Los cristianos evangélicos se dividen sobre las elecciones estadounidenses

En vísperas de las elecciones presidenciales estadounidenses entre el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden, los cristianos evangélicos están divididos. 

Demain, martes 3 de noviembre, tendrá lugar la quincuagésima novena elección presidencial de los Estados Unidos. En las elecciones anteriores de 2016, escuchamos mucho que los cristianos evangélicos blancos ayudaron a elegir al candidato republicano Donald Trump.

Este año, los cristianos evangélicos parecen más divididos. En un artículo publicado hoy en Hoy en día el cristianismo, el periodista Timothy Dalrymple intenta explicar con diplomacia "por qué los evangélicos no están de acuerdo con el presidente". Hace hincapié en no caricaturizar a los cristianos de ambos lados negativamente, afirmando que "estamos haciendo un flaco favor a nuestra fe" cuando hacemos esto.

Según él, "los creyentes evangélicos que han trabajado durante mucho tiempo en los mismos campos ahora se encuentran en campos de guerra".

“Un campamento dice que no pueden entender cómo los hombres y mujeres que comparten su fe podrían apoyar a un candidato. Mientras que el otro lado se pregunta cómo alguien que se nutre de la Palabra podría rechazar al otro candidato. Los campamentos no solo están en desacuerdo, sino que no pueden entenderse entre sí. Incapaces de ver la razón en la perspectiva opuesta, cada lado afirma que el otro ha sucumbido a la sinrazón, el prejuicio o la sed de poder o aprobación. "

Explica que no se trata de una división entre “conservadores y progresistas” sino de diferencias incluso dentro de los cristianos evangélicos conocidos como más bien conservadores.

Con gran benevolencia, el autor propone separarlos en dos campos. Por un lado estaría lo que él llama "la Iglesia Regnant". Estos serían miembros de la iglesia que, si están "preocupados por la política exterior y económica", se sentirían especialmente desafiados por las posiciones de un gobierno "sobre la vida y la familia".. A sus ojos, "no votar por el Partido Republicano le da poder al partido que protege al terrible régimen del aborto y que promueve una ética sexual que conduce a una inmensa confusión y sufrimiento".

Por lo tanto, este campamento representa a los cristianos evangélicos que apoyan a Donald Trump. El autor explica que este bando otorga "mayor valor a la adquisición y uso del poder político" y considera la elección presidencial como "una batalla entre el bien y el mal". Así, los vicios de un candidato "parecen mínimos cuando está en juego la virtud del mundo". A sus ojos, ganar poder político es una forma de proteger el estilo de vida cristiano.

Como es el caso de Franklin Graham, un gran partidario de Donald Trump, o incluso del pastor Bill Johnson de Bethel Church en California que acaba de expresar su apoyo al presidente, en un artículo titulado "Por qué voy a votar por Donald Trump". .

Timothy Dalrymple sugiere llamar al otro campo “El Remanente de la Iglesia”, serían cristianos evangélicos que tienen una visión muy diferente del reino de Dios. A menudo son más jóvenes, más urbanos, pero también socialmente más diversos que los miembros de la "iglesia gobernante". A sus ojos, el reino de Dios es demasiado sagrado para participar en las elecciones presidenciales.. Más bien, se manifestaría en acción, "mientras compartimos el evangelio de palabra y obra, servimos a los desamparados y refugiados, y acompañamos a nuestros vecinos que sufren".

“Para el resto de la Iglesia, el reino de Dios tiene menos que ver con la adquisición de poder y más con el despojo del poder, estableciendo nuestros derechos y privilegios como lo hizo Cristo (Filipenses 2) para servir a los impotentes. "

El autor explica que por eso, el segundo campo “da más prioridad a la pureza de la iglesia que a la prosperidad del país. La prosperidad nacional es importante, pero las naciones florecen y caen mientras la Iglesia permanece en la eternidad ”.

Este sería el campo que en cambio apoyaría al candidato demócrata, Joe Biden. Como el comité de acción política, "Not Our Faith", lanzado por cristianos para oponerse a Donald Trump y denunciar "un uso del cristianismo para servir a sus propios intereses".

Sobre su sitio web, el comité está posicionado a favor de Joe Biden, incluso si son "pro-vida". Explican que, en general, las políticas del candidato demócrata están más en línea con una visión bíblica.

Este es, por ejemplo, el caso de la nieta de Billy Graham, Jerusha Duford, quien se pronunció a favor del candidato demócrata y dijo que el presidente Trump estaba tratando de "secuestrar nuestra fe por votos".

El autor recuerda que a pesar de sus diferencias, los dos campos están formados por hombres y mujeres "que luchan con cada fibra de su cuerpo por seguir a Jesús" y concluye que en la base de estos desacuerdos no hay una diferencia. Teológica, sino una “ visión diferente del reino de Dios ”.

CP

Haber de imagen: chrisdorney / Shutterstock.com

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.