Los pastores se esconden para morir

Un amigo usó esta frase contundente hace algún tiempo para hablar sobre las consecuencias a veces trágicas para algunos ministerios, la dificultad de obtener apoyo calificado cuando es necesario.

OAdemás de parodiar el título de una famosa novela que se ha convertido en telenovela televisiva, esta frase tiene el mérito de sintetizar una dolorosa realidad vivida por algunos: ¿Puede un pastor, o cualquier otro siervo de Dios a tiempo completo, pedir y recibir una adaptación ¿ayuda? Cual direccion ? ¿En qué marco puede tomar un “descanso”?

Todas las formas de crisis, desde las más comunes hasta las más extremas, se encuentran dentro de los ministerios.Desánimo, sentimiento de fracaso, agotamiento, depresión real, abandono definitivo del ministerio, caída moral, incluso suicidio… Todas las formas de crisis, desde las más comunes hasta las más extremas, se encuentran dentro de los ministerios. Pero, teniendo en cuenta la posición de estos en la Iglesia, sigue siendo grande el “tabú” que envuelve a estos temas: son pocos los estudios que se atreven a abordarlos. Incluso menos son las soluciones que se ofrecen. Sin embargo, después de vivir algunos años de vida de iglesia, todos hemos visto u oído hablar de tales casos.

Conocí a un predicador que, impulsado por la necesidad de confesar a un “amigo” sus tentaciones y su guerra espiritual, se vio denunciado y rechazado de la denominación a la que pertenecía, sin haber tenido la oportunidad de recibir o escuchar, ni ayudar. de cualquier tipo. Es cierto que el caso fue desestimado y el movimiento evitó un "riesgo" potencial, pero ¿es así como estamos llamados a cuidarnos los unos a los otros? ¿No tenemos un deber de acompañamiento solicitado por el mismo Jesús y los apóstoles? (Mateo 18: 15-20; Santiago 5:20).

Nuestras actitudes de negación de la necesidad de escuchar y ayudar a los ministerios, ¿no contribuyen a reforzar la hipocresía, la desconfianza y el aislamiento, empujando a muchos a afirmar que “todo está bien” ya que por el fondo de ellos la lucha está haciendo furor?

Todo trabajador de la relación de ayuda debe tener un referente al que acudir en caso de necesidad para “aliviar” las tensiones derivadas de su servicio. Pero, ¿a quién puede dirigirse con confianza el Siervo de Dios cuando él mismo necesita ayuda?

A menudo he escuchado el siguiente comentario: “Reza a Dios y estará bien”. Creo en la eficacia y el poder de la oración, pero ¿es siempre suficiente? ¿O incluso la mejor solución en algunos casos? ¿Y la comunión fraterna?

"Ustedes son ejemplos, no tienen derecho a tener dolor, ni a tener problemas"Un par de misioneros compartieron este testimonio con nosotros: Como sufrieron de agotamiento y pidieron un tiempo de descanso espiritual después de años difíciles en su campo de trabajo, sus líderes les respondieron: “Ustedes son ejemplos, no tienen derecho a tener dolor, ni a tener problemas.”. Decidieron dejar esta organización que no tenía nada planeado para cuidar a su personal lesionado en servicio, ¡no valían la pena!

¿Por qué existen tales actitudes por parte del mundo cristiano incluso cuando ofrecemos ayuda a cualquiera que lo necesite, a través de los servicios de la iglesia?

¿Tenderíamos a privilegiar los logros en detrimento de los individuos, de ser así, parecer a la realidad? ¿Seríamos un ejército que lucha sin un hospital de campaña para sus propios soldados? ¿Creemos que negar la existencia de estos sufrimientos los hace desaparecer?

¡Pensemos en el costo humano que esto representa por año, de las familias que sufren, y no solo las de los sirvientes, sino también de los miembros de las asambleas que viven los efectos colaterales! Porque ¿cómo podemos imaginar que un ministerio en crisis, no sienta los efectos, aunque sea involuntariamente, sobre las ovejas de las que es responsable?

Je connais l'exemple, d'un pasteur qui, se sentant aux limites de ce qu'il pouvait donner à l'église dont il avait eu la charge pendant plusieurs années, décida d'utiliser la possibilité qui lui était offerte de prendre une año sabático. Reanudó un trabajo, llevó la vida de cualquier creyente promedio, con sus presiones y frustraciones, dio testimonio de su fe siempre que tuvo la oportunidad. Cuidó de su matrimonio y de sus hijos, y siguió yendo de incógnito en una asamblea para sentarse en las filas y escuchar la Palabra de Dios. Después de un año de sanidad, el Señor le abrió una puerta para que se hiciera cargo de una pequeña asamblea en otra ciudad. Después de orar por esta oportunidad, aceptó y entró en un período nuevo y extremadamente bendecido de su servicio durante el cual tuvo la alegría de ver a esta iglesia quintuplicarse en unos pocos años.

Recordemos que somos administradores del llamado Divino en el espíritu de 2 Juan 8:

“Mirad por vosotros mismos, para no perder el fruto de vuestro trabajo, sino recibir una recompensa completa”.

Entonces, ¿qué se puede hacer para no estropear o correr el riesgo de perder estos ministerios? ¿Qué soluciones? Preparación para ministerios, prevención, acompañamiento, resolución de crisis, año sabático, formación continua… ¡El debate está abierto!

eric dufour
www.ericracheldufour.com

Las opiniones y posiciones de contribuyentesInfo Chrétienne no comprometa ni represente la línea editorial o de redacción deInfo Chrétienne. Info Chrétienne apoya la libertad de expresión, conciencia y opinión.

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.