La adhesión a la OTAN de Finlandia y Suecia, una carrera de obstáculos… [OPINIÓN]

Finlandia y Suecia presentaron sus solicitudes para unirse a la OTAN el 18 de mayo. Es su respuesta a la inquietud que despierta en sus poblaciones la guerra de Rusia contra Ucrania. Los finlandeses ya no creen que su neutralidad les proteja del vecino ruso con el que comparten una frontera de 1 kilómetros. Suecia está más lejos, pero sus parlamentarios, como los de Finlandia, están mayoritariamente a favor de esta adhesión. Como era de esperar, Francia y Alemania ya han expresado públicamente su apoyo a esta iniciativa, así como el Secretario General de la Alianza Atlántica.

Todo el mapa geopolítico del norte de Europa se volvería a dibujar a riesgo de contrariar aún más a Moscú. El mes pasado, Vladimir Putin amenazó con tomar represalias por el suministro de armas a Ucrania con despliegues de infantería y sistemas antiaéreos en el noroeste de Rusia, y fuerzas navales en el golfo de Finlandia, o peor aún, con atomizar las principales capitales europeas desde el enclave de Kaliningrado con el misil Sarmat. Frente a estas amenazas, la primera reacción del presidente ruso ante la posible entrada de Finlandia y Suecia en la Alianza Atlántica parece moderada: “Tal ampliación de la OTAN no constituye una amenaza inmediata”, dijo y declaró el 16 de mayo. , "pero el despliegue de infraestructura militar en los territorios de estos países, por supuesto, conducirá a una respuesta". Esto vino el 20 de mayo del Ministro de Defensa ruso: anunció la creación a finales de año de doce nuevas bases militares en el oeste del país para hacer frente a "el crecimiento de amenazas soldados en las fronteras rusas". Esto es admitir a medias que la ofensiva contra Ucrania conduce al resultado contrario al que se pretendía.

En Finlandia y Suecia, la ola de entusiasmo suscitada por esta solicitud de ingreso en la Alianza Atlántica apenas había amainado cuando la gente se preguntó sobre sus condiciones. Muchos están preocupados por la posible presencia de tropas de la OTAN y armas nucleares en su suelo. Las negociaciones deberán establecer el nivel de contribución de sus países a la Alianza Atlántica antes de la cumbre de la OTAN que se celebrará en Madrid los días 29 y 30 de junio. Un informe preliminar finlandés, destinado a los eurodiputados, ya ha advertido que “la adhesión no obligaría a Finlandia a aceptar armas nucleares, bases permanentes o tropas en su territorio”.

Pero otro obstáculo, este insalvable, podría provenir del veto de uno de los treinta estados miembros de la OTAN cuya unanimidad es necesaria para cualquier nuevo ingreso. El mes pasado, el presidente croata, Zoran Milanovic, dijo que se oponía a la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN, siempre que no se modificara la ley electoral en Bosnia-Herzegovina en beneficio de las minorías croatas. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, que ya está bloqueando el embargo sobre el petróleo ruso (Hungría importa el 85% de su gas y el 65% de su petróleo de Rusia) también podría vetar la entrada de los dos países en la 'OTAN'. Pero la oposición más categórica proviene de Turquía: el 13 de mayo, el presidente turco Erdogan declaró que la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN sería “un error”. “No cederemos en la pertenencia a la OTAN de quienes aplican sanciones contra Turquía”, superó Recep Tayyip Erdogan, el lunes 16 de mayo, después de que no se hubiera realizado una reunión el 14 de mayo en Berlín entre los ministros turco, sueco y finlandés del Ministerio de Asuntos Exteriores. es posible desbloquear la situación. Erdogan acusa a Estocolmo y Helsinki "de dar cobijo a terroristas" del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) y de las YPG (Unidades de Protección del Pueblo), el brazo armado del Partido Unión Democrática Kurdo en Siria. “Los países escandinavos, desafortunadamente, son casi como casas de huéspedes para organizaciones terroristas”, agregó Erdogan. En particular, critica a Suecia por no dar seguimiento a las solicitudes de extradición de una treintena de presuntos terroristas, y a los dos países nórdicos por tener congeladas las exportaciones de armas a Turquía desde 2019, en represalia por la operación turca en el norte de Siria. Pasando de las declaraciones a la acción, Erdogan bloqueó, el miércoles 18 de mayo, una votación de procedimiento sobre la solicitud de ingreso de Finlandia y Suecia, durante una primera reunión de los embajadores de los 30 países miembros de la OTAN. No obstante, continúan las negociaciones dentro del Atlantic Council para tratar de superar la oposición de Turquía. Si no lo consiguen antes de la próxima cumbre de la OTAN en Madrid, a finales de junio, cabría esperar que el presidente turco aproveche la oportunidad para poner “los pies en el plato” para consolidar la “seguridad nacional”. de pavo.

Felipe Oswald

fuente: La Croix

Este artículo se publicó en Selección del día.

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.