10 mitos sobre los que abandonan las iglesias

Nota del editor: El artículo a continuación se publicó a principios de la década de 2000 en el sitio voxdei y luego se retomó en blogdei, donde fue objeto de debates interminables. Esta es la traducción de un artículo de Alan Jamieson, pastor bautista, publicado en la revista Reality de Nueva Zelanda. El tema es sorprendentemente actual. Intercambios animados, El foro del pastor Jamieson, da voz a aquellos que han dejado la iglesia o no han encontrado ayuda en su camino espiritual. Alan Jamieson continúa sus pensamientos sobre los cristianos SEF ("Sin iglesia fija") en su blog Kiwi pródigo. Puede encontrar otros SEF en Francia que están reflexionando sobre este tema en la página de Facebook. SEF - Sin iglesia fija !

Aunque la frase "Cristianos dejando la iglesia" se ha convertido casi en un mantra, nos cuesta entender quiénes son los que se van, cuándo se van, por qué lo hacen, quiénes se van y qué pasa con su fe después de que se van. Por supuesto, todos tienen sus propias ideas sobre el tema, pero muy pocos, especialmente entre los líderes de la iglesia, se han tomado el tiempo de sentarse y hablar con una o dos personas que han dejado la iglesia. Es más fácil lidiar con estereotipos que con personas reales. Para aquellos que quieran ir más allá de estos estereotipos y hacer la pregunta: “¿Quiénes son estas personas que están dejando nuestras iglesias? », El análisis de algunos mitos que les conciernen puede resultar de gran utilidad.

Mito n. ° 1: solo dejamos las iglesias tradicionales

IEs cierto que la gente está dejando las iglesias tradicionales (1) pero también está dejando las iglesias evangélicas, carismáticas y pentecostales. Estas son las iglesias que han crecido mucho tanto en Nueva Zelanda como en el extranjero. Aquellas iglesias que enfatizan la enseñanza de la Biblia, la adoración vibrante y más oportunidades para participar. han atraído a muchos jóvenes conversos y también a aquellos que están desilusionados con las iglesias tradicionales.
Sin embargo, estas iglesias en expansión también tienen una "puerta trasera" o "puerta pequeña". ¿Cuántos escapan por esta puerta? Todos tienen su propia idea, pero estudios como el realizado por Elaine Bolitho en las iglesias bautistas de Nueva Zelanda han arrojado información sobre estas iglesias supuestamente "en expansión" y el número de personas que pasan por esta puerta.
Bolitho ha estudiado la evolución de la membresía en las iglesias bautistas (2). Encontró que entre 1989 y 1996 la membresía de las iglesias bautistas en Nueva Zelanda experimentó una pequeña disminución (de 23.601 a 23.031 miembros). Sin embargo, durante este período más de 11.000 miembros ingresaron a las iglesias bautistas. Teniendo en cuenta el número de los que murieron, y el número de los que entraron, dedujo que las iglesias bautistas "perdieron". un total de 10.118 miembros durante el mismo período.
El resultado de estos siete años, una pérdida de 570 afiliados, representa la salida del 108% de los recién llegados. Por cada 108 nuevos miembros de las iglesias bautistas en Nueva Zelanda, ha habido XNUMX partidas. Estas salidas no cuentan las muertes ni las salidas a otra iglesia bautista.
Esto representa un aumento sustancial de las salidas por la puerta trasera en comparación con períodos anteriores, entre 1948 y 1988, para los que Bolitho proporcionó cifras comparativas (3).
Las cifras de las iglesias pentecostales también muestran un gran número de miembros que se van. Las cifras de la Iglesia Apostólica de Nueva Zelanda, por ejemplo, muestran un crecimiento reciente, pero el análisis de las cifras revela una tasa de salida por la puerta trasera de alrededor del 10% anual (4). Si los resultados de Bolitho y los de la Iglesia Apostólica también son válidos para otras agrupaciones de iglesias evangélicas, carismáticas y pentecostales, eso indicaría un número bastante grande de salidas (y quizás incluso esas salidas serían en números cada vez mayores) para estas iglesias también. .

Mito # 2: Las personas que se van son adultos jóvenes en las afueras de nuestras iglesias o que no han estado allí por mucho tiempo.

BPor supuesto, algunos de los que se van están en esta categoría, pero no son los únicos que se van. En la investigación que hice, basada en 108 entrevistas con miembros que dejaron una iglesia en Nueva Zelanda, encontré que aquellos que abandonan las iglesias pentecostales y las iglesias carismáticas son de mediana edad (el 70% tiene entre 35 y 45 años) y estaban involucrados en sus respectivas iglesias como adultos (mayores de 18) durante un promedio de 15,8 años. Aunque hay otro tipo de personas que se van, esta es una categoría que pocas personas consideran.

