Cánceres pediátricos en África: una situación difícil pero que mejora

La oncología pediátrica es una especialidad médica relativamente joven pero que ha experimentado un desarrollo particularmente rápido a lo largo de las últimas décadas. Esto se debe, en particular, a los avances muy significativos realizados en el cuidado de estos niños y la mejora considerable en las tasas de recuperación observadas en los últimos treinta años.

Sin embargo, este avance solo ha afectado a una parte de los niños del mundo, principalmente en Europa y América del Norte, dejando de lado al 80% de la población pediátrica mundial, incluida la del continente africano en particular. Si bien ahora es del 80 % en los países de ingresos altos, la tasa de curación en los países de ingresos bajos y medianos se mantiene entre el 10 % y el 40 %, con cifras exactas difíciles de conocer.

Chaque année, on évalue ainsi à 400 000 le nombre d'enfants touchés par le cancer dans le monde, mais, alors que seuls 3 % d'entre eux échappent au diagnostic en Europe et en Amérique du Nord, ce chiffre atteint 57 % en Africa del Oeste. En otras palabras, de los 6 a 7 millones de niños que probablemente se verán afectados por el cáncer entre 2015 y 2030, 2,9 millones de ellos, muchos de ellos en África, morirán por falta de diagnóstico.

Diferentes tipos de cáncer según la población

Las leucemias, linfomas y tumores del cerebro y de la médula ósea son los cánceres más comunes en todo el mundo en niños menores de 16 años.

Sin embargo, esta distribución varía según el país, dependiendo en particular del número de cánceres efectivamente diagnosticados (plataforma técnica a menudo insuficiente en los países del Sur) y de factores genéticos y ambientales (ejemplo del linfoma de Burkitt, endémico en África y bastante esporádico en los países del Norte).

Claramente, la lucha contra el cáncer infantil es ahora un verdadero desafío para los países de bajos y medianos ingresos, y más específicamente para muchos países africanos: 22 de los 25 países más pobres del mundo están en África y tienen un PIB per cápita medio de 558 € (a modo de comparación, el PIB per cápita en Francia es de 39 500 € en 2021). En Togo, por ejemplo, el gasto sanitario total se evaluó en 2012 en unos 210 millones de euros al año, o alrededor de 40 euros al año por habitante; en Francia, en 2019, se estimó en 208 millones de euros al año, o 3 € al año por habitante.

¿Cómo mejorar estos resultados y garantizar que "los niños africanos puedan ser tratados con éxito en su país por equipos africanos", como proclamó en 2000 el profesor Jean Lemerle, fundador del Grupo de Oncología Pediátrica Franco-Africana (GFAOP)? Es imprescindible una mejora en la oferta de servicios, en términos clínicos, diagnósticos y terapéuticos.

Mejorar la recepción y la formación.

Supone una mejora en la formación del personal médico y paramédico, de forma que se creen unidades dedicadas y verdaderos equipos multidisciplinares, imprescindibles para una atención eficaz de los niños.

Implica también mejores condiciones de acogida, un acceso más fácil a fármacos específicos (quimioterapia), a la radioterapia, a la cirugía oncológica, pero también a terapias relacionadas con los cuidados de apoyo, los cuidados paliativos y el dolor. Finalmente, requiere apoyo a los programas de comunicación comunitaria y movilización social a favor del diagnóstico precoz de los niños.

En 2018, la OMS lanzó la Iniciativa contra el cáncer infantil (panacea) para brindar asistencia técnica a los gobiernos para fortalecer y mantener programas de calidad para combatir esta enfermedad. Esta iniciativa se puede vincular a otras acciones llevadas a cabo por diversas organizaciones como la GFAOP o la AMCC (World Alliance Against Cancer).

Este último, por ejemplo, desarrolla desde 2016 un programa de lucha contra el retinoblastoma, mediante la formación de médicos en el diagnóstico y tratamiento precoz de esta enfermedad en varios países africanos. La GFAOP, por su parte, participa desde la década de 2000 en el desarrollo y estructuración gradual de más de 20 unidades de oncología pediátrica en África francófona.

