Sin piloto, la ENA se instala en la Francia rural [OPINIÓN]

En pleno verano, una experiencia discreta, lejos de las ciudades, se presenta como primicia mundial. Tiene lugar al sur de Tours entre Châteauroux y Châtellerault, en Brenne, un parque natural conocido por sus miles de estanques. Desde mediados de julio, una especie de Google Car de los campos sirve a cuatro pueblos del Indre con sonidos pintorescos: Mézières-en-Brenne y Martizay, vía Paulnay y Azay-le-Ferron. El enlace recorre 17 km en 36 minutos ida y vuelta, con cuatro o cinco viajes por día. Este servicio gratuito para los usuarios afecta a seis habitantes por km2, diez veces menos que a escala nacional. Dura hasta el 31 de diciembre.

La experiencia es parte del programa. Experimentos de transbordadores autónomos (TIENE). Moviliza una decena de laboratorios, empresas y servicios gubernamentales bajo los auspicios de la Universidad Gustave Eiffel de Lyon. Su importe es de casi 800 euros, la mitad invertidos por la Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión de la Energía (Ademe). El vehículo es ensamblado por la empresa francesa Milla, con sede en Meudon (Hauts-de-Seine). Esta start-up ya suministra a la SNCF las lanzaderas ferrocarril-carretera Flexy, esta solución 000% eléctrica diseñada para facilitar el acceso de las comunidades rurales a las estaciones y al tren. El primer transbordador Flexy funcionará en una línea piloto a partir de 100.

La que cruza el Brenne es una furgoneta rosa, verde y azul, que no se distingue de un minibús ordinario, aparte de los sensores LiDARS (detección remota por láser) y algunas protuberancias. Si circula sin conductor, nunca supera los 50 km/h. El volante gira solo, pero un operador puede recuperar el control para, por ejemplo, adelantar a un vehículo mal estacionado. El frenado se considera un poco abrupto. Los obstáculos no siempre son los mismos que en la ciudad. ¿Qué hacer con la hierba alta que puede interferir con los sensores? ¿Cómo comportarse frente a un jabalí? Más ampliamente, ¿cómo evaluar un paisaje que varía con las estaciones? Estas son algunas de las preguntas en estudio.

“No buscamos una experimentación técnica sino social”Sin embargo, los ánimos Jean-Bernard Constant, entrevistado por AFP. Gerente digital en la comunidad de municipios Cœur de Brenne, el primer sitio rural para probar este vehículo no tripulado, el hombre está convencido de que “el transbordador autónomo es una solución para las zonas rurales”« sabemos bien, él añade, que lo que cuesta en transporte es el que conduce. En ausencia de un conductor, la movilidad se vuelve financieramente posible. » Además, para los funcionarios electos locales, esta experiencia de tamaño real no es un truco publicitario. A sus ojos, incluso presagia el futuro.

Autos todos se encuentran allí, tanto pequeños pueblos en estado de escasez presupuestaria como residentes penalizados por los precios inasequibles de la gasolina. Jean-Bernard Constant ya imagina, "dentro de unos años"“una flota de vehículos más pequeños que, bajo petición, recogerán a las personas para llevarlas a sus citas o hacer la compra”. Al trasladar también a la población menos móvil (jóvenes sin permiso, personas sin coche o ancianos), este sistema disuadiría a los habitantes de abandonar Brenne, un país de 5000 almas afectado como tantos otros por la erosión demográfica.

¿Estas lanzaderas autónomas revolucionarán los llamados territorios “periféricos”, devolviéndoles todo su atractivo? ¿Es el piloto automático una panacea? Jean-Bernard Constant insiste en la dimensión social de esta experiencia. Tiene razón. La movilidad es menos una cuestión de medios que de representación. Es ella quien condiciona la imagen de mi autonomía. Cuando todo el mundo es móvil, no ser móvil se considera una maldición. Tomar su auto te pone en el mundo de los activos.. Dejar de conducir te precipita al mundo de las residencias de ancianos. Existo mientras conduzco. El precio de mi libertad se confunde así con el precio de la bomba, especialmente entre nuestros mayores, muchos de los cuales viven en el campo.

¿Querrán cambiar su coche por el autobús? Es el transbordador el que es autónomo, no quienes viajan en él. Después de los chalecos amarillos, ¿será suficiente el aislamiento de Covid y la caída del poder adquisitivo para convencer a la población rural de cambiar su modo de transporte? Si tienes que ir a una estación, por qué no.

Los habitantes de zonas rurales y urbanas tienen una relación inversa con la movilidad. En el campo, la lejanía y la baja densidad obligan a los hombres a entablar relaciones. La autonomía se entiende como la posibilidad permanente de llegar a los demás, sin por ello depender de ellos. En la ciudad es todo lo contrario: puedes ignorar a los demás mientras disfrutas de una infinidad de servicios, sin necesidad de desplazarte en coche. Las entregas de comidas a domicilio, si son un éxito en Francia continental, son un fracaso en las zonas rurales. El supermercado, antes de la iglesia, reproduce la plaza del pueblo, un lugar de sociabilidad al que uno mismo debe poder acudir libremente, so pena de muerte social.

Luis Daufresne

fuente: France Bleu

Este artículo se publicó en Selección del día.

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.