Más de un tercio de la humanidad depende de especies silvestres para vivir

shutterstock_1721625991.jpg

Diez años después de su creación, IPBES – la plataforma intergubernamental sobre biodiversidad y servicios ecosistémicos – presentada a principios de julio de 2022 dos nuevos informes teniendo en uso sostenible de la vida silvestre y las valores atribuidos a la biodiversidad. Este trabajo habrá movilizado a más de 80 científicos de diferentes países durante cuatro años.

A menudo presentado como el IPCC para la biodiversidad, el IPBES evalúa el conocimiento científico y apoya el desarrollo de políticas y acciones públicas y privadas, mediante la realización de evaluaciones colegiadas de expertos a escala mundial.

En los últimos años, IPBES ha ganado notoriedad gracias a su evaluación publicado en 2019 en París, que destacó la sexta crisis de extinción de la biodiversidad, sus causas y el cambio transformador que se debe iniciar para superar esta crisis.

El hecho es que la biodiversidad y la IPBES siguen siendo temas demasiado poco discutido en la esfera pública, en comparación con la clima principalmente.

Retiros sostenibles

Estos nuevos informes permítannos tomar conciencia de una situación que olvidamos o ignoramos con demasiada frecuencia: en la Tierra, tres mil millones de seres humanos dependen directamente de la recolección de especies silvestres para su subsistencia.

“Encerrados” en nuestras sociedades desarrolladas, nuestros estilos de vida urbanos o periurbanos, muchas veces no somos conscientes de que el 45% de los humanos en el planeta están así vinculados a las especies silvestres de manera esencial. No se trata de una agricultura o ganadería tradicional, basada en especies domésticas y que tenderíamos a considerar como el ideal de reconexión con la naturaleza.

Con frecuencia me sorprende esta ignorancia: en los últimos días, en las redes sociales, algunas personas se han sentido conmovidas por el título de una de estas nuevas evaluaciones de IPBES - "Uso de especies silvestres" -, ¡pensando que alentaría impuestos de tipo industrial!

Arroz salvaje, lana de vicuña, ortigas del Himalaya

Es necesario subrayar la extraordinaria riqueza cultural y natural de la que testimonia esta situación: las poblaciones locales o autóctonas poseen efectivamente los conocimientos para nutrirse, cuidarse o utilizar cotidianamente como materiales, tejidos o leña a decenas de especies silvestres.

En total, 50000 especies vivas silvestres están involucradas en una multitud de usos cruciales para estas poblaciones.

Estos usos son importantes no solo por el número de especies, sino también por la cantidad de biomasa extraída: por ejemplo, la madera que recolectan las poblaciones locales para hacer fuego representa la mitad de la madera extraída de los bosques en el mundo. Por supuesto, no se trata de tala industrial o tala rasa de hectáreas… incluso si el impacto local de tales prácticas puede resultar significativo en contextos ambientales ya de por sí tensos.

El informe cita ejemplos de usos muy variados: puede ser arroz salvaje cosechado en la región de los Grandes Lagos de América del Norte, lana de vicuña recolectada por las poblaciones andinas, la carne de grandes peces amazónicos o más fibras textiles de la ortiga del Himalaya en Nepal.

Muy a menudo, las normas de uso por parte de las poblaciones locales promueven la protección de estas especies silvestres y el reparto equitativo de los recursos que representan dentro de las comunidades, garantizando la sostenibilidad de estos usos.

Grupo de vicuñas en Perú. Marie Thérèse Hébert/Jean Robert Thibault - CC BY-SA

Un impacto cada vez mayor en el medio ambiente

El informe sobre el uso sostenible de las especies silvestres destaca otra realidad clave: dos tercios de las personas más pobres del mundo dependen directamente de las especies silvestres.

Por lo tanto, estas personas son particularmente vulnerables y dependen de la disponibilidad de estos recursos. Sin embargo, esta disponibilidad a menudo se ve socavada por la crisis ambiental.

Los impactos de la deforestación industrial, por ejemplo, el uso de especies forestales, el cambio climático y los peligros son perjudiciales para muchas especies, el crecimiento de las poblaciones humanas aumenta considerablemente la demanda de pescado o leña.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y un evaluación basada en el estudio de diez mil de estas especies, dos tercios de estas especies silvestres extraídas del entorno natural por las poblaciones locales están en declive; 172 están incluso en peligro de extinción.

Algunos de estos usos muestran claramente lo que está en juego y los conflictos de uso que pueden surgir cuando estas especies también se ven afectadas por usos comerciales que limitarán o serán antagónicos a los usos locales de subsistencia.

