Podcast "Les Fils d'Issacar": La independencia de Cataluña, ¿un sueño a la antigua?

Hola, es sábado 14 de octubre de 2017, y aquí estamos para un nuevo episodio del podcast “Hijos de Issacar”, un análisis semanal de eventos y noticias desde una visión cristiana del mundo sostenido por Etienne Omnès y yo (Timothy Davi).

¡Ya le deseamos una buena escucha / lectura!

La independencia de Cataluña, ¿un sueño a la antigua?

CEl vigésimo sexto episodio de Los Hijos de Isacar versará sobre el episodio de este último domingo, debidamente comentado en los periódicos: el voto por la independencia de Cataluña. “Los separatistas catalanes tienen mala suerte. Llegan demasiado tarde a una Europa demasiado vieja, donde tenemos un patriotismo vergonzoso, donde las élites se hacen ciudadanos del mundo y grandes europeos ”, apunta con humor el periodista Éric Zemmour. Y sí, un pueblo que se consideraba oprimido y que "tomó las armas", fue "chic y de moda" en los siglos XVIII y XIX con Francia en 18 y luego las revoluciones de estos pueblos que Europa experimentó en 19, pero ya no hoy. hui. No, hoy miramos al pueblo catalán y sus ansias de independencia y nos preguntamos qué mosca podría haberles picado.

Sin embargo, eso no le impidió votar este pasado domingo al 48% por su independencia en un referéndum del que nadie parece seguro de la vigencia. Pero, ¿qué es este barullo en los medios de comunicación si solo recaudaron el 48%? El caso es que el voto independentista obtuvo la mayoría absoluta de escaños en el parlamento regional y eso es lo que en última instancia importa en este sistema político. La victoria es tanto más notable cuanto que los partidos perfilados detrás de esta victoria representan una coalición heterogénea que va de izquierda, la más representada, a la derecha; Explotación que Florian Philippot, el ex-ponte de la FN, intentó recrear en Francia sin conseguirlo. Esto se debe a que, a diferencia de Francia, el anclaje predominantemente izquierdista de la independencia catalana le permite atraer la simpatía de un mayor número de votantes e incluso de un puñado de élites globales.

Pero ahora, como se especificó anteriormente, la validez del voto es dudosa. La autonomía de sus regiones está garantizada por España, pero ciertamente no la independencia, que va en contra del artículo 2 de la Constitución española y, por tanto, es ilegal; algo bastante lógico de otra manera. Es un golpe de fuerza combinado con una manipulación de la información que solo el siglo XXI ha podido hacer posible que permitió que este voto falso ocupara los titulares de todos los medios de comunicación.

Finalmente, y retomaré este último párrafo de un excelente artículo resumen del diario Le Monde con AFP (cf. siguiente articulo). Por tanto, el Gobierno español puso en marcha, el miércoles 11 de octubre, una cuenta atrás antes de activar el artículo 155 de la Constitución española, un procedimiento sin precedentes que permite la puesta bajo supervisión de una región. Las autoridades catalanas tienen hasta el lunes 16, 10 de la mañana, para decir si han declarado o no la independencia de la región. El discurso del mascarón de proa de la independencia catalana, Carles Puigdemont, resulta ciertamente ambiguo anunciando todo y su contrario. Si las autoridades catalanas anuncian en Madrid que han declarado la independencia o si no responden, entonces el gobierno español da tres días más, hasta el jueves 19 de octubre, a las 10 de la mañana, para renunciar a esta independencia. En caso de negativa de Barcelona, ​​Madrid iniciará el trámite enmarcado en el artículo 155 de la Constitución. Orden que, sin ser clara, indica claramente que se llegará a una situación de no devolución.

