Clima: Los cinco temas esenciales de la planificación ecológica

El concepto de “planificación ecológica”, eje de la programa cultural, social y deportivo. por Jean-Luc Mélenchon, fue asumido por Emmanuel Macron durante el entre dos rondas para su segundo mandato de cinco años.

Tal y como anunció durante un discurso en Marsella el 16 de abril de 2022, el presidente reelegido encomendó esta planificación a su actual Primera Ministra, Élisabeth Borne. Con respecto al clima, la implementación de un proyecto de este tipo plantea cinco preguntas esenciales.

El requisito previo: ponerse de acuerdo sobre el objetivo correcto

La Estrategia nacional baja en carbono (SNBC), una hoja de ruta climática heredada del anterior mandato de cinco años, mantiene el objetivo de neutralidad climática en 2050. Este objetivo a largo plazo está en línea con el de la Unión Europea.

Para aspirar a la neutralidad en 2050, la UE elevó su objetivo intermedio en diciembre de 2020, apuntando a una reducción mínima del 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero entre 1990 y 2030, frente al 40% anterior. Esta decisión supuso un aumento espectacular de la cuota de CO2 en el mercado europeo y un paquete legislativo ambicioso que se debate en el Parlamento Europeo: el “Apto para 55”.

Desde 2005, las emisiones de gases de efecto invernadero han seguido una tendencia lineal que conduce a emisiones de alrededor de 325 Mt de CO 2eq, muy por encima del objetivo europeo del -55 %.
Datos de Citepa

La SNBC heredada del anterior quinquenio se mantiene fija en el objetivo intermedio del -40% en 2030. Las decisiones de los tribunales franceses dando la razón a las ONG ecologistas en el marco de "acuerdo del siglo" relacionado con el retraso en la consecución de este objetivo al inicio del quinquenio. Un retraso atrapado desde entonces, con la ayuda de los confinamientos impuestos por el Covid. Por otro lado, no se ha producido ninguna aceleración en el ritmo de descarbonización de la economía. Después del reflujo de 2020, el espectáculos se unieron en 2021 la tendencia detectable desde 2005 que no conduce a una caída del 55% en 2030.

El primer acto de planificación ecológica será reevaluar el objetivo intermedio que debe estar en conformidad con nuestros compromisos europeos. ¿Podemos ir más lejos? la programa cultural, social y deportivo. de la Nupes muestra un -65% lo que plantea interrogantes sobre los medios a implementar para lograrlo.

Energía: tríptico de la demanda, renovables, nuclear

Siendo el uso de combustibles fósiles la fuente de las tres cuartas partes de nuestras emisiones, la aceleración de la transición energética condiciona la consecución de una reducción del 55% de las emisiones para 2030.

Por el lado de la demanda, esto implica más acciones que promuevan la eficiencia energética y la sobriedad. Las evaluaciones detalladas de la escenarios de la organización Négawat dan la medida de los objetivos a alcanzar sin decidir totalmente los medios a comprometer.

Por el lado de la oferta, se debe acelerar la sustitución de medios de producción libres de carbono por fuentes de origen fósil. En primer lugar, ello requiere acelerar el despliegue de las renovables para las que nuestro país actúa como linterna roja dentro de la UE.

Se trata de clarificar el papel de la energía nuclear, que casi en su totalidad cumplirá 40 años en los próximos años. Alargar la vida útil de esta flota requiere una inversión estimada en 50 mil millones de euros por EDF. Abandonar esta inversión mediante el desmantelamiento de los reactores cuando alcanzan los 40 años privaría al país de la mayor parte de sus recursos bajos en carbono, que son difíciles de reemplazar con renovables en los plazos establecidos.

A largo plazo, ¿con qué habrá que sustituir el parque nuclear existente? El despliegue de nuevos reactores tipo EPR no podría proporcionar energía libre de carbono antes de 2035. Dada la dinámica de caída de los costos de las energías renovables y el almacenamiento de electricidad, es dudoso que este camino esté económicamente justificado. Un asunto de debate urgente para introducir la racionalidad económica en la planificación ecológica.

Iniciar el cambio hacia la agroecología

En 2021, la agricultura estaba en el origen por un quinto de las emisiones del país, principalmente metano y óxido nitroso resultantes de las prácticas agrícolas y ganaderas. No se reducen actuando sobre la energía sino cambiando los métodos de producción agrícola.

El huerto orgánico experimental de Gotheron, en Bourg-lès-Valence. Lanzado por INRA en Drôme y plantado en círculos, está diseñado para que cada especie de árbol defienda a su vecino contra los ataques de parásitos.
Jean Philippe Ksiazek/AFP

El camino que conduce a ella es el de la agroecología, que se centra en la diversidad de los seres vivos, las complementariedades entre plantas y animales, la protección de los suelos para almacenar materia orgánica, agua y carbono. Las consecuencias de la guerra en Ucrania son un poderoso recordatorio de esto: el objetivo no es producir menos, sino mejor y de manera más sostenible aumentando la resiliencia de los sistemas agrícolas frente al cambio climático.

