Pornografía en línea: riesgos preocupantes para los adolescentes

Por primera vez en la historia parlamentaria, un informe de información del Senado examina las prácticas de la industria pornográfica. Fue presentado el 28 de septiembre por los senadores Alexandra Borchio-Fontimp (Les Républicains), Laurence Cohen (comunista), Laurence Rossignol (socialista) y Annick Billon (Unión de Centro), con el objetivo de provocar un "electroshock" en Francia y hacer es una "prioridad" en el debate publico. Entre las múltiples recomendaciones está el creciente lugar que ha tomado la pornografía entre los más jóvenes, sabiendo que los niños “serán confrontados, durante su minoría, voluntariamente o no, de forma repetida, intensa o episódica, a contenidos pornográficos violentos”.

La adolescencia es una época de trastornos y maduración física, biológica y psicológica. Para los jóvenes, Internet parecerá entonces un lugar privilegiado para buscar información y compartir preguntas, enfrentándolos solos a los peligros y riesgos de este uso.

Uno de cada cinco adolescentes sería afectado por uno de estos riesgos : ciberacoso, contacto con extraños, uso de sexting y uso de pornografía.

Enfrentar la pornografía en línea es un riesgo cuestionable. De hecho, el número de estos sitios se ha multiplicado exponencialmente: en 2007, ya había más de 4 millones de sitios pornográficos en Internet y, muchas veces, basta con validar “ser mayor” o “ser mayor de 18 años” para acceder a ella.

El uso de pornografía online por parte de los adolescentes, en un momento crucial de su desarrollo, plantea interrogantes sobre las consecuencias desde un punto de vista conductual, sexual y psicológico.

¿Cuáles son los factores que pueden explicar que algunos adolescentes sean más vulnerables que otros?

Más adolescentes expuestos que niñas adolescentes

Encontrar contenido pornográfico en línea puede ser accidental, como resultado en particular de ventanas "emergentes" que se abren cuando se busca información sobre salud o sobre temas que pueden o no ser de naturaleza sexual o de correos electrónicos no deseados. Un estudio de 2017 estimó que uno de cada cinco adolescentes habría estado expuesto accidentalmente a material pornográfico.

Otro estudio en Francia mostró que el 58% de los niños y el 45% de las niñas habían visto su primera imagen pornográfica. antes de los 13 años.


La confrontación con contenido pornográfico puede ser accidental, debido en particular a la apertura de ventanas “pop-up”. 

La exposición también puede ser intencional: los estudios estiman que más de la mitad de los adolescentes visitan regularmente sitios pornográficos en línea. Hay tres razones principales para estas consultas voluntarias: buscar información sexual, conectarse con alguien y entretenimiento o excitación sexual.

investigadores Jochen Peter y Patti Valkenburg pudieron constatar en 2016 que los adolescentes en cuestión eran más a menudo varones, en etapa de pubertad precoz, en busca de sensaciones y que encontraban dificultades de relación en su familia.

Fenómeno de habituación

Es difícil determinar las causas o consecuencias de ver este tipo de contenido en línea, ya que los factores pueden superponerse con las consecuencias. Por ejemplo, el uso de pornografía en línea puede entrar en conflicto con el desarrollo psicosexual y predecir la incertidumbre sexual, especialmente en las niñas, pero también desencadenar síntomas depresivos si la exposición intencional es demasiado temprana.

El uso de pornografía online está vinculado a comportamientos calificados como instrumentales o recreativos, es decir, comportamientos sexuales que valoran más la satisfacción del placer físico personal que el aspecto emocional de la relación.

La frecuencia de su uso incide en creencias sobre el rol de los géneros en las relaciones sexuales, destacando creencias estereotipadas: la noción de mujer como objeto sexual en un rol de pasividad y sumisión, y la noción de masculinidad con la imagen, dominación y agresión.

Los estudios han podido demostrar que gradualmente, con la edad y la frecuencia de uso, se instala un fenómeno de habituación que lleva a la exploración de otros temas sexuales, incluso de carácter violento. Por lo tanto, se encontró un vínculo entre los usuarios habituales y uso de coacción y abuso en las relaciones sexuales.

Se ha encontrado que el consumo de sustancias psicoactivas o alcohol está significativamente relacionado con el uso de pornografía en línea, pero también con la práctica del sexteo. Las sustancias psicoactivas actúan sobre el sentimiento de desinhibición acentuándolo y permiten atenuar el sentimiento de emociones como la vergüenza o la culpa. Se instala entonces un fenómeno de asociación: el uso de pornografía online o sexting se asocia paulatinamente al consumo de sustancias o alcohol, creando así un [condicionamiento].


El uso de pornografía en línea puede desencadenar síntomas depresivos si la exposición intencional es demasiado temprana.

Los resultados escolares parecen verse afectados por el uso de material pornográfico en línea. Sin embargo, sigue siendo difícil separar el uso de la pantalla del uso de pornografía en línea. Sin duda, el impacto en el rendimiento escolar estaría directamente relacionado con una uso excesivo de pantallas, lo que a su vez tendría un impacto en el sueño, las habilidades de aprendizaje, la atención y la memoria.