¡Qué evento! Sin embargo, no nació ayer, y un pequeño resumen de la independencia no estaría de más en este momento. Recordemos cinco puntos principales:

  • La identidad catalana es una lengua, una historia y una cultura comunes. Cataluña fue anexionada por España en el siglo XV, algo a su pesar. Recordemos que dijo que España siempre ha asumido ser una nación "unión de naciones".
  • Durante la guerra de sucesión en España, Cataluña ya había intentado obtener la independencia el 11 de septiembre de 1714. También es el día de la fiesta nacional catalana.
  • Luego, durante la época de Franco, los catalanes fueron particularmente reprimidos y se prohibió el uso de la lengua catalana.
  • En 1978, todas las regiones españolas se convirtieron en regiones autónomas. España pensó así en saciar la sed de independencia de sus regiones, incluida Cataluña. Sin embargo, este no fue el caso, como demuestra este voto por la independencia de Cataluña.
  • Por último, Barcelona es rica, muy rica y parte del problema es que no quieren pagar por el resto de un país del que no creen formar parte. Cabe señalar que en toda la Unión Europea, a menudo son las regiones ricas las que desean rebelarse, como Cataluña, Escocia (y su petróleo), Flandes belga o incluso el norte de Italia.

Tomemos ahora el tiempo para analizar el evento desde un punto de vista cristiano. Tarea difícil, pero no imposible, que abordaremos utilizando el concepto teológico-político cristiano pensado por Agustín de Hipona, teólogo de los siglos IV y V después de Jesucristo: la "división" del mundo entre la ciudad de Dios y la ciudad de los hombres. Expliquemos rápidamente el concepto.

Estas dos ciudades, sociedades o pueblos se caracterizan por las normas por las que viven: la ciudad de los hombres vive según las normas de la carne, mientras que la ciudad de Dios vive según las normas del Espíritu. Al final, lo que distingue a estas dos ciudades es su amor: “Dos amores han construido, pues, dos ciudades: el amor a uno mismo hasta el desprecio de Dios, el de la tierra, y el amor de Dios hasta el desprecio de sí mismo, el del cielo. Uno es glorificado en sí mismo y el otro en el Señor. »(La Ciudad de Dios, 14. 28).

Nos tomaremos algunas libertades con respecto a los conceptos, pero nos ayudarán de todos modos a comenzar un boceto de análisis del evento catalán. Así que analicémoslo desde dos perspectivas:

En primer lugar a través del prisma de la "ciudad de los hombres":

Una ciudad, una visión del mundo motivada por el amor propio y la autosuficiencia hasta el punto de caer en la negación de Dios, una ciudad caracterizada por su estricta horizontalidad, nos dice Agustín. En este sentido, ¿qué pasa con el orgullo de una persona por su nacionalidad, idioma, cultura e historia? ¿Es necesariamente un pecador?

Pensemos en Babel en Génesis 3 y en la dispersión de pueblos por el Señor. El riesgo era que siendo uno, no pudieron evitar levantarse contra él, pecadores que somos; al dividir a los hombres en diferentes pueblos, el Señor evitó que esta situación resurgiera. Los pueblos y culturas que existen en todo el mundo representan una realidad de creación. Una cosa compleja, sin embargo, es el hecho de que es una realidad tolerada por Dios, pero no una realidad que cae bajo Su plan perfecto e inicial para nosotros.

Nuevamente, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, lo que se teme es una falsa unidad de los pueblos, porque esta unidad, si no termina en Cristo, solo puede terminar en Satanás, el hombre está marcado por la rebelión en la totalidad de su ser. Es a través de Abraham y su descendencia, es decir, Cristo y por Cristo que judíos y no judíos son llamados a unirse en un solo pueblo restaurado por gracia (Gálatas 3:16).

Sin embargo, si la diversidad étnica es buena, siempre acecha un riesgo muy real en las ideologías nacionalistas: un amor a uno mismo que puede conducir a un racismo desinhibido, sin amor al prójimo ni negación de uno mismo. Y esto obviamente va en contra del evangelio de nuestro Señor (Lv 19:18; Mt 22:39).

En segundo lugar, analicemos el evento a través del prisma de "la ciudad de Dios":

Una ciudad motivada por el amor de Dios hasta la abnegación, una ciudad que trasciende o intenta trascender la horizontalidad, nos vuelve a decir Agustín.

