¿Los mundos digital y virtual se convertirán mañana en universos ocultos?

DEn esta nueva columna queremos abordar una vez más con nuestros lectores un tema que no puede dejarnos indiferentes. Esta asignatura aborda los avances en las ciencias cognitivas y las tecnologías digitales y digitales. Todos los economistas, investigadores, sociólogos predicen un fabuloso desarrollo de la economía digital y del mundo virtual en el que efectivamente hemos entrado en menos de dos décadas. Los desarrollos tecnológicos vinculados al mundo digital, aunque nos fascinan, no están exentos de peligros, en particular los vinculados a sus poderes, sus nuevas capacidades para rastrear nuestras acciones y acciones. Por lo tanto, queríamos abordar dos amenazas ocultas que estas tecnologías plantean al hombre, una que afecta a su mente y la otra a sus recursos. Son estas propensiones a la captura de la máquina sobre el ser humano las que, por tanto, queríamos encontrar de alguna manera, resaltar para despertar nuestra cautela.

¿El hechizo del mundo digital se impone hoy como una realidad?

El mundo digital como el mundo virtual ¿podrían ser mañana como un mundo oculto del que hubiéramos aceptado los mundos de entretenimiento, control y predicción sobre las orientaciones dadas a nuestra vida…? Las bases de datos de los principales sitios web utilizan, explotan y movilizan así una cantidad de información que permite afinar las correlaciones entre nuestras actividades y el entorno en el que operamos y esto a escalas mucho más masivas y más detalladas de lo que podríamos imaginar. . El mundo virtual, que se fusiona con la realidad, también promete desconectarnos de nuestra vida diaria. ¿No abre también este mundo virtual las puertas a un mundo mágico, pero sin duda mañana una pesadilla?

Así con los nuevos objetos del mundo digital, podemos planificar y organizar nuestra vida en relación o de acuerdo a los datos concernientes al clima que será de nuestro teléfono inteligente e identificar a los amigos que podríamos encontrarnos, amigos que se encargaron de dejar información que les permita. para ser geolocalizado. Durante nuestro viaje nos dejamos tentar por ir a un restaurante, donde podemos pagar con nuestra cuenta bancaria desde nuestro smartphone. Qué restaurante, sabiendo que estamos en la zona, nos envía información promocional en nuestro smartphone para invitarnos a llevarnos un menú a un precio muy especial y no dejarnos confundir por el competidor vecino cuya carta es tan atractiva.

Para llegar, nuestro GPS nos avisa de otra ruta debido a las obras que se realizan cerca de este restaurante. Luego, después de cenar y ordenar nuestra comida en una gran pantalla digital, decidimos terminar nuestra velada en mundos virtuales sumergiéndonos en el de las pantallas, de la realidad aumentada para entretenernos y sumergirnos en universos imaginarios. Estos universos que movilizan todos nuestros sentidos, donde nos sentimos como en la realidad pero transportados a otro mundo donde nuestros sentidos, todos nuestros sentidos vibran y parecen interactuar. Estos universos virtuales nos hacen experimentar emociones supra naturales, relaciones conectadas, vidas 'in absentia'. Nuestra imaginación empieza a creer que estamos tocando allí, otro mundo, que de alguna manera hemos pasado al otro lado como en el gabinete mágico de Narnia. Un mundo 'mágico' pero que también puede resultar aterrador cuando volvemos a nuestra realidad.

Así nos seduce el mundo virtual. Aquí estamos, organizados y gestionados por el mundo digital. De hecho, es este mundo "fascinante" el que está surgiendo y que poco a poco aceptamos entregarle sin pensar en él, ni siquiera apreciar todas las consecuencias inducidas. Es también a este mundo hechizante al que entregamos nuestra conciencia queriendo experimentar nuevas sensaciones sin discernir los efectos desastrosos. Estos "datos" poco a poco se apoderan de nosotros mismos, estos mundos virtuales invaden nuestro mundo íntimo un poco como el mundo oculto ...

Nuestros gestos, nuestros usos, nuestras prácticas y nuestras acciones en este mundo virtual como en el mundo digital pueden participar en la construcción del conocimiento sin nuestro consentimiento y de las dependencias sin que nuestra conciencia realmente lo haya querido. Poco a poco, los datos nos encierran " segmentos y conjuntos de comportamiento »Vinculado a las huellas que dejamos tras nuestras visitas a Internet. Poco a poco los mundos virtuales acabarán hipnotizando nuestra mente porque es probable que los televisores del mañana sean objetos que nos proyecten en mundos irreales mostrando espectáculos casi sobrenaturales. Asegurémonos con pesar de que mañana pasaremos mucho más tiempo en estos mundos que tomarnos un tiempo para tomar una buena cerveza o compartir una taza de café con un amigo enfermo.