Primero trabajó en la financiación de medicamentos contra el cáncer para los cinco cánceres más comunes en África (linfoma de Burkitt, nefroblastoma, retinoblastoma, leucemia aguda y linfoma de Hodgkin). Luego, entre 2014 y 2018, creó en Rabat (Marruecos) un DIUOP (Diploma interuniversitario en oncología pediátrica) para la formación de pediatras, luego el Instituto Jean Lemerle en Dakar (IAFOP, Instituto africano para la formación en oncología pediátrica) para los paramédicos. Además, en 2019 puso en marcha un programa de diagnóstico precoz destinado a combatir los retrasos en el diagnóstico en los países africanos francófonos afiliados a la GFAOP.

Adaptarse a las especificidades locales

Todos estos programas, implementados a escala multinacional, son acciones esenciales para el desarrollo de la oncología pediátrica en África. Se complementaron lo más cerca posible del campo compartiendo experiencias entre equipos de oncología pediátrica franceses y africanos, en particular a través de emparejamientos desarrollados a partir de 2015 por la GFAOP.

El CHU Sylvanus Olympio de Lomé, en colaboración con el CHU de Angers, ha establecido un plan quinquenal para el desarrollo de la oncología pediátrica teniendo en cuenta las realidades togolesas.
Koffi Guedenon, CHU Sylvanus Olympio, autor proporcionado

Estos hermanamientos son, de hecho, una de las mejores formas de identificar las especificidades de cada país africano y de tener en cuenta tanto las necesidades y expectativas de cada país como sus capacidades y prioridades en términos de salud. En cualquier caso, esto es lo que aprendimos de la colaboración iniciada en 2017 entre el equipo de oncología pediátrica del CHU Sylvanus Olympio de Lomé y el del CHU de Angers.

Los dos equipos lograron elaborar, con todos los responsables institucionales interesados, un plan quinquenal para el desarrollo de la oncología pediátrica teniendo en cuenta las realidades togolesas, no solo en términos de salud, sino también en términos económicos y políticos.

Esta colaboración ha permitido la rehabilitación del laboratorio de Anatomía Patológica del CHU Sylvanus Olympio, un paso imprescindible para obtener diagnósticos de calidad. Es en este laboratorio donde se estudian bajo el microscopio los tumores operados para que los patólogos puedan hacer un diagnóstico preciso. Esto permite entonces ofrecer a los pacientes los tratamientos más adecuados.

Metas ambiciosas

Existen otras acciones, como la puesta en marcha de encuentros médicos conjuntos (videoconferencias mensuales) para tratar la atención de los pacientes, la modernización de las conexiones a Internet, la formación de médicos y paramédicos o la habilitación para la obtención de medicamentos esenciales.

Todos ellos forman parte de las acciones llevadas a cabo por el gobierno togolés en el marco del Plan Nacional de Desarrollo de la Salud que, a largo plazo, debe permitir aumentar significativamente la cobertura de salud de la población.

Hay un largo camino hacia el objetivo de la OMS de una tasa de supervivencia de al menos el 60% para todos los niños con cáncer para 2030. Sin embargo, creemos que esto se puede lograr si los Estados de altos ingresos realmente se dan cuenta de sus responsabilidades frente a los bajos ingresos. - y los países de ingresos medios, y especialmente los países africanos.

Pero, como señaló Thomas Sankara, probablemente sería necesario, al mismo tiempo, alejarse del principio de ayuda al desarrollo para establecer una "auténtica colaboración, de manera que todas las acciones emprendidas constituyan acciones relevantes [...] y no ayudas permanentes con las que las poblaciones puedan vivir sólo gracias a ellos”.

La Pr. Isabelle Pellier (PU-PH) y la Dra. Stéphanie Proust (PH), de la unidad de onco-hemato-inmunología pediátrica del CHU de Angers, también contribuyeron al diseño de este artículo, así como a su revisión.

Audrey Rousseau, Profesor de Anatomía Patológica – Médico-Profesor-Investigador en el Hospital Universitario de Angers, Universidad de Angers; Adama Dodji GBADOE, Catedrático de Pediatría y Koffi Mawuse GUEDENON, Profesor Asistente de Pediatría en la Universidad de Lomé

Este artículo ha sido publicado de nuevo. La conversación bajo licencia Creative Commons. Lee elarticulo original.

Crédito de la imagen: Shutterstock/MUNGKHOOD STUDIO

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.