Dos nuevos límites planetarios cruzados en 2022: ¿De qué estamos hablando?

En los últimos meses, se han anunciado cruces de dos límites planetarios en los medios de comunicación a raíz de publicaciones científicas. La de contaminantes quimicos, el pasado mes de enero, luego el de ciclo del agua dulce, en mayo. Por inquietantes que sean, estos anuncios no llegaron a los titulares. Quizás en parte porque esta noción sigue siendo desconocida: ¿qué entendemos por límite planetario?

El concepto, definido por un equipo internacional de 26 investigadores y publicado en 2009 en revistas científicas Naturaleza et Ecologia y sociedad, pretende establecer umbrales a escala global que la humanidad no debe superar para seguir viviendo en condiciones favorables y preservar un ecosistema seguro, es decir, una cierta estabilidad del planeta. El Holoceno se usa a menudo como punto de comparación porque este período, que se remonta a 11 años, parece ser bastante estable desde el punto de vista climático.

Exceder los límites planetarios podría conducir a cambios abruptos, no lineales y difíciles de predecir en los humanos y su entorno, comprometiendo así la capacidad de nuestro planeta. permanecer en condiciones similares al Holoceno.

Límites ya cruzados

En la actualidad, parece que ya se han traspasado ciertos límites: a saber, el cambio climático, la integridad de la biosfera (biodiversidad), la interrupción de los ciclos bioquímicos del nitrógeno y el fósforo, los cambios en el uso del suelo y la introducción de nuevas entidades en el medio ambiente.

Algunos fenómenos aún no han alcanzado este umbral alarmante –lo que no impide que los procesos estén en marcha: es el caso de la acidificación de los océanos, el agotamiento de la capa de ozono estratosférico y el aumento de aerosoles en la atmósfera.

El noveno y último límite, el ciclo del agua, fue objeto de un estudio reciente que arroja nueva luz al dividir el agua dulce en agua verde y agua azul.

Todas estas nociones relativas al medio ambiente están vinculadas, interconectadas, los procesos regulatorios interactúan y la perturbación de uno afecta la regulación y/o la resiliencia de los demás. Una forma muy interactiva y accesible de percibir estas nociones es participar en un taller de la Fresque du Climat, un juego creado por Cédric Ringenbach.

Se excedió el límite planetario 6ᵉ.
Figura dibujada por Azote para el Centro de Resiliencia de Estocolmo, basada en el análisis de Persson et al. 2022 y Steffen et al. 2015

Nuevos datos sobre contaminación química

El primer estudio, publicado el 18 de enero en la revista científica Ciencia y Tecnología del Medio Ambiente, proviene de científicos del Centro de Resiliencia de Estocolmo (SRC) y presenta datos sobre la contaminación química. Este último designa cualquier entidad emitida durante los vertidos de productos químicos de origen industrial y/o doméstico. Puede resultar, por ejemplo, del uso de pesticidas, detergentes o incluso metales pesados. A veces, también se genera durante accidentes ocasionales (industriales, derrames de petróleo, etc.). Estos contaminantes, al acumularse en el medio ambiente y/o formar subproductos de degradación, pueden presentar un riesgo para la salud humana y el medio ambiente.

Recogiendo basura en una playa de Sri Lanka, en 2020.
Lakruwan Wanniarachchi/AFP

Por supuesto, los plásticos, cuyo uso explotó antes de una conciencia relativamente reciente, generan contaminación para la fauna y la flora cuando se liberan al medio ambiente (microplásticos y formación del "7ᵉ continente"

Este estudio es la primera evaluación publicada de los límites planetarios relacionados con "nuevas entidades". Los investigadores concluyen que ahora se ha traspasado el límite, lo que aumenta los riesgos para la estabilidad del sistema terrestre. Se necesita una mejor gestión de riesgos, reducción de la producción y liberación de contaminantes, y rápidamente, para volver a la zona segura.

El papel crucial del agua verde

El segundo estudio publicado en Reseñas de naturaleza Tierra y medio ambiente el pasado 26 de abril, se centra en una nueva evaluación realizada por investigadores del Centro de Resiliencia de Estocolmo junto con otros científicos de todo el mundo sobre el agua verde.

Destacan que el agua dulce evaluada hasta entonces se refería esencialmente al agua azul, es decir, agua de ríos, lagos y aguas subterráneas (40% de la masa total de precipitación).

El agua verde se almacena en el suelo y la biomasa, se evapora o se absorbe y evapotranspira por las plantas. Regresa directamente a la atmósfera y representa 60% de la masa total de precipitación.

Sin embargo, los investigadores creen que el papel del agua verde no ha sido suficientemente tenido en cuenta en estudios previos, a pesar de su importancia capital: contribuye a asegurar la resiliencia de la biosfera, preservando los sumideros de carbono y regulando la circulación atmosférica.

Esta vista aérea muestra la tierra agrietada del lecho seco del río Doubs, el 15 de septiembre de 2020, en Villers-le-Lac, en el este de Francia. Debido a la sequía en la región, el río ha alcanzado uno de sus niveles más bajos en más de un siglo.
Sébastien Bozón/AFP

Así, si nos atenemos a la definición actual de los límites planetarios, la deforestación que deteriora el funcionamiento del agua verde en favor de una mayor disponibilidad de agua azul no participa de la transgresión de las fronteras - actualmente basadas en el agua azul. Esta contribución de agua verde en realidad debe tenerse en cuenta.

Ejemplos concretos incluyen la pérdida de humedad del bosque debido al cambio climático y la deforestación; cada vez es más común descubrir suelos anormalmente húmedos o secos.

Construyendo otro modelo económico

Para mantener la posibilidad de permanecer en condiciones favorables a la vida tal como la conocemos hoy, es urgente actuar sobre el aumento del uso del agua, la deforestación, la degradación de la tierra, la erosión del suelo, la contaminación atmosférica y, en general, el cambio climático. Cruzar estos límites compromete gradualmente la resiliencia de la Tierra.

Poco a poco van surgiendo esperanzas y sobre todo acciones concretas: una conciencia colectiva que va tomando forma y una educación en el respeto por el medio ambiente desde edades tempranas para frenar la tendencia. En Francia, colectivos como el Proyecto de turno buscan arrojar luz e incidir en el debate sobre la transición energética.

Producen informes, conducen conferencias y talleres, con el fin de apoyar los temas climáticos y forzar la acción, para construir otro modelo económico, descarbonizado y para demostrar científicamente que existen alternativas, si nos abrimos al cambio.

melanie mignot, Docente e investigadora en química en el laboratorio COBRA, INSA Rouen Normandía

Este artículo ha sido publicado de nuevo. La conversación bajo licencia Creative Commons. Lee elarticulo original.

Crédito de la imagen: Shutterstock.com / PARALAXIS

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.