Impactante testimonio de Dabrina Bet-Tamraz, pastora evangélica iraní refugiada en Suiza

Con motivo de la presentación del Índice Global de Persecución de los Cristianos 2023, InfoChrétienne se reunió con la pastora evangélica iraní Dabrina Bet-Tamraz. La joven de 37 años que huyó de Irán en 2009 a causa de su fe, ha testificado y hecho campaña incansablemente por la libertad en su país. Ella nos contó su historia.

Desde la muerte de Mahsa Amini, una joven iraní fallecida el pasado mes de septiembre tras ser detenida por la policía de la moralidad, Irán ha vivido multitudinarias manifestaciones que nada parece poder detener. A pesar de la violenta represión y ejecuciones del gobierno, la gente continúa protestando en las calles.

Es en este contexto que la ONG Portes Ouvertes, que presentó la semana pasada su Índice Mundial 2023, destacó las condiciones de vida de los cristianos en el país (puesto 8 en el Índice) e invitó a declarar a Dabrina Bet Tamraz, pastora iraní de origen asirio. .

La persecución, un hábito para los cristianos en Irán

El activista de derechos humanos de 37 años que huyó de Teherán en 2009 relató cómo "durante las últimas cuatro décadas los cristianos han sido hostigados, encarcelados, interrogados y vigilados de muchas formas". Habló con emoción de las persecuciones que sufre la minoría, explicando que esta situación se había convertido en un hábito, al punto que había llegado a creer que era normal.

“Pensé que era normal que mi padre, un pastor, desapareciera justo antes del servicio. Que era normal que me llamaran dos veces por semana para interrogarme, que instalaran cámaras justo en frente de nuestra casa, que cerraran nuestra iglesia, que me amenazaran constantemente con ser violada, torturada, encarcelada o ahorcada. »

Dabrina nos dijo que creció sabiendo que había que pagar un precio por su fe cristiana.

“Sabíamos que existía la posibilidad de que mataran a mis padres. Y teníamos que estar tranquilos y en paz con eso. Crecí sabiendo que yo o un miembro de mi familia podíamos morir por su fe, que probablemente iríamos a la cárcel y seríamos perseguidos por lo que creo. »

Sin embargo, a pesar del peligro y el miedo, la joven creció con esta fe en su cuerpo, decidida a seguir el ejemplo de sus padres. Después de la secundaria, vivió varios años en Inglaterra para estudiar teología allí antes de regresar en 2007 a su país para estudiar psicología, mientras trabajaba en una iglesia.

“Mi sueño era convertirme en psicóloga cristiana en Irán. Era mi casa y es donde quería vivir. »

Ya doce años de exilio

Sin embargo, en 2009, la soga se está cerrando para los cristianos del país. En marzo, el gobierno cerró su iglesia y poco después llegaron a la universidad para interrogarlo. En el mismo año, Dabrina fue expulsada de la universidad y amenazada con cinco años de prisión.

En 2010 tomó la decisión de irse, “sólo por unos meses”.

“Cuando salí de prisión, tenía dos días para salir del país. Hice una maleta y me fui. Habla del susto que sintió al bajarse del tren al llegar a Suiza, tratando de convencerse de que esta situación solo sería temporal.

"Tuve que irme, el tiempo suficiente para que la situación se calmara y pudiera irme a casa". Fue hace doce años. Ella espera algún día poder regresar a Irán, “cuando el país sea libre”. Por el momento, la joven es considerada una terrorista y sabe que corre el riesgo de pasar años entre rejas si pisa suelo iraní.

Finalmente, es en la confederación suiza donde se instaló. Logró terminar sus estudios, una maestría en administración y negocios. Hoy, divide su tiempo entre una iglesia evangélica donde trabaja como pastora y un puesto como consultora para ayudar a los refugiados políticos iraníes.

“El miedo ya no sirve”

Sobre la situación actual en Irán, nos dice que es "muy optimista" para el futuro, creyendo que el levantamiento que estamos presenciando hoy traerá cambios.

“La gente ha tenido suficiente, el miedo ya no funciona para silenciarlos. La próxima generación no quiere este régimen. »

“Oficialmente mataron a 500 personas, aunque probablemente sean muchas más. Y, sin embargo, la gente sigue protestando y saliendo a las calles. El miedo ya no funciona porque la gente está cansada, quiere un cambio”, dice.

Según Dabrina, los iraníes, especialmente los cristianos, han aceptado una situación inaceptable durante demasiado tiempo.

“No levantamos la voz. No hemos documentado la represión. Aceptamos la situación. Cuando comenzaron a cerrar iglesias, otros pastores simplemente se quedaron callados, pensando que las suyas permanecerían abiertas de esa manera. Y es nuestra rendición lo que les permitió continuar con esta persecución. »

mujer, vida, libertad

Así que hoy decidió que ya no estaría en silencio. En la Casa Blanca, en la ONU, da testimonio incansable de lo que están pasando los cristianos iraníes en su país. Si bien actualmente habla de los "pequeños pasos" que se están dando para ayudarlos, cree que su voz, como la de otros activistas de derechos humanos iraníes, está comenzando a sonar internacionalmente y se regocija.

Para el futuro, “todo es posible” afirma el pastor evangélico quien subraya que los iraníes deben unirse, dejar de lado sus diferencias y sus religiones para unirse. Finalmente, cita el lema de las manifestaciones iraníes, “Mujer, vida, libertad”.

"¡Eso es lo que queremos, libertad para todos!" ".

Camille Westphal Perrier

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.