Visita de Pelosi: Taiwán "no dará marcha atrás" ante amenazas de China, que lanzará maniobras

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, dijo este miércoles que la isla "no retrocederá" ante la amenaza de China, que se prepara para lanzar maniobras militares peligrosamente cerca de la costa taiwanesa en represalia por la visita del presidente de los Estados Unidos. Cámara de Representantes de los Estados Unidos Nancy Pelosi.

Durante una reunión con la Sra. Tsai en Taipei, la Sra. Pelosi dijo que había venido "en paz" a la región y aseguró que Estados Unidos no abandonaría la isla democrática, que vive bajo la amenaza constante de una invasión de Beijing.

"Hoy nuestra delegación... vino a Taiwán para decir inequívocamente que no abandonaremos nuestro compromiso con Taiwán y que estamos orgullosos de nuestra amistad perdurable", dijo la Sra. Pelosi, la funcionaria estadounidense de mayor rango en visitar la isla durante 25 años. .

Nancy Pelosi llegó el martes por la noche a Taipei a bordo de un avión militar estadounidense, lo que provocó la ira de Beijing, que considera a Taiwán como parte de su territorio y se opone con vehemencia a cualquier forma de reconocimiento internacional de la isla.

“Esto es una verdadera broma. Estados Unidos está violando la soberanía de China bajo el pretexto de la llamada + democracia + (…) Los que ofenden a China serán castigados”, amenazó el miércoles el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi.

El martes por la noche, el gobierno chino convocó al embajador estadounidense en Beijing, Nicholas Burns. El vicecanciller Xie Feng le expresó las "firmes protestas" de su país. La visita de Pelosi a Taipei "es extremadamente impactante y las consecuencias serán muy graves", agregó, según la agencia de noticias Xinhua.

Disparo de munición real

Mientras tanto, el Ministerio de Defensa de China prometió "acciones militares dirigidas", con una serie de maniobras militares alrededor de la isla que comenzarán el jueves, incluido el "disparo de munición real de largo alcance" en el Estrecho de Taiwán, que separa la isla de China continental.

“Ante el aumento deliberado de las amenazas militares, Taiwán no retrocederá”, reaccionó el presidente taiwanés.

“Seguiremos (…) defendiendo la democracia”, dijo durante su reunión con la Sra. Pelosi, a quien agradeció haber “tomado medidas concretas para mostrar (su) apoyo inquebrantable a Taiwán en este momento crítico”.

Según las coordenadas publicadas por el ejército chino, parte de las operaciones militares deben realizarse a 20 kilómetros de la costa de Taiwán.

"Algunas de las áreas de maniobra de China invaden... las aguas territoriales de Taiwán", dijo el portavoz del Ministerio de Defensa de Taiwán, Sun Li-fang. "Este es un acto irracional destinado a desafiar el orden internacional", dijo.

El Consejo de Asuntos del Continente, el organismo que establece la política del gobierno de Taiwán hacia Beijing, acusó al régimen chino de practicar una "intimidación despiadada" que "afectará gravemente la paz y la prosperidad de todo el este de Asia".

Mientras tanto, Japón dijo que estaba "preocupado" por los ejercicios chinos, diciendo que algunos invadirían su zona económica exclusiva (ZEE).

Las autoridades de Taiwán informaron durante la noche del martes al miércoles que 21 aviones militares chinos ingresaron a la zona de identificación de defensa aérea de la isla, un área mucho más grande que su espacio aéreo.

El Ministerio de Comercio de Beijing también anunció sanciones económicas, incluida la suspensión de las exportaciones a Taiwán de arena natural, un componente clave en la fabricación de semiconductores, una de las principales exportaciones de la isla. Y la administración de aduanas china ha suspendido la importación de cítricos y ciertos pescados de Taiwán.

Amenazas

El Ministerio de Defensa de Taiwán denunció "un intento de amenazar nuestros puertos y nuestras importantes áreas urbanas, y socavar unilateralmente la paz y la estabilidad regionales".

“El ejército definitivamente permanecerá en su lugar y protegerá la seguridad nacional. Le pedimos a la ciudadanía que se tranquilice y que apoye al ejército”, agregó.

Varios barcos estadounidenses también navegan en la región, incluido el portaaviones USS Ronald Reagan, según fuentes militares estadounidenses.

La mayoría de los observadores califican la probabilidad de conflicto armado como baja. Pero funcionarios estadounidenses dijeron que se estaban preparando para demostraciones de fuerza del ejército chino.

China considera que Taiwán, con sus 23 millones de habitantes, es una de sus provincias, que aún no ha logrado unir al resto de su territorio desde el final de la guerra civil china (1949).

Opuesto a cualquier iniciativa que dé legitimidad internacional a las autoridades taiwanesas, Pekín se opone a cualquier contacto oficial entre Taiwán y otros países.

Los funcionarios estadounidenses visitan la isla con regularidad. Pero China juzga que una visita de la Sra. Pelosi, de 82 años, la tercera figura en el estado estadounidense, es una gran provocación.

La semana pasada, en una entrevista telefónica con su homólogo estadounidense Joe Biden, el presidente chino, Xi Jinping, ya había llamado a Estados Unidos a no "jugar con fuego".

Desde 1979, Washington ha reconocido a un solo gobierno chino, el de Pekín, sin dejar de prestar apoyo a las autoridades taiwanesas, en particular a través de importantes ventas de armas.

Estados Unidos también practica la "ambigüedad estratégica", absteniéndose de decir si defendería o no a Taiwán militarmente en caso de una invasión.

El Consejo Editorial (con AFP)

Crédito de la imagen: Shutterstock.com / Alexandros Michailidis

© Info Chrétienne - Autorización de reproducción parcial corta seguida de un enlace "Leer más" a esta página.

APOYAR INFORMACIÓN CRISTIANA

Info Chrétienne al ser un servicio de prensa online reconocido por el Ministerio de Cultura, tu donación es deducible de impuestos hasta en un 66%.