Ceuta y Melilla, trampas para migrantes entre Marruecos y España

shutterstock_1975766996.jpg

El viernes 24 de junio de 2022, entre 23 y 37 personas (según fuentes oficiales de la Consejo Nacional de Derechos Humanos y elAsociación Marroquí de Derechos Humanos, Sección Nador) han muerto. Estaban entre cientos de migrantes del África subsahariana. quien intentó forzar las barreras de malla en la punta del "Bario Chino" separando Nador en Marruecos de Melilla, ciudad autónoma española incrustada en territorio marroquí, al igual que Ceuta, situada en una península en el Estrecho de Gibraltar, frente a la punta española.

Estos enclaves constituyen las únicas fronteras terrestres de un país miembro de la Unión Europea (UE) con el continente africano.

A partir de esta tragedia, cada país devuelve la responsabilidad. España acusa a la mafias, mientras las asociaciones marroquíes piden una investigación a fondo para determinar lo sucedido, dando lugar a cuentas en conflicto.

Mapas de enclaves “españoles” en Marruecos
Zoom sobre los enclaves de Ceuta y Mellila en Marruecos y situación geográfica.
Freepik, CC BY-NC-ND

¿Cómo explicar la ocurrencia de esta enésima tragedia humana en las fronteras de Europa? ¿Es el reino marroquí demasiado entusiasta en este tema tan delicado o es solo un peón en la política fronteriza europea? con consecuencias a menudo fatales ¿para la gente? En el centro de los problemas de gestión de la migración por parte de la UE, estas dos ciudades de tránsito, tanto en términos de población como de flujos de mercancías, también dependen de su pasado colonial.

Una supervivencia anacrónica del colonialismo

Según el experto Yves Zurlo, estos dos enclaves constituyen “una supervivencia anacrónica del colonialismo en África”, lo que explica en parte su particular situación. De hecho, nunca han sido retrocedió en Marruecos tras el fin de la colonización (1956) como los otros territorios.

Esta especificidad les ha permitido, en cierto modo, seguir prosperando y funcionando como los viejos mostradores coloniales que eran todo A lo largo de XVIe, XVIIe y XVIIIe siglo.

Estas dos "ciudades autónomas" disfrutan de una fiscalidad muy especial (estado de puerto libre adquirido en 1863) que favorece una importante comercio entre España y Marruecos pero también muchos intercambios más o menos legales.

Así, si bien existe un impuesto autonómico, los ceutianos y melillianos “no pagan IVA sobre tabaco, carburantes y carburantes” y se benefician de numerosas reducciones fiscales. Además, si España alega que estos enclaves pertenecen a la UE, estos últimos quedan exentos de derechos de aduana europeos.

Tráfico de “pobre a pobre” con tintes coloniales

Estas especificidades financieras favorecieron la trafico fronterizo ilegal e inducir una cultura de lo ilícito muy arraigada en estos territorios. La situación persiste desde los años 1960 con cierta complicidad y tolerancia por parte de Marruecos.

Después de liberarse, Marruecos, debilitado económicamente en particular por el dominio colonial logísticamente no podía transportar mercancías de importación en todo su territorio. El reino también necesitaba apoyar a algunas de las poblaciones ubicadas cerca de estos enclaves, particularmente en la región del Rif que había sufrido durante mucho tiempo una falta de inversión estatal.


Las “mujeres mulas” de Ceuta y Mellila (Francia 24).

Así se montó un comercio a gran escala "de pobre a pobre" como se le llama. Alain Tarrius y esto, fuera de cualquier marco regulatorio europeo. Testigo, por ejemplo, de la explotación de "mujeres mulas", mujeres marroquíes cargando a la espalda todos los días hasta 70 kg entre los enclaves y Marruecos. ¿Por qué mujeres? Elegidas por ser madres, tienen fama de volver después de cruzar… Pasan sin visado y con salvoconducto, lo que debería excluir estos territorios del espacio Schengen.

Prohibición de pasar por uno, autorización para otros cuando beneficie los intereses del antiguo puesto comercial colonial.

Ceuta y Melilla, rutas migratorias reactivadas

En 1991, con la creación del espacio Schengen, el refuerzo de las fronteras exteriores europeas se convirtió en un principio de gobernanza transnacional para la UE, que, sintiéndose amenazada, recurre a terceros países vecinos para consolidar su seguridad fronteriza.

Esta política sólo aumentará la número de intentos de pase inmigrantes ilegales, enfatizando así respuestas cada vez más seguras y arrastrando a la UE a una espiral represiva puntuada por dramas humanos.

De hecho, la prohibición no disminuye la movimientos migratorios. Los africanos que desean emigrar a un país europeo, por elección y también por obligación para los que huyen de las guerras, han tenido que adaptarse buscando nuevas puertas de entrada al Norte, como por ejemplo, estos dos enclaves incrustados en el continente africano, produciendo nuevas estrategias de elusión.

