Ante la salida de los jóvenes, los católicos polacos entre el progresismo y la reacción [OPINIÓN]

"Los jóvenes que toman mis clases apenas pueden decir quiénes son Adán y Eva", admite Dawid Gospodarek, periodista de la Agencia Católica de Prensa, que brinda lecciones de ética y cultura religiosa en una escuela secundaria de Varsovia.

El hallazgo parece paradójico para uno de los países más católicos de Europa: el 84% de los polacos se declara católico, el 42% practicante, según las últimas estimaciones del instituto de encuestas CBOS.

Sin embargo, estas cifras encubren un movimiento de secularización progresiva, particularmente claro entre los jóvenes.

Entre 1992 y 2021, la proporción de practicantes entre los 18 y los 24 años cayó del 69 al 23 %, según la CBOS.

"La Iglesia polaca desempeñó un papel crucial en la emancipación frente al régimen comunista en la década de 1980. Mantiene una postura de superioridad y una estructura congelada que rechaza la modernización", indica Stanislaw Obirek, jesuita, teólogo y antropólogo de la Universidad de Varsovia.

“Los polacos que crecieron en una sociedad abierta ya no se reconocen allí”, dice.

Los jóvenes están dando la espalda masivamente a una institución que se dice está “en crisis”, contaminada por la revelación de escándalos sexuales en cascada y por interdependencias con el poder político que algunos califican como tóxicas.

Síntoma de esta tendencia: el ex papa Juan Pablo II, autoridad tutelar del catolicismo polaco cuyos monumentos pululan en el espacio público, es objeto de innumerables memes corrosivos.

El número 2137, que hace referencia a la hora de la muerte del pontífice en 2005, se ha convertido, en las redes sociales, en el código de una ironía latente sobre el bombo de la memoria en relación a su figura.

burlas y memes

Para los jóvenes practicantes, mostrar la propia fe ya no es la norma.

"Es imposible para mí hablar de religión con mis amigos, porque se burlan de mí, lo encuentran 'cursi'", suspira Weronika Grabowska.

Esta estudiante de economía de 25 años solo encontró su realización espiritual en la edad adulta, en la comunidad ecuménica de Taizé y entre los dominicos de Varsovia, considerados más abiertos.

Recuerda, además, las misas “espiritualmente vacías” de su adolescencia, y los discursos desfasados, pronunciados verticalmente por los escribanos.

“Si un sacerdote me reprochara vivir con mi pareja sin estar casado, me entristecería. Entonces buscaría en otra parte”, explica la Sra. Grabowska.

La sexualidad y los derechos reproductivos sustentan gran parte de la tensión entre la iglesia y la sociedad.

Relacionado con estos, los temas LGBTQI+ son un tema emergente.

"En la década de 1990, la homosexualidad se tomaba como una pura invención del Occidente decadente", dice Robert Samborski, exseminarista, a los 18 años se dirigió al sacerdocio "por defecto, como dirigíamos a los jóvenes que no se interesaban por las mujeres".

« Les personnes LGBTQI+ sont plus visibles depuis quelques années, ce qui a rendu les discours homophobes de l'Église inaudibles » avance celui qui a depuis perdu la foi, et « rencontré l'Amour non avec Jésus, mais dans les bras d'un hombre ".

R. Samborski, como muchos comentaristas, predice el colapso de la institución.

Lucha y pesismo

Sin embargo, algunos grupos de creyentes tienen la intención de trabajar por la evolución del catolicismo polaco.

Entre estos, el Congreso de Católicos aboga por un enfoque liberal de la religión y cuestiona la hegemonía clerical en Polonia.

Las reflexiones de sus miembros se alinean más fácilmente con las posturas de apertura iniciadas bajo el pontificado del Papa Francisco.

Algunos miran a los católicos alemanes progresistas, recientemente conocidos por sus arrebatos rebeldes: predicar a mujeres o bendecir a parejas homosexuales.

“Me gustaría que la Iglesia católica alemana me adoptara”, bromea Uschi Pawlik, católico bisexual, activo en la fundación Faith and the Rainbow.

Como muchos, dice que “no es muy optimista” sobre el futuro del catolicismo polaco y su capacidad de reforma.

Clara fuerza del mensaje

No todos los jóvenes creyentes se asimilan necesariamente al progresismo. Algunos, por el contrario, se aferran a una visión empedernida del mundo y ven a Polonia como el último bastión del catolicismo.

Piotr Ulrich, un organista de 22 años, es un seguidor de la liturgia tridentina, practicada en algunas raras parroquias de Varsovia: la misa se dispensa allí en latín, con el sacerdote de espaldas a la asamblea.

La condena de las relaciones extramatrimoniales, la homosexualidad, el aborto y la fecundación in vitro no son objeto de debate alguno.

El joven organista duda del “papel mesiánico de Polonia para el cristianismo”, pero afirma con firmeza que “la fuerza de la Iglesia debe residir en la difusión de un mensaje claro, no en la dilución de su identidad”.

Nell Bleeds (con AFP)

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.