Mundos virtuales y "datos" que poco a poco desarrollan su dominio, invadiendo nuestro mundo íntimo un poco como el mundo oculto ...

¿No nos conduciría el mundo moderno hacia este mundo oculto, el de los objetos mágicos y fantásticos? A medida que estos objetos de la modernidad toman forma hoy, estoy de acuerdo con que nos traen de manera muy sorprendente al Nuevo Testamento del que se pueden extraer valiosas lecciones.

Así, en el relato de Hechos, el evangelista Lucas se detiene en el viaje misionero de Pablo y su ministerio a los efesios. La ciudad de Éfeso en el primer siglo presagia en miniatura la civilización babilónica descrita por el apóstol Juan como una civilización que se había convertido en una habitación de demonios, la "" madriguera "De todo espíritu inmundo". Para volver a Éfeso, la ciudad durante este primer siglo se caracteriza por prácticas ocultas, las ciencias que tocan los secretos de la naturaleza. Los Hechos nos dicen que un gran número de habitantes de Éfeso practicaban magia, Hechos XIX.17, una ciudad donde varios habitantes estaban ellos mismos y aparentemente atados por prácticas demoníacas.

El mundo digital contemporáneo y sus objetos virtuales parecen en apariencia lejos de este universo oculto descrito en los Hechos de los Apóstoles, al menos en apariencia. Sin embargo, el mundo digital llevado a sus extremos sí conduce a una forma de dependencia y control sobre los sujetos que lo consumen, también se reconocen como poder ciertos juegos virtuales que provocan una sensación de placer, relajación, bienestar, incluso euforia. para causar desorientación, disturbios y trastornos psíquicos importantes, similar a las personas que se dice que están poseídas.

Sin embargo, nos damos cuenta de que es probable que este universo digital cree en última instancia una forma de fascinación y vampirización en la vida de los humanos al hacerlos adictivos y dependientes. La vida de los objetos digitales, pantallas que aumentan la realidad, se asemeja en última instancia a aquellos objetos ocultos que eran corrientes en este período de la antigüedad cuando abundaban los libros de magia. Libros de magia que fascinaron y abrieron espacios ofreciendo promesas de una vida mejor. Sin embargo, podemos ver que la tecnología digital en ciertos casos resulta funcionar como un libro mágico. Un libro de magia que ha sufrido una forma de mutación transformándose en un objeto moderno de semblante simpático y apariencia inofensiva. Este libro mágico es hoy esta pantalla virtual que aumenta la realidad, que lleva a sus sujetos a la experiencia de la desrealización “espacio-temporal”.

Recordemos a nuestros lectores que la magia se define como una práctica basada en "La creencia en la existencia de seres o poderes sobrenaturales y de leyes naturales ocultas que hacen posible actuar sobre el mundo material ". Al definir la magia de esta manera, nos damos cuenta de que este mundo digital y virtual lleno de seducción y encanto nos promete vivir en otro mundo que es muy parecido a una forma de hechizo. Esto provoca en muchos de sus sujetos, verdaderas crisis psíquicas. Estos trastornos de personalidad ligados a la práctica de juegos virtuales son reportados por muchos expertos que se han interesado por estas formas de entretenimiento incorpóreo y las consecuencias relacionadas con la adicción a estas mismas prácticas.

El mundo materialista en el que estamos inmersos no escapa así a la atracción de una forma de tentación adivinatoria. Este mundo bien podría ser seducido por los universos ocultos que de alguna manera producen la fascinación y el uso de objetos digitales y virtuales que aceptamos que pueden entretener, finalmente controlar nuestra existencia e incluso predecirla. Aujourd'hui et pour conforter notre propos relatif à cette tentation de divination, certains n'hésitent pas, pour trouver leur alter ego, à s'en remettre à la machine, à une forme de IA (intelligence artificielle) pour se rapprocher de l 'alma gemela. Esta práctica moderna de confiar el destino de uno a una máquina es similar a los libros adivinatorios consultados por los habitantes de Éfeso (el libro de Hechos capítulo XIX) y que así deseaban leer el futuro o tener un destino mejor. El alma gemela que también podría encontrarse en un artefacto, un mundo virtual y paradisíaco que promete experimentar sensaciones amplificadas si nuestros encuentros, en el mundo real, finalmente no pueden realizarse.

