Nostalgia multiétnica: un musulmán bosnio construye una iglesia católica

A la salida de la iglesia recién consagrada por una misa, los fieles agradecen calurosamente a un hombre de buena estatura con camisa blanca. Husejn Smajic no asistió a las celebraciones religiosas, pero el edificio católico no existiría sin este musulmán que piensa que una Bosnia fraterna siempre es posible.

Desde la guerra intercomunitaria que mató a 100.000 personas en la década de 1990, Bosnia ha estado dividida en líneas étnicas, con una entidad serbia y una federación croata-musulmana donde las dos comunidades conviven con dificultad.

Bugojno no se salva. La mayoría de los croatas católicos, antes de la guerra el 34% de los 47.000 habitantes de esta localidad del centro de Bosnia, fueron expulsados ​​en 1993 por las fuerzas musulmanas bosnias y menos de un tercio ha regresado. Se han cometido crímenes en ambos lados.

Husejn Smajic, de 68 años, no quiere esta Bosnia.

Hace ocho años, mientras construía un lago artificial en su propiedad, el empresario jubilado descubrió los cimientos de una iglesia católica medieval. El cardenal Vinko Puljic, entonces jefe de la Iglesia Católica en Bosnia, había inspeccionado el sitio donde se encontraron 12 esqueletos así como los jirones de un hábito dorado, quizás según los arqueólogos el de la reina Jelena Gruba, la única mujer que gobernó la época medieval. Reino bosnio a finales del siglo XIV.

Husejn Smajic decidió entonces hacer realidad su visión de una Bosnia multiétnica.

Cedió parte de la tierra heredada de sus padres a la Iglesia Católica y comenzó a trabajar para construir una nueva iglesia cerca de los restos de la que probablemente fue destruida durante la invasión otomana en el siglo XV.

matrimonios mixtos

Propietario de un aserradero y dos pequeñas centrales hidroeléctricas, es relativamente rico y ha financiado en gran medida las operaciones. También hizo un llamamiento a sus socios y se benefició de donaciones de dinero y equipos de croatas, pero también de musulmanes y serbios.

“Hice esto para que la gente viera que todos podemos vivir bien juntos. Aquí no puede haber belleza sin una mezcla de comunidades, es nuestra riqueza”, explica a la AFP.

Está casado con una católica, Vesna, y sabe de lo que habla. "Me las he arreglado durante 45 años para vivir con mi enemigo", bromea. Sus tres hijos ahora dirigen los negocios familiares.

“Su familia, un matrimonio mixto, él musulmán y su esposa católica, sus hijas casadas con católicos, esa es la particularidad de este país en el que vivimos con nuestras diferencias y donde podemos convivir si nos respetamos unos a otros, El obispo Puljic dijo a la AFP con una sonrisa de aprobación, después de consagrar la nueva iglesia.

En la década de 1970, los matrimonios mixtos eran comunes en el pequeño país balcánico de 3,5 millones de personas, bosnios musulmanes, croatas católicos y serbios ortodoxos. La guerra ha separado en gran medida a las tres comunidades, incluidas las familias, y los rincones multiétnicos son raros. A menudo, incluso en localidades multiétnicas, los niños no asisten a las mismas escuelas.

Al salir de la iglesia, con lágrimas en los ojos pero "feliz y orgulloso", Zeljka Sistov Franjic, un croata de 61 años que ahora vive en Croacia, piensa que el gesto de Smajic es de "gran importancia para la convivencia en Bugojno y en Bosnia". ”.

Su padre, de 78 años, vive solo en Bugojno y los vecinos musulmanes lo cuidan. "Así es la vida aquí", dice ella.

Haríamos una Suiza

“Si todos fuéramos como él, si todos tuviéramos este amor el uno por el otro, creo que este país sería tan feliz y nadie iría a Alemania, Austria, Suiza. Haríamos una Suiza aquí”, dijo Mihovil Klisanin, de unos XNUMX años, entre los cientos de fieles que asistieron a misa dentro y fuera de la iglesia.

Cada año, varias decenas de miles de bosnios huyen de su país, uno de los más pobres de Europa, por motivos económicos y por la falta de perspectivas en un sistema donde las élites políticas aferradas al poder no tienen interés en cambiar.

“Personas como Husejn son raras en Bosnia, especialmente después de estos trágicos conflictos. Tiene un corazón tan grande como una montaña”, dice Frano Glavas, de 58 años, un croata de Bugojno que también vive en Croacia.

Más bien, invoca el amor por Bosnia.

“Si amas a este país y si amas a esta gente, me refiero a toda su gente, tienes que trabajar contra los políticos y entonces ciertamente estás en el camino correcto. Lo que están haciendo no va a ninguna parte”, dice Husejn Smajic.

Mientras tanto, la ceremonia concluye en torno a amplias mesas de cevapis, salchichas apreciadas en los Balcanes.

El Consejo Editorial (con AFP)

Crédito de la imagen: Shutterstock.com / Shyshko Oleksandr

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.