunda crisis humanitaria.

El 15 de agosto de 2021, los fundamentalistas islamistas tomaron la capital Kabul sin luchar, tras una ofensiva relámpago llevada a cabo en todo el territorio contra las fuerzas gubernamentales derrotadas, gracias a la retirada de las tropas estadounidenses y de la OTAN, tras veinte años de conflicto en el país que dejó decenas de miles de muertos.

“Hemos cumplido con la obligación de la yihad y liberado nuestro país”, resume Niamatullah Hekmat, un combatiente talibán que entró ese día en Kabul.

“Hoy es el día de la victoria y la felicidad para los musulmanes y el pueblo de Afganistán. Es el día de la conquista y de la victoria de la bandera blanca” del Emirato Islámico, declaró en Twitter el portavoz del Gobierno, Bilal Karimi.

La retirada caótica de las fuerzas extranjeras continuó hasta el 31 de agosto, con decenas de miles de civiles en pánico corriendo hacia el único aeropuerto de la capital para ser evacuados del país, en cualquier vuelo disponible.

Impresionantes imágenes de multitudes asaltando aviones estacionados en la pista, subiéndose a aviones o tratando de agarrarse a un avión de carga militar estadounidense que despegaba han marcado al mundo.

Muchos talibanes, con o sin armas, se reunieron espontáneamente en la Plaza Massoud, un gran cruce decorado con banderas blancas del Emirato Islámico, frente a la antigua embajada estadounidense, y que conduce al aeropuerto, señaló un periodista de AFPTV.

emirato islámico

“¡Viva el Emirato Islámico! ¡Allahu Akbar (Dios es el más grande)! “Notablemente cantaron mientras bailaban y se tomaban selfies.

En las calles de Kabul, bajo un cielo gris, el tráfico era más bien escaso y la población discreta, pero como siempre con patrullas talibanes armadas en camionetas y puestos de control.

Salvo este lunes declarado festivo, hasta el momento no se ha anunciado ninguna celebración oficial con motivo del aniversario.

Un año después, los combatientes talibanes expresan su alegría al ver a su movimiento ejerciendo hoy el poder, en un momento en que, por su parte, las agencias de ayuda humanitaria están alarmadas al ver a la mitad de los 38 millones de habitantes del país en situación de pobreza extrema.

“Cuando entramos en Kabul y cuando los estadounidenses se fueron, hubo momentos de alegría”, continúa Niamatullah Hekmat, miembro de las fuerzas especiales.

Pero para los afganos comunes, especialmente las mujeres, el regreso de los talibanes solo ha amplificado las dificultades.

Muy rápidamente ya pesar de su promesa inicial, los nuevos amos del país volvieron en gran medida a la interpretación ultrarrigurosa del Islam que había caracterizado su primer acceso al poder entre 1996 y 2001, restringiendo severamente los derechos de las mujeres.

Estos están excluidos de muchos trabajos públicos y tienen prohibido viajar solos fuera de su ciudad.

En marzo, los islamistas cerraron las escuelas secundarias y las universidades para las niñas, pocas horas después de su reapertura, por mucho tiempo que se anunciara.

“Nos quitaron todo”

Y a principios de mayo, el líder supremo talibán ordenó a las mujeres que usaran velos que cubrieran todo el rostro en público, preferiblemente burkas.

"Desde el día que llegaron, la vida ha perdido su significado", dijo Ogai Amail, residente de Kabul. “Nos quitaron todo, incluso entraron a nuestro espacio personal”.

El sábado en Kabul, combatientes talibanes dispersaron a culatazos y tiros al aire a unas cuarenta mujeres que se manifestaban por el derecho al trabajo ya la educación.

Este lunes, unos XNUMX de ellos se concentraron en la casa de uno de ellos y publicaron fotos en las redes sociales con consignas como: “La historia de Afganistán se avergüenza del cierre de las escuelas”.

“Nuestro pedido de justicia fue silenciado por disparos, pero hoy estamos suplicando dentro de nuestra casa”, dijo la manifestante Munisa Mubariz a los periodistas.

Si bien los afganos dan la bienvenida a una reducción de la violencia con el fin de la guerra, muchos de ellos se ven gravemente afectados por una aguda crisis económica y humanitaria. Los activos del país en el extranjero han sido congelados por Washington y la ayuda internacional, que financió alrededor del 80% del presupuesto afgano, se está reanudando lentamente después de haber sido detenida en seco.

“La gente que viene a nuestras tiendas se queja tanto de los altos precios que los comerciantes incluso estamos empezando a odiar lo que hacemos”, lamenta Noor Mohammad, comerciante de Kandahar (sur), cuna histórica y centro del poder talibán.

Ningún país ha reconocido hasta ahora al régimen talibán.

El Consejo Editorial (con AFP)

Crédito de la imagen: Shutterstock.com / Torsten Pursche

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.