Vemos así la fascinación operada por esta nueva magia, el dominio que la IA también puede ejercer, convirtiéndose en una forma de tercera conciencia, una especie de superyó. Este superyó dotado de un conocimiento incomparable o al menos de una capacidad de cálculo que excede la comprensión humana. Esta IA que es capaz en un instante T, de traer al hombre las buenas decisiones, las buenas orientaciones. Este superyó que, al reducir la participación del riesgo mediante la recopilación sistemática de todos los datos posibles, predeciría las posibles consecuencias de sus elecciones.

Aquí es donde acercamos la IA a una forma de adivinación mecanizada y predictiva, es en última instancia un dispositivo que probablemente reducirá la libertad, la parte intangible y misteriosa de la existencia humana de cara a su futuro.

También debemos ver la adicción al mundo virtual como otro cambio en el nivel de conciencia, entregando conciencia a un mundo susceptible de intoxicarlo, encerrarlo, poseerlo. Esta magia bien podría parecerse a este mundo descrito por el apóstol Juan en el libro del Apocalipsis, un mundo que él compara con una cueva de demonios.

Debemos entretener a la humanidad y enriquecernos

En esta parte de nuestro texto, después de haber analizado los peligros a los que conduce el encantamiento de la innovación en un mundo digital sin cursor, queremos dar a conocer: esta fascinación en definitiva no tiene otros objetos que '' enriquecer a los autores de estos algoritmos.

En cierto modo, el mundo digital está realmente paralizando nuestro mundo. Ésta es efectivamente la dimensión totalizadora, al tiempo que da la apariencia de la inocencia de los objetos que nos rodean, verdaderos sensores de información, sensores de datos y prácticas que afectan nuestra vida diaria. Los recursos de los comerciantes del mundo digital derivan sus beneficios de nuestro comportamiento, al que han hecho dependientes, de nuestra extraña fascinación por el entretenimiento del mundo virtual.

Hoy en día, las empresas con mayor capitalización de mercado del mundo son empresas que viven principalmente de nuestros usos digitales (Apple, Alphabet (Google), Microsoft, Facebook, Amzon.com), las empresas mencionadas se encuentran entre las primeras del mundo. Podemos apostar a que se sumarán varias empresas de la economía digital.

De hecho, en nuestro mundo contemporáneo, asistimos a una total mercantilización de la vida, una intensificación consumista que afecta a la objetivación misma de la vida. La digitalización del mundo permite así mapear cada existencia, asistimos masiva y pasivamente a la aparición de un monstruo 'blando' que nos coloca bajo el sello de sus prótesis tecnológicas y financieras. Estamos entrando en una forma de esclavitud perniciosa y malévola de la sociedad babilónica ... Nuestro culto es el de la sociedad mercantil que nos da la ilusión de fertilidad y abundancia, dispensándonos de cualquier otro culto rendido al Dios creador de los cielos y la tierra.

Esta visibilidad continua de nuestra vida es una forma de dictado suave pero resulta ser en realidad una esclavitud real, una subordinación a un mundo invisible, en última instancia, lo que se califica en las Escrituras como una forma de imperio oculto, de tentación divina, tocando en un mundo invisible y virtual, relacionado con el conocimiento de lo oculto.

Tomemos por ejemplo la moneda criptográfica 'bitcoin' creada por un apodo conocido como Satoshi Nakamoto, entre las 600 y algunas monedas virtuales. Se han publicado muchos artículos al respecto y, sin embargo, sigue siendo un enigma, sin la gente común de la que formo parte, sin saber muy bien quiénes son los verdaderos iniciadores y quién lleva las palancas hoy ... Monero, uno de sus ' los competidores todavía se pavonean a la cabeza de las criptomonedas, uno de los últimos nacidos considerado 'seguro, privado, no rastreable' ... Todo se ha dicho sobre bitcoin, se usaría para ejercicios financieros ocultos en la 'darknet', tráfico y liquidación de cuentas de todo tipo, porque inviolable de nuevo… ¿Quién se beneficia de esta moneda si no para un mundo oculto ya muy real?

Al igual que ya ha sido el caso con bitcoin, los piratas informáticos pueden rastrear fallas en cualquier sistema y así 'robar' datos, robar sus activos 'virtualmente protegidos' y apoderarse de su identidad, su 'memoria' en la computadora. firma electrónica por todo tipo de motivos, no muy brillante, se sospecha. ¿Qué seguridad nos ofrece este mundo en el que estamos tan sumidos que aparentemente es vector del futuro? Un espejo con alondras que engaña al hombre de este siglo XXI en el único universo jamás explorado por un homo sapiens.