Mito n. ° 3: es menos probable que las personas con hijos abandonen la iglesia

En 1990 (5), la revista Newsweek publicó un artículo titulado "Y los niños los guiarán: los jóvenes estadounidenses regresan a Dios". El artículo sugirió que las personas criadas en la iglesia que se fueron durante la turbulenta década de 60 probablemente regresarían a la iglesia cuando se convirtieran en padres.
Así lo afirma también el estudio de Roof (6) en el que afirma "sin lugar a dudas, las razones más citadas (por las personas que vuelven a la iglesia)) están relacionadas con la vida familiar. La influencia del esposo o la esposa y la preocupación por la armonía en la familia son factores importantes, pero mucho más importante es la religión de la infancia. La presencia de niños pequeños y en edad escolar, y el sentimiento de responsabilidad parental hacia ellos, impulsa a los padres a regresar a la iglesia. "(7)
Entendemos que los niños traen a sus padres de regreso a la iglesia o los mantienen en nuestras iglesias, pero esta suposición se ve desafiada por las decisiones de las personas que entrevisté. El 80% de ellos eran responsables de los niños, pero decidieron dejar su iglesia de todos modos, con la consecuencia inevitable de que sus hijos se fueran.
Los líderes jóvenes sugirieron que el grupo de mediana edad era el grupo más importante para mantener el interés y la participación de los niños en la iglesia (8). Las quejas de los niños, sumadas al profundo descontento de sus padres, pueden inclinar la balanza y provocar la partida de toda la familia.

Mito n. ° 4: si mamá y papá van a la iglesia, sus hijos también crecerán

SSi mamá y papá van a la iglesia, sus hijos también aprenderán este hábito a medida que crezcan (9). En general, se cree que las creencias y prácticas infantiles influyen fuertemente en las actitudes de los adultos. Si bien esta influencia puede afectar el contenido de creencias, valores y fe futuros, investigaciones recientes han comenzado a cuestionar hasta qué punto el deseo de asistir a la iglesia y participar en actividades depende de los hábitos de la niñez.
Un estudio estadounidense de un grupo de quinientos adultos presbiterianos de entre 33 y 42 años encontró que la influencia de las relaciones positivas entre padres e hijos era muy débil. El estudio concluyó que "la influencia del aprendizaje social temprano fue menor en nuestros datos que en la mayoría de las investigaciones realizadas en el pasado, y es probable que nuestra muestra consistiera en un grupo de adultos de al menos 33 años, mientras que la investigación anterior se centró en sobre los jóvenes de la escuela secundaria o la universidad. "
 Los efectos del aprendizaje social de la infancia y la adolescencia parecen disolverse bajo la presión de influencias posteriores. " 
Otro estudio apoya esta idea (10), habiendo encontrado que el cónyuge se vuelve más importante que la educación religiosa desde la niñez.
En mi propia investigación (aunque es cualitativa y se basa en una muestra bastante pequeña), no hay indicios de diferencias importantes entre la fe de aquellos que han tenido una experiencia de fe.una infancia con una fuerte participación en la iglesia, y que de los que vivían en una familia cristiana de apellido o incluso de los que no tienen un trasfondo cristiano.
De los entrevistados, casi el 28% (11) tenían una fe muy fuerte cuando eran niños (asistieron a programas dirigidos por la iglesia para niños o adultos jóvenes y se sintieron alentados por la participación de sus padres en su iglesia). Otro 40% tenía antecedentes como cristianos nominales (podían asistir a programas para niños o jóvenes, pero la asistencia y participación de sus padres en la iglesia no los animaba)). Finalmente, el 30% de las salidas que entrevisté no tenían antecedentes religiosos en su infancia o adolescencia.

Mito n. ° 5: las personas que se van no estaban comprometidas

CNinguna de las 108 personas que entrevisté estaban involucradas en su fe cristiana y en su iglesia local cuando eran adultos. Para algunos, fue una continuación de un compromiso anterior, mientras que para otros, fue una resolución hecha en la edad adulta.
94 % de ceux que j'??ai interrogés avaient aussi joué un rôle important dans l??'encadrement de leur église et 40 % d??entre eux avaient pour une durée d'??un an ou plus, soit travaillé à plein temps dans un ministère de l'??église locale, d??ans un groupe para-éclésial de soutien aux églises ou pour une organisation missionnaire à l'??étranger, soit étudié dans une institution théologique – ??certains avaient fait los dos.

Mito # 6: Aquellos que van no tienen un fundamento firme en la fe

CEste hecho también es difícil de demostrar porque no es posible saber con certeza si las personas que he conocido son representativas de los que abandonan las iglesias. Las personas que entrevisté han estado en sus iglesias durante un promedio de 15,8 años.
El 94% tenía una posición de liderazgo en la iglesia y el 40% trabajó a tiempo completo en el ministerio cristiano durante al menos un año. Un tercio de los entrevistados había recibido formación teológica. Además de esto, la mayoría ha testificado de la obra de Dios en sus vidas a través de experiencias claras y vívidas.