Factores de riesgo

Los estudios han podido demostrar que los factores predisponen al uso de pornografía en línea. Los adolescentes con estos factores desarrollan un mayor uso de la pornografía en línea.

Primero, cuanto más se usa Internet, más aumenta el riesgo de ser confrontado accidentalmente con sitios pornográficos. Este aumento despertará la curiosidad sexual, promoverá el desarrollo del uso intencional y disminuirá la autorregulación. Conexión más rápida, acceso privado, uso de redes sociales y reglas de crianza débiles incrementar este efecto.

La adolescencia es un período en el que la mirada de los compañeros tiene una importancia considerable. Formar parte de un grupo, ser reconocido y aceptado por los compañeros son necesidades que influirán en la toma de decisiones y el comportamiento de los adolescentes. Los estudios han podido demostrar que los adolescentes perciben una norma sexual a través del discurso de sus pares, una norma a la que intentarán ajustarse.

La influencia de los pares será tanto mayor si el adolescente no tiene un factor protector y si es usuario de las redes sociales, alterando percepción de los compañeros.

El desarrollo psicosexual engloba varios conceptos: la etapa de la pubertad, la identidad de género y el nivel de permisividad sexual. Los estudios han demostrado que los adolescentes usan pornografía en línea de acuerdo con su etapa de pubertad: aquellos cuyo desarrollo de la pubertad parece completo son usuarios más frecuentes en comparación con aquellos que están al comienzo de su desarrollo de la pubertad.

El nivel de permisividad sexual (actitudes sexuales fuera de cualquier relación romántica o comprometida) parece predecir el uso de pornografía en línea. El nivel de permisividad será aún más importante si el adolescente no se ha integrado normas sociales.

Los resultados de los estudios sobre el vínculo entre las comorbilidades psiquiátricas y el uso de pornografía en línea revelan que los síntomas depresivos, la baja autoestima y la satisfacción con la vida sería predictivo del uso de pornografía en línea. Asimismo, la búsqueda de sensaciones, que es un rasgo de personalidad que se encuentra en las conductas de riesgo (como el uso de sustancias, deportes de riesgo, etc.) también parece predecir este uso.

La influencia de estos factores predisponentes al uso de material pornográfico será menor o por el contrario se acentuará en función de la presencia o ausencia de un factor protector. Por ejemplo, el papel de los padres es fundamental: los padres que ejercen un control psicológico significativo acentuarán la influencia de los compañeros, mientras que los padres que favorecen la discusión tendrán el efecto contrario.

Asimismo, los factores interactúan entre sí, reforzando así su impacto. Par exemple, un adolescent présentant des symptômes dépressifs avec une faible estime de soi et des difficultés à s'affirmer va avoir plus facilement tendance à s'isoler, à renforcer l'usage des écrans et dans ce cas être plus vulnérable aux sollicitations sexuelles sur Internet.

Factores protectores

Se han identificado dos factores que protegen el uso de pornografía en línea: el diálogo sobre el uso de pornografía en línea en el entorno familiar y la práctica de una religión.

Los profesionales adolescentes y las personas cercanas a los adolescentes a menudo comparten la preocupación de si plantear el tema de la pornografía en línea es alentador o protector. En estudios se demuestra que mencionar este uso tendría un efecto protector. Esta apertura al diálogo permite que los adolescentes se sientan escuchados, tenidos en cuenta. La discusión y los intercambios permiten transmitir información.


Adolescentes: ¿que decirles sobre la pornografía? (RFI, "7 mil millones de vecinos", junio de 2019).

Por otro lado, el establecimiento de cortafuegos o prohibiciones por parte de los padres tendría un efecto incentivador: desafiar la prohibición. Un funcionamiento familiar abierto al diálogo protegerá al adolescente de este uso.

La práctica de una religión o creencias religiosas tendría un papel protector al facilitar no solo la integración de las normas sociales, sino también la reflexión, la autorregulación personal y el control social. El adolescente entonces se ve a sí mismo en posición de cuestionar lo que ve en hacer conexiones con nociones de respeto, realidad y también compartir.

Para concluir, la consulta de material pornográfico en línea en el período de la adolescencia es un fenómeno cada vez más precoz e importante. Detrás de la banalización, puede haber problemas ocultos en pleno desarrollo. La prevención del consumo ayuda a desarrollar el pensamiento crítico en los adolescentes. Un programa de prevención adaptado debe tener en cuenta todos estos factores para aumentar los factores protectores y reducir los factores de riesgo.

Sandrine Charnier, Candidato a doctorado en psicología - Psicólogo clínico - Psicoterapeuta -, Université de Lorraine; Joelle Lebreuilly, Profesor de psicología, Université de Lorraine et Martine Murciélago, Profesor universitario, Université de Lorraine

Este artículo ha sido publicado de nuevo. La conversación bajo licencia Creative Commons. Lee elarticulo original.

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.