El porte de armas en Estados Unidos, entre el derecho y el deber

En una escuela (Uvalde), un instituto (Columbine), una universidad (Virginia Tech)… Pero también en un cine de Colorado, en el metro de Nueva York y hasta en una base militar de Texas: los asesinatos con armas de fuego han sido produciendo en cualquier lugar y en cualquier momento en los Estados Unidos durante los últimos 2021 años. Por qué ? En XNUMX, los psiquiatras realizaron un estudio que vino a confirmar un diagnóstico extremadamente común "¡Estos asesinos están completamente enfermos!" Son, en efecto, y más precisamente: esquizofrénicos, bipolares, límite, etc. Enfermo y sin tratamiento. Enfermo y armado.

Cada asesinato entonces hace dos preguntas. El primero, muy complejo, es el del acceso de los estadounidenses a la atención psiquiátrica, en particular a los dispositivos de detección. El segundo, ahora bien conocido por el público en general, es el de la ubicuidad de las armas de fuego en los Estados Unidos. Y damos como explicación la segunda enmienda a la constitución de los estados unidos, que garantiza, o garantizaría, a todos el derecho a portar un arma de fuego, una enmienda defendida por el poderoso lobby de la NRA, la Asociación Nacional del Rifle, que impide en la práctica que cualquiera pueda legislar para evitar más matanzas. Así que nada cambia.

Amor estadounidense por las armas

Como lo resume muy bien André Kaspi en su libro sobre la cultura de las armas en los Estados Unidos :

“El ciclo parece inmutable: asesinatos, emoción generalizada, fuerte demanda de cambio legislativo, inacción del Congreso. »

Aunque esta vez republicanos y demócratas consiguieran finalmente llegar a un acuerdo, las nuevas medidas previstas (que prevén, entre otras cosas, la controles más estrictos para personas de 18 a 21 años) resolvería sólo un tercio del problema, según los cálculos de New York Times.

Sin embargo, un lobby tan poderoso como el ANR no debe su peso al azar. Los estadounidenses aman las armas de fuego como los franceses aman el vino: les interesa su producción, sus particularidades y les gusta usarlas. Cada arma tiene pues su terruño. Recordemos que en la primavera de 2020, durante el confinamiento, los comerciantes de vinos permanecieron abiertos en Francia, mientras que en Estados Unidos, es el armerías que se consideraban "negocios de primera necesidad".

Un estudio reciente de los muy serios Pew Research Center cuéntanos más sobre esto amor americano por las armas. En primer lugar, es mucho menos incondicional de lo que a uno le gustaría creer. En segundo lugar, la cuestión del porte de armas está hoy extremadamente politizada. Pongamos como ejemplo las afirmaciones del célebre cronista de Fox News Tucker Carlson para quien, luego de la masacre de Uvalde y antes de las próximas elecciones intermedias, El objetivo de Joe Biden sería desarmar a todos los que no votaron por él ! En un panorama político extremadamente polarizado, estas controversias incesantes impiden cualquier debate, cualquier consenso, cualquier solución.

¿Podría entonces la historia proporcionar esta solución? Ciertamente no, porque como siempre, es tortuoso y sujeto a interpretaciones divergentes. Y no puede ser sustituida por el trabajo del legislador. Por otro lado, puede proporcionarle elementos de reflexión.

Batallas legales, debates académicos

En cualquier caso, la historia ya está presente en los debates.

En 2008, la Corte Suprema de los Estados Unidos tuvo que fallar en el caso Distrito de Columbia v. Heller, cuyo resultado determina hoy la legislación sobre portación de armas en todo el país. A primera vista, este caso era simple: un policía residente en la capital estadounidense presentó una denuncia contra las autoridades que lo obligaron a dejar su arma de fuego en el vestuario después de su turno, la posesión de un arma en el hogar está prohibida en Washington. En realidad, el golpe, muy bien preparado, involucró a un hombre común y corriente al que le gustan las armas porque las vio en la televisión y un think tank conservador muy poderoso y dispuesto a defenderlo, el Instituto CATO. todo esto es dicho por el mismo Sr. Heller! pero volvamos a juicio del Tribunal Supremo. Como explicó el juez conservador Antonin Scalia:

“No hay duda de que, a partir de los textos y de la historia, la Segunda Enmienda otorga a un individuo el derecho a poseer y portar armas. »

¿Qué historia sería? De la historia de Inglaterra en primer lugar, y más precisamente de la de la segunda revolución inglesa (1689), que terminó con la adopción de una Declaración de Derechos (en inglés Declaración de Derechos) proclamando, entre otras cosas, que "los súbditos protestantes podrán tener, para su defensa, armas conforme a su condición y permitidas por la ley".

