Delincuencia infantil en la iglesia: las vidrieras del padre Ribes, un legado farragoso

Delincuencia infantil en la iglesia Las vidrieras del padre Ribes, un legado farragoso

Cuarenta vidrieras diseñadas por el padre Ribes, sacerdote católico fallecido en 1994 y acusado de delitos contra menores, aún adornan varias iglesias de la región de Lyon, a la espera de que las víctimas, las diócesis y los municipios reconcilien sus diferencias para dirimir este engorroso legado.

Entre las obras incriminadas se encuentra "El hijo pródigo", una vidriera de la iglesia de Ste-Catherine (Rhône), donde un niño está arrodillado ante un sacerdote.

"Se siente como una felación", dijo Luc Gemet, portavoz del grupo de víctimas del padre Ribes, que reúne a una treintena de personas de las 49 identificadas por la archidiócesis.

El asunto estalló en enero de 2022. En el proceso, la arquidiócesis había informado de "muchísimas víctimas" principalmente en las décadas de 1970 y 80. Un escándalo más para la diócesis de Lyon, ya afectada por los sonados asuntos Preynat y Barbarin.

Las pinturas y dibujos del hombre apodado a veces el "Picasso de las iglesias" habían sido retirados de varios sitios. Pero instalar vidrieras, a veces selladas en las ventanas, es de otra complejidad técnica.

En Ste-Catherine, donde otras siete grandes vidrieras de estilo cubista proyectan sus vivos colores en la nave, un detalle llama la atención: una pegatina negra esconde la firma "RIB", el nombre artístico del clérigo.

A la espera de una retirada formal, el alcalde Pierre Dussurgey tomó la iniciativa a fines de 2022, luego de una reunión con las víctimas y la diócesis,

Aunque estatutariamente propietario del edificio, construido antes de la ley de 1905 sobre la separación de las Iglesias y el Estado, el municipio no desembolsará nada.

Todo correrá a cargo de la diócesis, que en 2022 anunció a los seis ayuntamientos interesados ​​su decisión de retirar todas las vidrieras.

Lógica, para el Sr. Dussurgey, él mismo un "creyente": "La Iglesia tiene la culpa, la Iglesia debe pagar". “Era obvio, porque los alcaldes se encontraron ante una situación que ellos padecían”, abunda la arquidiócesis. "Las primeras vidrieras se quitarán a finales de verano".

Destruir o mantener

Un correo electrónico del ayuntamiento de Loire-sur-Rhône, anunciando en enero su decisión de pagar la eliminación de su propio presupuesto sin "poner la contribución de la diócesis", también hizo saltar a las víctimas.

“Que los ateos paguen en sus impuestos locales, ¡no lo entiendo! La Iglesia es responsable de su empleado Ribes, lo protegió y debe pagar”, insiste Luc Gemet. La archidiócesis especifica que desde entonces ha anunciado al ayuntamiento de Loire-sur-Rhône su intención de pagar.

También lamentando la "lentitud" del proceso, las víctimas recibieron el apoyo de la asociación Be Brave, que hace campaña contra la violencia sexual contra los niños. “Queremos evitar la puerta cerrada entre la Iglesia y las víctimas”, afirma su presidente Arnaud Gallais.

Juntos, desafiaron enérgicamente al alcalde de Charly (Rhône) por la eliminación de ocho vidrieras. Luego, una reunión "constructiva", según las dos partes, permitió detener el principio de retiro, el alcalde Lionel Araujo evocó una estimación "de varias decenas de miles de euros" enviada a la diócesis y una "consulta" de la población sobre "las futuras vidrieras".

El funcionario electo se niega, sin embargo, a destruir las vidrieras incriminadas, ya que el colectivo exige "poner fin simbólicamente a todos estos crímenes".

“Este es un nuevo pedido en el que no nos habíamos comprometido. Con mucho gusto devolveré este + regalo + a la diócesis”, asegura el alcalde. La arquidiócesis señala que la petición de las víctimas fue inicialmente la de conservar las obras, en particular como "prueba". Y que entre ellos, "las opiniones difieren".

Un último caso contencioso cristaliza la tensión, en Givors (Ródano). El alcalde Mohamed Boudjellaba anunció en enero que quería "desvincular el trabajo del hombre", condenando "el comportamiento" de Ribes pero negándose a retirar las vidrieras de una capilla profanada y restaurada.

El sábado, junto a su asesor patrimonial, habría reafirmado esta postura a las víctimas: "Fue muy violento para ellas" porque "simplemente les propuso instalar una placa que indicara que las vidrieras las hizo un cura pedófilo", indignada. el presidente de BeBrave. El ayuntamiento deberá responder públicamente en el plazo de una semana.

El Consejo Editorial (con AFP)

Crédito de la imagen: Shutterstock/Brookgarden

En la sección Iglesia >



Noticias recientes >