Francia está luchando por iniciar el cambio agroecológico. La Comisión Europea impugnó recientemente la “plan estratégico nacional” destinadas a implementar las directrices medioambientales de la nueva PAC. Las emisiones de la agricultura no están disminuyendo y la capacidad del entorno natural para absorber CO2 de la atmósfera ha ido disminuyendo desde mediados de la década de 2000. Con los bosques y los suelos absorbiendo una proporción decreciente de las emisiones agrícolas, la perspectiva de la neutralidad climática se está desvaneciendo.

Contrarrestar estas contra-actuaciones debe ser una prioridad para la futura planificación ecológica. Esto implica actuar simultáneamente sobre la oferta y la demanda, con variación territorial, imprescindible para desarrollar modelos agrícolas y alimentarios incompatibles con nuestros objetivos climáticos.

El plan como “reductor de incertidumbre”

La planificación ecológica no nos colocará en trayectorias de emisión lineales, como las programa previamente un planificador omnisciente. Es un camino de constante aprendizaje, con fallas que deben ser corregidas e incesantes contradicciones que atraviesan el cuerpo social. Tres principios permitirán hacer del plan ecológico un "reductor de incertidumbres" según la fórmula de pierre masa.

Lo primero que hay que hacer es sinergizar las diferentes escalas territoriales. Gran parte de las acciones para reducir las emisiones o fortalecer la resiliencia frente al calentamiento global solo pueden llevarse a cabo a nivel local. Las herramientas de planificación existentes en las regiones y municipios todavía juegan un papel secundario. Deben solidificarse.

Humo de la central térmica de carbón de Neurath (Alemania). Es uno de los sitios con más emisiones de CO₂ de la UE.
Hadamsky/Flickr

El segundo principio se refiere al uso adecuado del dinero público que debe reservarse para funciones soberanas: investigación y desarrollo, infraestructura baja en carbono, mejora de los servicios ecosistémicos, reducción de las desigualdades, apoyo a las conversiones. Para combatir la flagrante insuficiencia de estas inversiones, es necesario ahorrar en una serie de subsidios, incluidos los que favorecen los “productos verdes”, que generan efectos inesperados y, a menudo, contribuyen a aumentar las desigualdades sociales.

Aplicando el principio de quien contamina paga, el precio del carbono es, junto con los estándares, un instrumento esencial para alentar a todos los actores económicos a alejarse de los combustibles fósiles. La dinámica aquí es europea con el refuerzo del sistema de cuotas de CO2. Un aspecto crucial es su extensión a todas las emisiones del transporte y los edificios. Si se toma en serio la planificación ecológica, el gobierno francés debe defender este aspecto de la reforma.

La justicia climática, una condición para el apoyo ciudadano

Finalmente, la planificación ecológica debe basarse en el apoyo de los ciudadanos, para quienes no basta con contar bellas historias sobre los beneficios de la transición baja en carbono. Dicho apoyo se obtiene aplicando reglas de justicia basadas en el tríptico de poder adquisitivo, empleo, resiliencia.

Los impactos de las políticas climáticas pesan más en los presupuestos de los hogares pobres o ubicados lejos de los centros de las ciudades. La implementación de la planificación ecológica, en particular a través de la fijación de precios del carbono, requiere, por lo tanto, medidas redistributivas para corregir los riesgos de disminución del poder adquisitivo de las poblaciones más vulnerables.

La transición baja en carbono provocará una aceleración de la reconversión industrial y agrícola. Su financiación es el pariente pobre del gasto público dirigido a esta transición. Anticipar y financiar el reciclaje profesional debe convertirse en una palanca importante para la planificación ecológica.

El calentamiento global afecta con mayor severidad a las poblaciones que en general menos han contribuido al aumento del efecto invernadero y genera nuevas desigualdades. Como lo recuerda Sexto informe del IPCC, estos impactos se intensificarán en las próximas décadas, independientemente del escenario global de emisiones.

Por tanto, la planificación ecológica debe incluir un apartado de adaptación a las consecuencias del calentamiento global, otro pariente pobre de las políticas climáticas heredadas del pasado.

Cristian de Perthuis, Profesor de economía, fundador de la cátedra "Economía del clima", Universidad Paris Dauphine - PSL

Este artículo ha sido publicado de nuevo. La conversación bajo licencia Creative Commons. Lee elarticulo original.

Crédito de la imagen: Shutterstock.com/Adrien Demers

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.