Brazalete en apoyo de los homosexuales en Qatar: los atletas cristianos ofrecen elementos de reflexión

El actual Mundial de Fútbol ve el encuentro de una visión que penaliza duramente la homosexualidad y la de las demandas LGBT a las que se anima a los jugadores a hacer espacio. En Qatar, los homosexuales incurren en siete años de prisión, o incluso la pena de muerte si son oficialmente musulmanes. El uso de carteles con los colores LGBT por parte de los espectadores es objeto de tensión entre la FIFA y el emirato, pero también entre los atletas y los lobbies y los medios de comunicación. ¿Cómo te posicionas como cristiano?

Hugo Lloris, capitán de la selección francesa, decidió no usar un brazalete "One Love" para apoyar a los homosexuales perseguidos, argumentando que respetaba la cultura qatarí como esperaba que los extranjeros respetaran la francesa. Una elección en la línea de la FIFA que declaró que, a diferencia de los espectadores, los jugadores no pueden mostrar mensajes políticos en los estadios.

Lloris, sin embargo, afirma apoyar los derechos de las personas LGBT. Olivier Giroud, un cristiano comprometido, dijo en 2018 no dudó en llevar los cordones arcoíris (cordones LGBT) en el Arsenal y recordó que había posado para la portada de la revista gay Têtu. Explica su elección por la invisibilidad impuesta a los futbolistas homosexuales:

“En un vestuario hay mucha testosterona, recámara, duchas comunales… Es complicado, pero es así. Entiendo el dolor y la dificultad de los muchachos para salir, es una verdadera prueba después de trabajar contigo mismo durante años. »

¿Puede un cristiano usar emblemas LGBT en apoyo de las personas perseguidas?

La asociación Christians in Sport se hizo la pregunta sobre si un cristiano podría usar emblemas en apoyo de la comunidad LGBT. En este caso, fue en el momento de la publicación de este artículo de la cordones arcoiris lanzado en 2013 por la organización Stonewall, que hace campaña por el reconocimiento de las demandas de la comunidad LGBT. Pero esta pregunta sigue siendo relevante en el contexto del uso de brazaletes “One Love” en Qatar.

El autor recuerda de manera preliminar que el uso de los colores del arco iris se deja a la discreción de los jugadores y los clubes, o se impone, por ejemplo, mediante números de estos colores en las camisetas.

Señala que varios jugadores de diferentes religiones se han negado este año a participar en estas campañas, como Idrissa Gueye, musulmana, que se negó a participar en la Ronda del Orgullo de la Ligue 1 en Francia, o siete jugadores del equipo Manly de la Nacional. Liga de Rugby en Australia.

El artículo continúa enfatizando la necesidad de un trato justo y libre de acoso:

“Los cristianos deben estar al frente de todo el trabajo para afirmar y defender el derecho a una vida libre de acoso, intimidación y violencia”.

Sin embargo, cuestiona la visión LGBT que presenta la identidad sexual como la identidad fundamental.

Según el autor, “parece difícil estar en desacuerdo con alguien en este tema, porque es como decir que no estás de acuerdo con su identidad. De hecho, el pensamiento occidental dominante hoy en día sostiene que nuestra identidad está formada por quiénes somos, qué pensamos, qué sentimos y qué deseamos. El autor Carl Trueman afirma que esto se ve hoy en día principalmente con nuestros deseos sexuales.

Esta nueva visión antropológica lleva, según él, a convertir este símbolo de unidad en un símbolo de exclusión, porque se sanciona a los jugadores que se nieguen a llevar los colores LGBT. El artículo menciona al Cristo que tuvo compasión de los excluidos y también señala que Cristianos en el Deporte se alinea con el cristianismo histórico y ortodoxo en que el propósito de Dios está en el matrimonio heterosexual.

El autor afirma, sin embargo, que estar en desacuerdo con "Rainbow Laces" no significa ser intolerante:

“Podemos amar y preocuparnos por todas las personas con las que practicamos deportes mientras no estamos de acuerdo con ellos en ciertos temas. »

Finaliza su artículo recordando que llevar este tipo de símbolos podría percibirse como un apoyo a ciertas demandas sociales de esta comunidad, mientras que no llevarlos podría percibirse como una indiferencia ante el destino de los homosexuales encarcelados o asesinados como tales, subrayando así la complejidad de esta decisión.

“Usar cordones de arcoíris puede sentirse como un apoyo para lo que no aprobamos, al igual que no usarlos puede socavar lo que queremos afirmar como cristianos. »

Christians in Sport, en conclusión, deja la decisión en manos de todos aquellos a quienes el autor insta a orar por sabiduría sobre este tema.

Jean Sarpedón

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.