Llamado a la oración por Armenia: el testimonio de un cristiano en el lugar

Descubre el testimonio de Pascal Portoukalian, un francés de origen armenio que ha residido recientemente en Armenia con su familia. Si bien la guerra ha vuelto a golpear a los armenios a mediados de septiembre, pide oración por el país que considera "en peligro de desaparecer". 

Soy Pascal Portoukalian. Soy francés, de origen armenio. Hablo regularmente para varios medios cristianos de habla francesa, y en particular para InfoChrétienne.

Con mi familia nos instalamos el 22 de agosto en suelo armenio. Un país en paz que se recuperaba de la guerra sufrida y perdida dos años antes en el territorio de Artsakh (Nagorno-Karabaj).

La actividad turística se estaba reanudando, la Embajada de Francia no tenía reservas particulares que hacer sobre la llegada de franceses al territorio.

El cielo era azul, el Monte Ararat -donde encalló el Arca de Noé- se alzaba majestuosamente sobre la capital Ereván, las terrazas de los restaurantes estaban llenas, mientras las abuelas compraban en el mercado, con los brazos cargados de frutas y verduras caucásicas maduradas por el sol. Día tras día, los últimos turistas regresaban a sus países luego de una estadía que inevitablemente los llamaba a regresar.

Pero el 13 y 14 de septiembre, Azerbaiyán atacó.

Doscientos militares armenios, muchos de ellos reclutas de 18 años, fueron abatidos en 48 horas.

Peleemos. Los organismos internacionales se involucran y se negocia un alto el fuego muy frágil, con el que el ejército azerbaiyano ya se ha tomado algunas libertades.

La voluntad desplegada por Azerbaiyán y su hermana mayor turca es simple: la anexión del territorio armenio y la erradicación de la población armenia, única isla cristiana y democrática en una región altamente estratégica.

Armenia es, en efecto, el único obstáculo para el establecimiento de un inmenso imperio islámico de habla turca que partiría de Turquía y se extendería hasta las fronteras chinas, del cual Turquía sería la cabeza pensante. A los ojos de los líderes turco y azerí, sus dos vecinos más cercanos, el corcho armenio es solo una formalidad para ser volado.

Por su parte, Armenia no tiene mucho que ofrecer para su defensa.

No tiene recursos naturales, a diferencia de Azerbaiyán, que cuenta con colosales reservas de petróleo y gas. Esta última, además, firmó el pasado mes de julio un acuerdo con la Unión Europea para aumentar significativamente sus exportaciones de gas, feliz de compensar así la energía que Europa ya no puede obtener de Rusia.

Tampoco cuenta con un ejército muy fuerte, agotado por la sangría de la guerra de 2020 en Artsakh (Nagorno-Karabaj), donde todos comprobaron que su equipamiento militar era obsoleto e insuficiente en comparación con el que Azerbaiyán le opuso.

Apenas tiene una reserva de soldados: qué pesan los 3 millones de habitantes de Armenia frente a los 10 millones de azeríes y los 88 millones de turcos.

Tiene para ello una posición geoestratégica importante, algunos países amigos poderosos, pero que no todos se ponen de acuerdo entre ellos: China, India, Francia, Estados Unidos, Irán, Rusia.

Y una fe en un Dios que hace milagros y que siempre ha preservado al primer pueblo cristiano del mundo a lo largo de sus 3000 años de historia y un genocidio que me hizo nacer en Francia y no en nuestras tierras ancestrales.

Así que es a este Dios a quien apelamos.

Los tiempos que vivimos son cruciales, y la historia que a algunos ya les gustaría ver escrita aún puede tomar otro camino.

Hacemos un llamado a todos los cristianos a movilizarse en oración para preservar Armenia y evitar la guerra:

  1. Oramos por el presidente turco Erdogan y el presidente azerí Aliyev, para que sus corazones se ablanden y sus ambiciones de conquista se extingan en el nombre de Jesús.
  2. Oramos por los organismos internacionales y los países que son socios potenciales de Armenia, en primer lugar la ONU, la Unión Europea, Francia, Estados Unidos, Irán y Rusia. Rezamos para que se definan acuerdos con unos y/o con otros, suficientes para conjurar la amenaza azerí-turca, sin hacer de Armenia un campo de batalla o una colonia.
  3. Oramos por las autoridades gobernantes, los militares y el pueblo de Armenia, para que en este clima de alta tensión, todos puedan buscar auténticamente y encontrar personalmente a Cristo, el único capaz de dar la paz perfecta e inspirar las mejores acciones.

Les animo de todo corazón a compartir ampliamente este llamado a la oración. Queremos ser testigos de una acción sobrenatural en esta situación.

Nos pidieron que planificáramos en qué sótano podíamos refugiarnos en caso de un ataque. También nos pidieron que preparáramos una bolsa con comida, radio, ropa y artículos de primera necesidad.

Todavía hay tiempo de actuar para que no tengamos que utilizarlos.

Pascal Portoukaliano

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.