Así, la lana de vicuña silvestre es cosechada por las comunidades andinas, pero la industria textil de lujo compra esta lana a precios bajos a estas comunidades para revenderla a precios altos. También podemos citar el pirarucú gigante de agua dulce en la Amazonía, que pesa hasta 300 kg, que es consumido por las comunidades locales, pero cuya carne popular también atrae a las pesquerías comerciales locales, lo que puede haber llevado a una disminución, afortunadamente ahora bajo control, de sus poblaciones.

Ante las dificultades encontradas en el uso de especies silvestres cada vez menos disponibles, las poblaciones locales pueden volcarse a la producción ligada a especies domésticas en cultivo o cría. La consecuencia de esta tendencia es inevitablemente el desarrollo de una mayor influencia sobre el medio ambiente.

Cualquier cultivo o crianza moviliza de hecho una gran área de intervención que será sustraída del contingente de espacios aún poco antropizados; también conlleva riesgos de introducción de especies exóticas o aparición de enfermedades al favorecer la promiscuidad entre especies silvestres y domésticas.

Comunidades locales versus comercio global

Lamentablemente, el uso de especies silvestres también es el resultado de procesos industriales que conocemos bien.

Por ejemplo, la tala industrial y la pesca son actividades que sabemos que en la mayoría de los casos son insostenibles. La evaluación IPBES informa sobre todos los estudios que cuantifican y diagnostican estas situaciones.

En general, dos cifras nos muestran el alcance de estos problemas: el 34% de las poblaciones de peces están sobreexplotadas y poco más de una de cada diez especies de árboles está al borde de la extinción, mientras que el área de cubierta forestal se está reduciendo de manera crítica en muchas regiones. casi 10 millones de hectáreas cada año.

Sudáfrica: los estragos de la sobrepesca en la biodiversidad (France24/Youtube, 2021).

Característicamente, el uso de especies silvestres en el comercio internacional es difícil de regular. El tráfico representa una fuente de ingresos ilegales junto a los derivados de las drogas o la prostitución y del mismo orden de magnitud. Pocos países o autoridades están de acuerdo en los indicadores de deforestación y algunas agencias internacionales incluso confunden los bosques naturales (en los que el impacto del hombre es moderado) y las plantaciones de árboles.

Lo mismo sucede en el campo de la pesca donde los métodos industriales causan daños considerables en varios aspectos: las capturas, tristemente llamadas "accesorios", provocan el declive de especies no investigadas (por ejemplo, tiburones o delfines) o métodos de pesca que dañan gravemente el medio ambiente ( redes de arrastre de fondo).

¿Qué futuro para la naturaleza?

Para revertir estas tendencias mortales, necesitamos formar una alianza con la biodiversidad. Este tema fue objeto de la segunda evaluación presentada durante la sesión plenaria de la IPBES en Bonn este julio de 2022: “Los valores de la naturaleza”.

Aquí nuevamente, la palabra “valor” es engañosa en la cultura occidental, porque transmite un significado instrumental y de mercado.

De hecho, los expertos -antropólogos, ecologistas, sociólogos y filósofos- del IPBES han evaluado las formas en que las diferentes sociedades humanas consideran la naturaleza, posicionándose como consumidores. de naturaleza, o vivo en ou con naturaleza o todavía vivo como naturaleza para pueblos totemistas o animistas, por ejemplo. Estas últimas concepciones llevan a aceptar su valor intrínseco, independiente de nosotros los humanos, ya vivir de manera fusional con él.

Analizar estos diseños te permite inspirarte en ellos, para mejor; de manera muy pragmática, también asegura la sostenibilidad de las áreas naturales en los 38 millones de kilómetros cuadrados en 87 países manejados por pueblos indígenas y comunidades locales, gracias a la consideración e inclusión de estas últimas.

De no abrirnos a estas otras concepciones, seguiremos profundizando los declives actuales que llevarán inexorablemente a la desaparición de la mitad de la biodiversidad en unas pocas décadas… y de todos los servicios que nos ofrecen los ecosistemas.

Philippe Grandcolas, director de investigación del CNRS, sistemático, director del Instituto de Sistemática, Evolución, Biodiversidad (ISYEB), Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS)

Este artículo ha sido publicado de nuevo. La conversación bajo licencia Creative Commons. Lee elarticulo original.


Artículos recientes >

Resumen de noticias del 2 de junio de 2023

icono de reloj gris delineado

Noticias recientes >