Retomamos aquí las palabras del filósofo Éric SADIN que afirma que " que estamos en el proceso de lograr la distopía, pero vamos entusiastas, asombrados, en un estado de sonambulismo dichoso. A veces hay realizaciones, como la que desencadenó Edward Snowden. Lo que reveló sobre las agencias de inteligencia es eminentemente reprobable, pero hoy estamos mucho más allá de la vigilancia que desenterró. A través de nuestro comportamiento, a través del uso creciente de objetos conectados, estamos ayudando a establecer una visibilidad continua de nuestra vida ”.

La visibilidad continua de nuestra vida en Internet, a través de la economía digital, la dependencia de las promesas virtuales nos pone en las garras de un monstruo suave y, en última instancia, de pesadilla.

Según el filósofo Eric Sadin y a los que se unieron muchos cristianos, muchos de nuestros conciudadanos y políticos siguen siendo particularmente ciegos en cuanto al alcance de las graves consecuencias civilizatorias inducidas por la industria digital.

Por tanto, deberíamos tener especial cuidado con la infiltración casi salvaje de objetos digitales que invaden nuestra vida cotidiana y nuestro hábitat. Una infiltración salvaje que, de manera insidiosa, promete montañas y maravillas, con ganas de encantar nuestro mundo. Este encantamiento forma un artefacto que intenta reparar nuestro mundo real, pero que sigue siendo un mundo profundamente virtual. El universo digital es, pues, una sociedad que en última instancia se oculta, oscureciendo el dominio que quiere ejercer sobre todos, controlando, auscultando, vigilando y respondiendo a la más mínima de nuestras necesidades artificiales.

Cómo también con la aparición del mundo virtual, luego se maravillarán ante las frustraciones crecientes de esta generación bañada en el entretenimiento de las pantallas. Una generación que lamentablemente confunde la vida real y la virtual, los símbolos y la realidad, una generación que se desconecta de cualquier relación con la trascendencia, que magnifica una forma de ecología sin tener contacto con la naturaleza. Entonces entendemos los términos usados ​​por el apóstol Juan cuando habla de Babilonia como una cueva de comerciantes y una cueva donde anidan los espíritus inmundos. Este mundo bien podría estar asociado a un lugar de demonología, ya que el hombre absorto, fascinado, hipnotizado por la magia digital ha acabado entregándole su alma y su conciencia. Un hombre potencialmente conectado al mundo oculto, si no sabe cómo usar el mundo digital con buenos propósitos al dominar su uso, podría dejar así la puerta abierta a los demonios.

Sin embargo, existe un mundo digital razonado y benevolente

Sin embargo, como cristianos, no podemos despreciar y tirar al polvo el poder digital que se libera de las fronteras que se oponen al Evangelio, en los mundos de los países totalitarios donde, en particular, los cristianos son perseguidos, llevamos tan lejos '. les da un mensaje magnífico a través de una herramienta que en última instancia no obedece a los límites administrativos ...

Tampoco deseamos concluir con una nota negativa sobre Internet, en este “sexto continente”. Nuestro propósito es más bien lanzar un mensaje de advertencia sobre el deseo de identificar un cursor sobre nuestros usos, lanzar un trabajo sobre la ética a iniciarse en torno a la innovación digital, identificar los problemas y analizar los problemas que podrían conducir al mal uso de algoritmos. Sería entonces el momento de exigir a las empresas web que creen puentes y puentes con el mundo de las tiendas, marcas locales para que no desaparezcan, que promuevan al máximo los encuentros encarnados, la ayuda mutua o la información ciudadana que movilice cuando se ha producido una emergencia. una cita.

Finalmente, queremos potenciar en la medida de lo posible la dimensión de los contactos que pueden traducirse en relaciones reales, uniendo a los que están lejos de nosotros. También vemos en este universo la posibilidad de llegar a los que están aislados, a los que no tienen la posibilidad de salir de los muros, para muchas personas enfermas y discapacitadas, personas muy aisladas, la herramienta de Internet puede resultar un lugar de escape y tranquilizar y provocar relaciones y finalmente las esperadas visitas. Para finalizar nuestro comentario, también queremos enfatizar la facilidad de acceso al conocimiento, el conocimiento, y mediante el uso razonado de la herramienta digital, profundizar en el conocimiento de los temas que movilizan nuestro interés.

eric lemaitre

Las opiniones y posiciones de contribuyentesInfo Chrétienne no comprometa ni represente la línea editorial o de redacción deInfo Chrétienne. Info Chrétienne apoya la libertad de expresión, conciencia y opinión.

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.