¿Cómo convertirse en madre espiritual?

Tratar de describir las cualidades de una madre espiritual es tan difícil como tratar de definir qué es una buena madre física. 

A diferencia de la maternidad física, la maternidad espiritual está abierta a todas las mujeres, independientemente de su edad, estado civil o tasa de fertilidad. Estas son algunas de sus características:

1. Disponibilidad e intercambio

Así como una madre física está atenta a las necesidades de sus propios hijos, una madre espiritual se hace accesible a sus hijos espirituales, sin convertirse en su esclava. Sabe reaccionar rápidamente si es necesario, pero también puede concertar un horario que le convenga más cuando no se trata de una situación de emergencia. Cada madre espiritual, obviamente, conserva su propia forma de "maternidad", según su carácter y su situación (marido, hijos, enfermedad, etc.). Uno enviará libros o escribirá tarjetas a donde el otro invita a casa, por ejemplo.

2. Escucha y confidencialidad

Es cierto que hoy en día nuestro ritmo de vida se presta menos a la escucha y, sin embargo, persiste la necesidad de ser escuchado. Por tanto, una madre espiritual aprende a escuchar con atención. Ya sean citas, alegrías, tristezas. Tentaciones y tensiones también. Con total confidencialidad.

Sin embargo, escuchar no es un camino de un solo sentido. Una madre espiritual puede optar por compartir algunos episodios difíciles de su propia vida y así evitar retratar la imagen de la mujer perfecta. Al contar cómo encontró refugio en Dios en las tormentas de la vida, da esperanza.

3. Aliento y paciencia

En nuestro mundo, a menudo estamos bajo presión. Nuestros jefes, nuestros colegas, nuestras iglesias, nuestros maridos o nuestros hijos a veces parecen aliarse contra nosotros para exigir servicios, resultados, piruetas imposibles. A veces solo necesitamos una mujer más madura que nos anime, nos tranquilice, nos influya elogiándonos por nuestros esfuerzos en lugar de juzgarnos.

¿Se podría decir que el estímulo de una madre espiritual es reconocer mis esfuerzos cuando nadie más se da cuenta de lo que estoy haciendo? ¿Incluso cuando mis mejores esfuerzos no han ido a ninguna parte?

4. Respeto por la distancia

Una madre física da a luz a un bebé físico o pasa por un proceso de adopción. El vínculo maternal es obvio. En el caso de una madre espiritual, no existe una conexión tangible, incluso en el caso de que una madre espiritual también sea la madre física.

5. Oración y perdón

Como en cualquier relación, cuanto más cerca estamos de una persona, más capacidad tiene esa persona para hacernos sufrir. Podemos sentirnos incomprendidos o juzgados, que la Madre Espiritual no estuvo disponible justo cuando la necesitábamos, que pareció traicionar nuestra confianza, etc. Y como en cualquier relación, para que continúe, tiene que haber perdón. Aprenda a pedir perdón, pero también a concederlo. Sin rencor y sin amargura, de ambos lados.

raquel gamper

Encuentra más artículos sobre Spirutu, la revista que reúne a mujeres cristianas del mundo francófono.

Artículo publicado originalmente en septiembre de 2021

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.