Cómo el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia podría desplazar a la malaria en África

El rápido derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia es uno de los riesgos conocidos del cambio climático, en particular por el aumento del nivel del mar que provocaría.

Tal fenómeno tendría sin embargo otras consecuencias más inesperadas, a miles de kilómetros de distancia. En África, por ejemplo, este derretimiento podría afectar la transmisión de la malaria por mosquitos, como mostramos en un reciente estudio publicado en Naturaleza de Comunicaciones y reunir a investigadores de diferentes laboratorios de Francia (LSCE), Italia (ICTP) y Reino Unido (Universidad de Liverpool).

Como recordatorio, la malaria es una enfermedad causada por el parásito Plasmodium, que en 2020 provocó la muerte de 627 personas Según el último informe de la OMS, de los cuales el 96% en África. El continente también concentra 228 de los 241 millones de casos reportados en el mundo durante el mismo año, o el 95%. El 77% de las muertes también afectan a niños menores de cinco años.

Temperatura y transmisión

Esta transmisión no es posible directamente entre seres humanos: el parásito necesita un vector, en este caso un mosquito hembra de la especie Anofeles. Cuando este último pica a una persona enferma, absorbe los parásitos presentes en la sangre de este último, que se desarrollan en el cuerpo del insecto antes de ser retransmitidos a un nuevo huésped durante una picadura posterior.

El tiempo de desarrollo del parásito en el mosquito, entre su ingestión y su transmisión, depende de la temperatura: cuanto más alta sea, menor será este tiempo. El mosquito al ser un insecto ectotérmico, su temperatura corporal depende directamente de la del ambiente. En caso de un desarrollo demasiado lento, ligado a una temperatura baja, el mosquito estará muerto antes de poder retransmitir el parásito.

Los mosquitos Anofeles también son sensibles a las condiciones climáticas. Para que vivan y crezcan, las temperaturas deben estar entre 16 y 40°C. También necesitan agua para la puesta de huevos y el desarrollo de las larvas, que tiene lugar en un medio acuático (charcos, charcas, etc.). Por otro lado, una precipitación demasiado intensa puede destruir los huevos y las larvas.

¿La supervivencia de los mosquitos amenazada?

Con el calentamiento global, las temperaturas en África están aumentando. Las regiones podrían calentarse demasiado durante el XNUMXe siglo para que los mosquitos sobrevivan, este es el caso de la región del Sahel en África Occidental.

Otras áreas, que anteriormente eran demasiado frías para hacer posible la transmisión sostenida de la malaria, por el contrario alcanzarán temperaturas lo suficientemente altas como para permitir la supervivencia del mosquito, el desarrollo del parásito y, por lo tanto, teóricamente, la transmisión de la enfermedad; este es el caso de las tierras altas de África Oriental.

Esto se ha demostrado a través de simulaciones numéricas del clima futuro. Para lograrlos, es necesario elegir un escenario que describa las emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo del siglo según ciertos supuestos. A partir de estas emisiones de gases de efecto invernadero, el modelo, que incluye ecuaciones físicas que describen el sistema climático, simula las condiciones climáticas del próximo siglo.

Los valores de precipitación y temperatura así generados se alimentan a otros modelos numéricos que permiten estudiar, esta vez, el riesgo de transmisión de la malaria vinculado a los cambios.

Derretimiento de los casquetes polares y circulación oceánica

Sin embargo, los modelos climáticos no representan toda la complejidad del sistema terrestre. No tienen en cuenta, por ejemplo, el impacto de un posible derretimiento rápido de la capa de hielo de Groenlandia.

Sin embargo, los científicos saben gracias al estudio de climas pasados, es probable que se libere una gran cantidad de hielo de manera repentina y difícil de predecir. A medida que se derrita, suministraría agua dulce al Océano Atlántico Norte, que es una región clave del clima global.

Derretimiento récord de la capa de hielo en 2019, una tragedia para el futuro (Euronews, 21 de agosto de 2020).

En esta zona, las aguas cálidas superficiales provenientes del ecuador se enfrían y se salinizan, porque el agua de mar que forma la banquisa libera allí la sal que contiene. Esto densifica estas aguas que se precipitan hacia el fondo marino remolcando las corrientes oceánicas, siguiendo el principio de una cinta rodante. Este movimiento es el motor de la circulación oceánica, conocida como “circulación termohalina”.

La posibilidad de una afluencia de agua dulce en el Atlántico Norte reduciría, por tanto, la densidad de las aguas y ralentizaría este hundimiento en aguas frías. Si se frena el motor de la circulación termohalina, cambia toda la circulación oceánica. El transporte de calor por el océano sería entonces más lento.

Reducción del aumento de temperatura

Estando el océano y la atmósfera en perpetua interacción, una transformación de las corrientes marinas impactará también en la circulación atmosférica, lo que se traduciría en cambios climáticos (presiones atmosféricas, vientos, temperaturas, precipitaciones…) que pueden llegar a África.

El aumento de las temperaturas vinculado al aumento de los gases de efecto invernadero se ve mitigado por el derretimiento de los casquetes polares de Groenlandia. La modificación de la circulación atmosférica provoca también un desplazamiento de las lluvias tropicales hacia el Sur.

Estos cambios de temperatura y precipitación difieren de las simulaciones estándar que solo tienen en cuenta el aumento de los gases de efecto invernadero. Pero también afectan al ciclo de vida del mosquito, al desarrollo del parásito y por tanto a la transmisión de la malaria en África, que luego se desplaza hacia el sur en estas simulaciones.

¿La malaria se trasladó al sur de África?

El propósito de nuestro artículo es precisamente comparar el efecto del calentamiento global con y sin simulación de un derretimiento repentino del hielo de Groenlandia sobre la malaria en África. Cuando las simulaciones tienen en cuenta el impacto adicional de este rápido derretimiento del hielo, se destacan tres resultados importantes.

En la región del Sahel, el fenómeno de la reducción del riesgo de transmisión de la malaria, por un lado, se amplifica. Además del aumento de las temperaturas relacionado con el calentamiento global, esta región también recibe menos precipitaciones, habiéndose desplazado significativamente la banda de lluvia hacia el sur.

El aumento del riesgo de transmisión de la malaria en el este de África también se mitiga, las temperaturas no aumentan tanto cuando se tiene en cuenta el derretimiento del hielo. Por otro lado, aparece un riesgo de transmisión de la malaria en el sur de África, debido al aumento de las precipitaciones.

Si el clima es capaz de dificultar la transmisión de la malaria, no contemos con él para erradicar la enfermedad: las políticas de salud pública y el desarrollo económico y social son hoy la principal clave capaz de prevenir este flagelo. Varios países, como China, tienen además lograron eliminarlo de su territorio a pesar de un clima todavía favorable a la transmisión.

Alizee Chemison, estudiante de doctorado sobre el impacto de las inestabilidades climáticas en las enfermedades infecciosas transmitidas por vectores, Universidad Paris-Saclay

Este artículo ha sido publicado de nuevo. La conversación bajo licencia Creative Commons. Lee elarticulo original.

Crédito de la imagen: Shutterstock/punghi

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.