Atentados del 13 de noviembre: Salah Abdeslam condenado a cadena perpetua

Más de seis años después de los atentados del 13 de noviembre, el tribunal especial de lo penal de París condenó el miércoles por la noche a Salah Abdeslam, el único miembro vivo de los comandos que mataron a 130 personas, a cadena perpetua incomprensible, la más grave del código penal.

Después de diez meses de una audiencia histórica, los cinco magistrados profesionales siguieron las requisiciones del fiscal, que había solicitado esta rarísima sanción contra el único acusado del banquillo reconocido por el tribunal como coautor de los atentados de París y Saint -Denis que había “aturdido” a Francia.

La perpetuidad incompresible hace minúscula la posibilidad de liberación. Hasta ahora solo se había pronunciado cuatro veces.

Salah Abdeslam, con un polo caqui en el palco, permaneció impasible cuando se anunció el veredicto. Durante la lectura de la deliberación del presidente Jean-Louis Périès, que duró menos de una hora, mantuvo los brazos cruzados, la mirada dura.

Sus abogados, My Olivia Ronen y Martin Vettes, se habían declarado el viernes en contra de esta cadena perpetua incomprensible, una "sentencia de muerte lenta". No querían reaccionar el miércoles por la noche.

El francés de 32 años, en total aislamiento en prisión desde hace más de seis años, afirmó repetidamente durante los debates que "renunció" a disparar su cinturón explosivo la noche del 13 de noviembre de 2015, por "humanidad". .

El chaleco explosivo que llevaba puesto "no era funcional", poniendo "seriamente en entredicho" las declaraciones del interesado sobre su "renuncia", subrayó el tribunal.

"Reconstruir"

Ella lo encontró culpable de ser un "coautor" de una sola escena del crimen. Queda así condenado a cadena perpetua por los únicos intentos de asesinato de los policías que intervinieron en el asalto al Bataclan.

En la sala especialmente construida para este juicio, que nunca había conocido tanta multitud, sólo murmullos saludaron la condena del principal acusado.

Numerosos partidos civiles, apretujados en bancas de madera liviana, se abrazaron tras el veredicto, pronunciado tras 148 días de debates marcados por cerca de 400 declaraciones de sobrevivientes y familiares de víctimas.

Otros tenían lágrimas en los ojos.

“El camino ante este horror fue reconstruirnos como grupo, no individualmente. Necesitábamos unirnos y escuchar lo que la justicia tenía que decirnos después de seis años y medio”, reaccionó Arthur Dénouveaux, presidente de la asociación de víctimas Life for Paris y superviviente del Bataclan.

Los magistrados profesionales condenaron a los 19 coacusados ​​de Salah Abdeslam -seis fueron juzgados en rebeldía- al desestimar la calificación de terrorista a solo uno de ellos, Farid Kharkhach.

Fue sentenciado a dos años de prisión por una conspiración criminal para cometer un fraude, y debía salir de prisión de la noche a la mañana.

Las penas dictadas para los demás van desde los cuatro años, de los cuales uno es firme, hasta la cadena perpetua.

El expresidente de la República François Hollande, que acudió a declarar en el juicio, saludó el final de un juicio "excepcional" y "ejemplar". “Los culpables fueron juzgados de acuerdo con la ley”, dijo.

Vida para Abrini 

La fiscalía había solicitado cinco cadenas perpetuas para cinco de los 14 acusados ​​presentes.

Además de Salah Abdeslam, el tribunal condenó a Mohamed Abrini a esta pena, acompañada de un período de seguridad de veintidós años. “El hombre del sombrero” de los atentados de Bruselas de marzo de 2016, que también fue “planeado” pero renunció a formar parte de los comandos del 13 de noviembre, fue reconocido como cómplice de los atentados.

"La perpetuidad, la esperábamos, él la esperaba, tal vez incluso más que nosotros", dijo a la AFP su abogada, Me Marie Violleau.

El sueco Osama Krayem, el tunecino Sofien Ayari y el belga-marroquí Mohamed Bakkali también fueron reconocidos como cómplices de los atentados, pero condenados a treinta años de prisión con una seguridad de dos tercios.

El paquistaní Muhammad Usman y el argelino Adel Haddadi, los dos "agentes descontentos" que deberían haber formado parte de los comandos según la fiscalía pero que fueron bloqueados en el camino de regreso de Siria, fueron condenados a dieciocho años de prisión cada uno. Los Abogados Generales habían pedido veinte años contra ellos.

Las penas impuestas a quienes habían prestado asistencia puntual a la célula yihadista están, en general, por debajo de las requisas.

Los tres acusados ​​que aparecieron en libertad fueron condenados a penas condicionales de prisión y no volverán a prisión.

Mostraron sonrisas y alivio, y fueron consolados por algunos civiles que se les acercaron espontáneamente.

“Tenemos la sensación después del veredicto de que estamos pasando página. Tuvimos un juicio largo, abrimos todas las puertas. (Los jueces) tomaron una decisión muy razonada. Las sentencias pronunciadas no son excesivas”, subrayó Me Gérard Chemla, abogado de más de un centenar de partes civiles.

“Estamos en un momento satisfactorio para todos, al menos para la justicia”, agregó.

Los abogados defensores se dividieron entre estas condenas consideradas severas pero también por debajo de las requisiciones de la fiscalía.

En sus escritos habían advertido al tribunal contra la tentación de una "justicia excepcional" guiada por la emoción, más de seis años después de esta noche de terror en el Stade de France, en las gradas del este de París y en el Bataclan, los peores atentados. jamás cometido en Francia.

Los cinco altos ejecutivos del grupo Estado Islámico dados por muertos en Siria y juzgados en rebeldía, incluido el patrocinador de los ataques, Osama Atar, fueron condenados a cadena perpetua irreductible. Un sexto hombre encarcelado en Turquía y también juzgado en ausencia fue condenado a XNUMX años de prisión.

El Consejo Editorial (con AFP)

Crédito de la imagen: Shutterstock.com/Pinkcandy

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.