En Indonesia, un Islam cada vez más radical [OPINIÓN]

La multiplicación de los encarcelamientos por "blasfemia" ensombrece la reputación del archipiélago como musulmán moderado. Bajo la influencia del wahabismo importado de la Península Arábiga, los musulmanes (85% de los indonesios) se están radicalizando. " ¡El mundo necesita saber! implora, desde su celda, Appolinaris Darmawan. Este septuagenario cumple una condena de 5 años por "incitación al odio". En cuestión, videos compartidos en YouTube, en los que cuestiona el islam, la religión en la que nació y de la que se retractó.

Autor, especialista en historia de Indonesia, Appolinaris Darmawan utilizó su erudición para dirigirse a la Corte durante su juicio. En el estrado, recordó que la Constitución de Indonesia reconoce la libertad de expresión y que por tanto su detención fue injustificada. El hecho de que los musulmanes se sientan ofendidos por mis palabras no es suficiente para encarcelarme, suplicó, siendo la ofensa subjetiva y fuera de la ley. El hombre no se deja engañar. Sabe que los jueces están bajo la presión de los extremistas religiosos. También sabe que este problema ya existía bajo Sukarno, el primer presidente de la República de Indonesia, al que dedicó un libro. Sukarno, aunque musulmán, temía que su país se convirtiera en una República Islámica. En 1945, se opuso particularmente a una cláusula de la Constitución que estipulaba que el presidente debía ser necesariamente musulmán ya que la sharia sirviera como base legal del país.

En Indonesia, la enseñanza de Mahoma no vino de la conquista, sino del comercio. Y si es necesario relativizar la idea de un archipiélago indonesio abierto a todas las religiones, sí existe una tradición de tolerancia a la diversidad, testimonia el padre Paul Billaud, de las Misiones Extranjeras de París. Reside en Bandar Lampung, en el extremo sur de la gran isla de Sumatra. Gracias a su experiencia de 40 años en el archipiélago, el misionero observa los cambios que se están produciendo. “Ya no existe el respeto por otras comunidades religiosas que existía cuando llegué”, lamenta. Las prácticas de Arabia Saudita se están generalizando, en detrimento de las tradiciones locales. Por ejemplo, los javaneses ya no usan pareos, sino vestidos largos de tela y velos de inspiración árabe. De manera similar, ahora se alienta la poligamia, que estaba prohibida para los funcionarios indonesios. Los “bancos islámicos” están surgiendo en el país, como hongos. Se ejerce presión sobre los restaurantes para que detengan sus actividades durante el Ramadán.

Las redes sociales han dado un impulso fantástico al discurso salafista en Internet. Algunos tienen millones de visitas en YouTube. Entre los predicadores exitosos, Muhammad Yahya Waloni se destacó con un juego de palabras de que los cristianos "los católicos, como los protestantes, son para Satanás". Otro, Ustad Abdul Somad, afirma que "la cruz es demoníaca" y que los musulmanes que mueren en hospitales cristianos con este cartel "van directo al infierno".

Los predicadores cristianos han respondido publicando videos que a su vez critican a los predicadores salafistas, lo que está ayudando a tensar las relaciones entre las comunidades religiosas. A menudo son repudiados por sus iglesias, que prefieren preservar la paz social a toda costa. Y por lo tanto se encuentran en primera línea y aislados frente a la venganza de los extremistas.

El caso más elocuente es el de Muhammad Kacé, ex imán, convertido al cristianismo (foto durante su juicio). Su rostro hinchado apareció en los titulares de los periódicos indonesios en septiembre de 2021. Detenido por uno de sus videos, en el que denunciaba la enseñanza religiosa impartida en las escuelas coránicas, fue torturado de manera indescriptible por otros prisioneros que misteriosamente accedieron a su celda. En marzo de 2022, Muhammad Kacé, aunque parecía muy débil al mando, presentó una defensa coherente. En particular, subrayó que sus declaraciones no contenían ninguna incitación al odio y que su detención representaba una violación a la libertad de expresión. Diabético, privado de tratamiento durante meses, se desmayó dos veces durante las sesiones del tribunal. Su súplica fue interrumpida por extremistas musulmanes que cantaban afuera, con la melodía de una canción infantil: "¡Cuelga, cuelga, cuelga Kacé!" ". Fue condenado a 10 años de prisión por “incitación al odio”.

Sin embargo, no hay un llamado a la violencia en los cerca de 400 videos que ha colgado, sino un llamado a la vigilancia que resume en las palabras salam sadar : "Saluda la conciencia". ¡Es un grito para despertar a Indonesia para que tome conciencia del peligro de un Islam extranjero que está en proceso de asfixiarla!

Sylvain Dorient

fuente: AED

Este artículo se publicó en Selección del día.

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.