También tuvieron que explorar nuevos destinos, fortaleciendo así la Migraciones Sur-Sur, y hacer un país de emigración como el Marruecos un país de asentamiento y de paso a Europa.

Así, en función de los cierres/aperturas, estrictos controles/flexibilidad de la vigilancia, muy a menudo también en relación con las relaciones diplomáticas marroquí-españolas, se activarán los migrantes, finos estrategas en su forma de circular, ver reactivar ciertas rutas migratorias.

Una crisis fronteriza permanente

En 2002, tras la llegada de inmigrantes marroquíes y subsaharianos por la carretera de Ceuta y Melilla, que se consideró demasiado grande, la UE desplegó un gran arsenal en vigor (construcción de vallas y alambradas) agravando una crisis fronteriza ahora permanente.

A pesar de estos arreglos, los migrantes continúan para tomar estos caminos que esperan les permita un acceso directo a Europa. También notamos un resurgimiento de estos pasajes a pesar de los muchos riesgos que corren.

Poco a poco, Ceuta y Melilla se están convirtiendo en ciudades de tránsito hacia una Europa que parece cada vez más lejana y donde los derechos de los inmigrantes están menos garantizados, lo que en ocasiones desemboca en una violencia intolerable.

En 2005, los dos enclaves sufrieron la embestida de cientos de migrantes que causaron varias muertes, provocando indignación internacional. Diez años después, las asociaciones describen centros de clasificación humana al aire libre. Y en 2021, es otro drama migratorio con los intentos de [muchos menores marroquíes] de cruzar a Ceuta.

nuevas estrategias

¿Cómo lidiar con estos problemas? los recherches mostrar que de se están desarrollando nuevas políticas, tanto dentro de la UE como del lado marroquí.

Desde hace varios años, los países de la Unión Europea negociar la seguridad de sus fronteras exteriores con los países limítrofes del continente (Turquía, Marruecos y Libia por ejemplo). El acuerdo firmado en 2016 entre la UE y Turquía ha permitido así externalizar la "acogida" de refugiados en homólogo asistencia financiera para Turquía y facilitación de visas para sus ciudadanos.

Del mismo modo, la asociación de movilidad firmada en 2013 entre la UE y Marruecos debe facilitar los acuerdos de readmisión y trámites de visa. Pero actualmente, el suministro de visas para marroquíes ha disminuido debido a que varios países europeos hacen de las visas un palanca de negociación real.

Para la investigadora Nora El Qadim, aunque la negociación de la política migratoria de Marruecos y la UE es asimétrica (una Unión Europea fuerte frente a un Marruecos que podría parecer más débil), Marruecos está desarrollando una contraestrategia.

Influencia diplomática marroquí

De hecho, Marruecos está negociando acuerdos de readmisión de nacionales llegados ilegalmente a Europa. Estas medidas se han tomado por el momento con varios países europeos, incluida Francia. Al mismo tiempo, Marruecos se propone establecer acuerdos de vigilancia y cooperación policial en su territorio y en los enclaves de Ceuta y Melilla, mientras se resiste a un acuerdo global de readmisión a nivel de la Unión Europea.

Este enfoque ha permitido al reino posicionarse diplomáticamente como líder en la materia con la creación de un observatorio de migraciones africanasambos a nivel europeo y mundial que dentro de la Unión Africana. Un informe reciente también se publicó a este efecto en febrero de 2022.

Pero el tema migratorio sigue ligado a la evolución de cuestiones políticas en las que las poblaciones -migrantes, habitantes, contrabandistas, trabajadores transfronterizos, comerciantes- tienen poco o ningún control. El caso de los dos enclaves de Melilla y Ceuta así lo atestigua. El endurecimiento de Marruecos o, por el contrario, su relativa flexibilidad, dependerá de las negociaciones diplomáticas o financieras del momento.

Como uno artículo reciente apareció en Oriente XXI : “desde 2007, la UE ha pagado a Marruecos 270 millones de euros para financiar los distintos componentes de seguridad de la política migratoria marroquí”. Y subrayar que “Marruecos se está posicionando como un socio fiable de la UE” con voluntad de cooperar mejor a nivel de seguridad con España.

Una tendencia que ilustran los dramas recientes y que reactiva el postulado de muchos observadores: sigue vigente más represión en las fronteras sinónimo de más muertes. Y con este enésimo drama en el cruce “de barrio chino”, le corresponde a España elegir quién circula mientras impide el paso de los migrantes, atrapados por una frontera símbolo de los vestigios de la colonización europea en África.

chadia árabe, Geógrafo, investigador del CNRS, UMR ESO, Universidad de Angers et Mehdi Alioua, Sociólogo, Decano del Instituto de Estudios Políticos de Rabat, UIR, Universidad Internacional de Rabat (UIR)

Este artículo ha sido publicado de nuevo. La conversación bajo licencia Creative Commons. Lee elarticulo original.


Artículos recientes >

Resumen de noticias del 24 de marzo de 2023

icono de reloj gris delineado

Noticias recientes >