La idea de un solo pueblo unificado, más allá de las razas y culturas, existe en la Biblia, como hemos visto. “No hay judío ni gentil, […] porque todos sois uno en Cristo Jesús. »Dice Gálatas 3, 28. Ésta es la meta hacia la que languidecen nuestras almas: lo sabemos muy dentro de nosotros: las culturas, razas y nacionalidades no nos definen tanto como pensamos como seres humanos. Todos fuimos creados a imagen de Dios, destinados a ser un pueblo unido en Él y para Él. Y esta unidad, cuando se busca y se cumple parcialmente en Jesucristo en su Iglesia, es la mejor que hay. Cuando alquilo con hermanos y hermanas de todo el mundo y, sin embargo, nos sentimos más cerca el uno del otro debido solo a Jesucristo, ¡qué milagro! ¡Qué milagro cuando un tutsi le dice a un hutu "eres mi hermano" o un polaco a un ruso! Esto es lo que el libro de Apocalipsis ya describió en el capítulo 7, versículos 9 y 10: “Después de eso miré y vi una gran multitud que nadie podía contar. Eran de todas las naciones, de todas las tribus, de todos los pueblos y de todos los idiomas. Estaban de pie ante el trono y ante el Cordero, vestidos con ropas blancas, hojas de palma en sus manos, 10 y clamaban a gran voz: "La salvación es para nuestro Dios que se sienta en el trono y para el Cordero. ""

Pero ahora, este sueño e ideal de unidad, repitamos, no es realizable y solo se ha realizado en el marco de la Iglesia. Y cuando el mundo trata de realizar tales sueños de unidad, casi invariablemente caen en el totalitarismo político espiritual. Estos sueños de universalismo, sin el evangelio, solo pueden asustarnos con razón.

Europa y el mundo posmoderno en general están tratando de hacer realidad este sueño y fracasan y no pueden lograrlo a largo plazo. Como todos los grandes imperios, desde Roma hasta la actualidad a través de Napoleón, esto nunca dura más de unos pocos cientos de años como máximo. Debido a la grandeza de la meta dada y su imposibilidad debido al corazón pecaminoso del Hombre y al hecho de que Dios no quiere que esto suceda sino a través de Cristo, uno solo puede desaprobar los universalismos modernos.

Comparte esta imagen en Facebook

¿Qué pensar de la independencia catalana en todo esto? Sí a los pueblos y su diversidad, a su afán de independencia, pero no al racismo y al carácter belicoso que puede acompañarlo. No al sueño megalómano del universalismo de quienes no descansan en Cristo, pero sí a la paz entre los pueblos y al entendimiento mutuo. Tal es la posición política paradójica, incluso indecisa del cristiano, tal es nuestro calvario. Gloria a Dios, sin embargo, por mostrar su gloria reuniendo en su iglesia en paz y amor a hombres y mujeres de todas las etnias.

Gracias por escuchar Les fils d'Issacar. Para encontrar todos los episodios, vaya a la revista en línea "Infochrétienne" (tres veces w point Infochretienne punto com) y seleccione "Timothée Davi" en el menú "Columnistas".

También puede seguirnos en Facebook haciendo clic en Me gusta en la página "Les fils d'Issacar".

Os doy una cita la semana que viene para un nuevo episodio de los hijos de Issacar que será presentado esta vez por Etienne Omnès. Que puedas derivar tu identidad del Dios de gracia que nos redimió en Jesucristo. Contemplemos siempre el hecho de que es del cielo que nacimos; nuestra ciudadanía es celestial.

¡Háganos saber sus reacciones!

Si quieres estar seguro de no extrañarnos, visítanos todos los sábados en:

  • Nuestra página de Facebook, donde los podcasts se compartirán sistemáticamente cada semana (es decir, el artículo de Infochrétienne que contiene el podcast).

Si tu tambien quieres lire los dos burros que somos:

Timothy Davi
www.timotheedavi.wordpress.com

Las opiniones y posiciones de contribuyentesInfo Chrétienne no comprometa ni represente la línea editorial o de redacción deInfo Chrétienne. Info Chrétienne apoya la libertad de expresión, conciencia y opinión.

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.