2021 en retrospectiva: Myanmar

Nuestra retrospectiva del año 2021 continúa con hoy un enfoque en Myanmar.

1 de febrero, Golpe militar de Myanmar contra el gobierno democrático de Aung San Suu Kyi. Un coup d'Etat fermement condamné par l'Organisation des Nations Unies qui avait à l'époque réaffirmé son « soutien indéfectible au peuple du Myanmar dans sa quête de la démocratie, de la paix, des droits de l'homme et de l' estado de Derecho ".

Fruto de esta toma del poder nació un Movimiento de Desobediencia Civil, protestas pacíficas que fueron en gran parte reprimidas por el ejército y que derivaron en una ola de violencia en el país, que continúa hasta el día de hoy.

En Myanmar, hay 4,4 millones de cristianos de una población de 54,8 millones, según la ONG Open Doors, que ocupa el puesto 18 en su índice mundial anual de persecución religiosa. Este golpe había despertado la preocupación de las minorías, incluidos los cristianos, que temían la persecución..

Un miedo justificado desde un documento descubierto por Barnabas Fund en febrero, reveló que se alentó a los soldados a "castigar y destruir" a los cristianos de minorías étnicas, así como a otros civiles que se oponían al régimen militar.

Sin embargo, a pesar de las amenazas y el aumento de las manifestaciones de violencia por parte de la junta militar, la población continuó protestando pacíficamente, decidida a restaurar la democracia.

El arzobispo de Yangon, cardenal Charles Maung Bo ndb, quien también es presidente de la Conferencia Episcopal de Myanmar, saludó "El increíble coraje, compromiso y creatividad" del pueblo birmano. También habló de la “tenacidad” y “resiliencia” de los ciudadanos y en particular de los jóvenes que continúan protestando a pesar de las violentas represiones del ejército para silenciarlos.

El 28 de febrero, el país vivió un día asesino. El ejército birmano utilizó munición real, cañones de agua, gases lacrimógenos y granadas paralizantes contra manifestantes a favor de la democracia. Ese fin de semana deploramos al menos 18 muertes en todo el país.

En esta ocasión, una monja se había distinguido por su valentía.  Hermana Ann Nu Thawng, de la Congregación de San Francisco Javier, instituto de derecho diocesano de Myitkyina había intervenido entre las fuerzas de la orden y los manifestantes. Les suplicó entre lágrimas y de rodillas que no abrieran fuego contra la población que participaba en una procesión pacífica que dejaba escapar a un centenar de personas.

En los últimos meses, también les hemos informado que muchos lugares de culto fueron atacados por el ejército, especialmente enEstado de la barbilla, predominantemente cristiano.

Y, el 4 de diciembre, la ciudad de Thantlang, en Myanmar, fue atacada por el ejército birmano según la Organización de Derechos Humanos de Chin. Según los informes, XNUMX estructuras fueron destruidas. Entre ellas, la iglesia pentecostal.

El 6 diciembre,  Aung San Suu Kyi fue sentenciada a cuatro años de prisión por incitar a disturbios públicos y violar las reglas de salud relacionadas con Covid. Esta sentencia, que causó preocupación en la comunidad internacional, fue reducida a dos años de prisión pocas horas después.

Después de que se anunció su condena, los residentes de Rangún salieron a las calles a protestar. AFP informa que según analistas, el ejército birmano espera, con el encarcelamiento del exlíder, sofocar permanentemente su influencia pero que van ganando terreno nuevas resistencias a la junta.

Mientras los militares continúan atacando a civiles y destruyendo hogares en varias partes del país, incluidas muchas iglesias, los analistas dijeron a la AFP que cientos de personas han huido a áreas controladas por los rebeldes para entrenar para el combate y tomar represalias contra el ejército.

¡Continuará el próximo año!

Camille Westphal Perrier

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.