Mito # 7: Se han ido debido a la creciente presión de la vida moderna

BMuchos líderes de la iglesia argumentan que la gente está mucho más ocupada en estos días (horas de trabajo por un lado y mujeres yendo a trabajar por el otro), y que tienen una gran variedad de actividades de ocio (deportes de domingo, compras, televisión y el restaurante y industria de la barra).
Las personas que entrevisté admitieron que sus estilos de vida habían cambiado mucho y algunos mencionaron esto como un factor que pudo haber contribuido a su decisión, pero ninguno dijo que fue el ritmo de vida, o la falta de tiempo, lo que fue el factor principal en su decisión. dejar.
Los factores subyacentes fueron mucho más importantes que la cuestión de la falta de tiempo para participar en las actividades de la iglesia. De hecho, muchos de los que se han ido han reemplazado su tiempo en la iglesia con otros compromisos relacionados con su fe.

Mito # 8: Se fueron debido a discusiones con sus líderes espirituales

Po un pequeño porcentaje de aquellos con quienes hablé, las principales razones de su deserción tuvieron que ver con la dirección o visión de su iglesia, o desacuerdos con sus líderes. Muy raramente, la razón para irse fue única. La mayoría de la gente ha citado una serie de decepciones, desacuerdos con los líderes durante un período prolongado de su vida.
Para la gran mayoría, esos desacuerdos fueron solo puntos menores en su decisión de irse. Para muchos, esto fue solo el punto final de un proceso de partida que había durado meses, si no años.

Mito # 9: Volverán

LLos entrevistados insistieron en que no regresarían al tipo de iglesia que habían dejado. En algunos casos, he podido mantenerme en contacto con estas personas y, hasta ahora, la gran mayoría no ha regresado.
Algunos comienzan a asistir a un grupo de iglesia diferente de vez en cuando al que dejaron.
Incluso cuando algunos regresan a otra iglesia pentecostal evangélica o comunidad carismática, tienden a permanecer en la periferia y ya no se involucran en los roles de responsabilidad que alguna vez tuvieron. A menudo hay otra razón para su regreso; por ejemplo, la iglesia tiene un grupo de jóvenes dinámico para sus adolescentes.

Mito # 10: se han descarriado y han abandonado la fe

EAl comenzar mi estudio, esperaba encontrar que la fe de aquellos que ya no asisten a la iglesia se habría debilitado y, al final, la mayoría se alejaría de ella. Fe cristiana. Este no fue el caso de la mayoría de las personas a las que iba a entrevistar.
De hecho, aunque estas personas ya no tenían ninguna intención de regresar a la iglesia que habían dejado, también estaban firmes en su resolución de continuar su camino cristiano. Es esta paradoja la que quiero presentar en la edición de junio / julio de la revista Réalités.

Bibliografía y notas

(1) Por "tradicional" me refiero a las cuatro grandes denominaciones: anglicana, presbiteriana, metodista y católica. Los números mostraron un constante retiro de miembros de estas iglesias.
(2) ¿Cuáles son menores que los números de las iglesias bautistas porque solo representan a personas que han sido bautizadas o que han sido transferidas de otra iglesia, que han elegido convertirse en miembros de la iglesia?
(3) Bolitho, EE (1997) A Hole in the Bucket. Seminario de líderes de la Iglesia Bautista en Auckland, Waikato y Bay, octubre de 1997 (Auckland).
(4) Taylor L. 1997 “Crecimiento de la denominación” en Patrick B. ed) New Vision New Zealand Vol II, Auckland, Vision New Zealand. pág. 69.
(5) 17 de diciembre.
(6) WC Roof: Una generación de buscadores: El viaje espiritual de la generación Baby Boom (Una generación de buscadores: Los viajes espirituales de la generación Baby Boom), San Francisco Harper, 1993, p 246.
(7) Esto también fue respaldado por otros estudios y predicciones, por ejemplo, Hoge, RD; Johnson, B.; Luidens, DA (1993) Determinantes de la participación en la iglesia de adultos jóvenes que crecieron en iglesias presbiterianas, Revista para el Estudio Científico de la Religión: Vol 32 No 3, p 242-255.
(8) El informe de la Iglesia Presbiteriana titulado "Cómo mantener a sus hombres jóvenes y atraerlos" de 1998 establece que entre los jóvenes entrevistados para este informe que dejaron la iglesia, "La mayoría ha dejado de trabajar. Actividades de la iglesia (escuela dominical, clubes, etc.) ) antes o durante los trece años. pág 31.
(9) Una interpretación común de Proverbios 22: 6: "Enséñale a tu hijo el camino que debe seguir y cuando crezca no se apartará de él. " 
(10) Willits, FK & Crider, DM (1989) Creencias religiosas tradicionales en adolescentes y adultos jóvenes: una encuesta (Asistencia a la iglesia y creencias religiosas tradicionales en la adolescencia y la edad adulta joven: un estudio de panel), Revisión de la investigación religiosa. Vol 31, No 1, p 68-81.
(11) Estos porcentajes están redondeados.

Fuente: revista Reality

Nicolás Ciarapica
Encuentra otro contenido de Nicolas en su canal de Youtube

Las opiniones y posiciones de contribuyentesInfo Chrétienne no comprometa ni represente la línea editorial o de redacción deInfo Chrétienne. Info Chrétienne apoya la libertad de expresión, conciencia y opinión.

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.