La historia a menudo está presente en los tribunales federales de EE. UU.; los historiadores también pueden presentarlo escribiendo memorias deamicus curiae (“amigos de la corte”), en los que ponen sus conocimientos al servicio de la justicia, o más exactamente, al servicio de una de las partes involucradas. En el caso Heller, un reconocido historiador del derecho sustenta la tesis que iba a ser retomada por el juez Scalia. En un memorias de unas cuarenta paginas, Joyce Lee Malcolm afirma que el derecho a poseer y portar un arma de fuego en todas las circunstancias es de hecho un derecho inglés, un derecho individual.

Por el contrario, una docena de otros constitucionalistas e historiadores igualmente renombrados argumentan que el el derecho a portar armas es un derecho colectivo, que sólo puede ejercerse legalmente en el marco de una milicia estatal, milicia cuya misma existencia es facultativa según ellos.

El triunfo de las armas en Estados Unidos (L'Effet Papillon, 5 de agosto de 2021).

Portar un arma: ¿derecho o deber?

¿Derecho individual o derecho colectivo? ¿A quién creer? Sorprende el argumento de que el derecho a portar armas es un derecho individual e inalienable por ser inglés. Resiste mal la prueba de la historia estadounidense, que comienza con una revolución que deroga felizmente las leyes de Su Majestad.

Además, en el siglo XVIIe y XVIIIe siglos, este derecho inglés estaba estrictamente enmarcado: era individual sólo para los miembros de una élite agraria, los únicos autorizados a poseer un arma para cazar. En cuanto a las milicias inglesas, sus miembros eran elegidos, entrenados y armados por esta misma élite agraria que cazaba para su placer. Por lo tanto, las armas de estos milicianos podían quedarse con su proveedor o confiarse individualmente a quienes tenían que aprender a manejarlas. Pero defender la Corona era más un deber que un derecho.

Pero en las colonias inglesas de América del Norte, los futuros Estados Unidos de América, esta relación entre deber y derecho se hizo más compleja. Por qué ? Hay que tener en cuenta las circunstancias particulares en las que se encontraban estos colonos: la necesidad de cazar para sobrevivir, la necesidad de poder defenderse, la lejanía de Londres... El deber de defender a los demás se confundía entonces con la derecho individual a poseer un arma de fuego. Surgió así una suerte de “deber-derecho” ambiguo para nosotros hoy pero perfectamente coherente en el espíritu del legislador de la época. Por lo tanto, cada colonia aprobó leyes que estipulaban que los hombres blancos y libres, generalmente entre las edades de 16 y 60 años, debían servir en la milicia local. con sus propias armas y sus propias municiones. Muy temprano en su historia, los estadounidenses estaban armados tanto por obligación como por necesidad.

La Guerra de Independencia de los Estados Unidos tuvo el efecto de inclinar la balanza muy levemente a favor de la obligación. Tomemos a Virginia por ejemplo: en su Declaración de Derechos de 1776, se afirma en el artículo 13:

“Una milicia bien ordenada, compuesta por todo el pueblo entrenado en las armas, es la defensa adecuada, natural y segura de un estado libre. »

“Batalla del Palacio de Justicia de Guilford, 15 de marzo de 1781”.
H.Charles McBarron

Obtenida la independencia, los americanos en 1787 se equiparon con un nueva constitución que subordinó, al menos en teoría, los trece estados federados a un nuevo estado federal unificado. Los debates para la ratificación de esta nueva Constitución nos indican que la balanza ahora se inclinó del lado de la derecha: Pensilvania, New Hampshire y Massachusetts propusieron enmendar la Constitución para incluir en ella el reconocimiento de un derecho individual a poseer armas.

Sus esfuerzos inmediatos fueron en vano, pero en 1791 los estadounidenses, ya sea que estuvieran o no a favor de la nueva Constitución, se reconciliaron al aprobar una serie de enmiendas llamadas "Declaración de Derechos". Declaración de derechos de los Estados Unidos), para reconocer entre otras cosas, este “deber-derecho” de poseer armas transcrito en la segunda enmienda.

En 1803, St George Tucker, el editor del primer libro de texto de derecho estadounidense, observó que en Inglaterra el mero hecho de estar armado podía ser considerado como un acto de guerra en contra de uno, mientras que en los Estados Unidos, el derecho a portar un arma siendo reconocida por la Constitución, y nadie soñaría con salir de casa sin una pistola o un mosquete. El derecho a portar armas se había convertido en un rasgo distintivo de la identidad estadounidense.

¿Qué significa hoy la Segunda Enmienda? ¿Sigue siendo un medio eficaz para garantizar la seguridad de un estado libre? ¿Se inclinaría demasiado la balanza del lado del derecho, en detrimento del deber? Depende de los estadounidenses y sus representantes responder a estas preguntas. La historia solo puede proporcionarles alimento para el pensamiento.

Ghislain Potriquet, Profesor de Estudios Americanos, Universidad de Estrasburgo

Este artículo ha sido publicado de nuevo. La conversación bajo licencia Creative Commons. Lee elarticulo original.

Crédito de la imagen: Shutterstock.com/WKanadpon

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.